sábado 03 de diciembre de 2022
INTERNACIONAL crisis diplomatica

Tensión entre China y EE.UU. por el escándalo de espionaje

El ex asesor de la CIA está exiliado en Hong Kong, un enclave chino pro occidental. Hay alerta en Washington y en Beijing.

15-06-2013 04:01

El escándalo en Hong Kong luego que se revelara que Edward Snowden está en esta ciudad puso a la política local en apuros, y a los activistas en acción. Las revelaciones del joven de 29 años en el centro de esta tormenta política creó una catástrofe de relaciones bilaterales para Estados Unidos y China.

Este territorio autónomo tiene políticos alineados con Beijing y una oposición parlamentaria que aboga por la expansión de los derechos, llamados los Pandemócratas. Estos últimos recibían inspiración y apoyo del consulado estadounidense local.

Sin embargo, cuando el jueves el periódico South China Morning Post publicó una entrevista a Snowden, cambió todo. El ex funcionario de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA por su sigla en inglés), explicó que Estados Unidos espía a todo tipo de instituciones en Hong Kong.
Snowden aclaró que la Universidad China de Hong Kong y sus estudiantes estaban bajo la lupa, entre otras acciones contra Hong Kong y China. Además, se puso a disposición de la gente y la Justicia local. “Mi intención es pedirle a Hong Kong que decida mi destino”, dijo Snowden.
Dada la autonomía de los tribunales locales, y el estricto respeto del sistema legal heredado de la época colonial británica, hay coincidencia entre analistas y abogados que si hubiera  procedimiento de extradición éste sería según estándares internacionales.

Pero la cuestión política es la que más preocupa. Un analista interpreta que esto no es bueno para quienes defienden las libertades en la única ciudad china en la que eso cuenta.

“Los Pandemócratas están en una posición difícil, son pro Occidente y pro americanos, y eso hace difícil que critiquen a Estados Unidos”, dijo Jean-Pierre Cabestan, profesor de Ciencia Política de la Universidad Bautista de Hong Kong.

Entre tanto, Beijing no ha emitido declaraciones oficiales sobre este tema. El Jefe Ejecutivo de Hong Kong, Leung Chun Yin, es elegido por la capital y responde a sus instrucciones. “Leung Chun Yin se mantuvo discreto, sin comentarios”, agregó Cabestan. Leung evitó responder preguntas de la prensa sobre este tema durante una gira por Estados Unidos.

“Cualquiera con una expectativa razonable de privacidad, o que le preocupa Hong Kong y su futuro y autonomía y su sistema legal debe estar interesado”, resaltó Tom Grundy, uno de los organizadores del evento.

Una de las blogueras más reconocidas del territorio, que aboga por la expansión de las libertades aquí y en el resto de China, también fue enfática en su apoyo. “Su crimen es político por naturaleza y lo que hizo no daña a la gente ordinaria, por otra parte, alertó a los usuarios de internet y a todos los ciudadanos, sobre la vulnerabilidad que tienen bajo el discurso y la política antiterrorista”, comentó Oiwan Lam.

Lam eligió calificar a Snowden como un perseguido político porque ese término está en la cláusula que limita las extradiciones entre Hong Kong y Estados Unidos. Una encuesta de Gallup muestra que el 44% de los estadounidenses considera correcto lo que hizo el ex empleado de inteligencia contra 42% que lo rechaza. La tensión entre China y Estados Unidos puede crecer. Por culpa de la CIA.

En esta Nota