viernes 07 de agosto de 2020 | Suscribite
INTERNACIONAL / estados unidos
viernes 3 julio, 2020

Trump festeja el 4 de Julio urgido por las encuestas y el rebrote de coronavirus

El republicano busca desalentar el voto a Biden de afroamericanos y latinos. Apuesta a que la recuperación económica no se detenga. Récord de casos positivos de Covid-19.

Monte Rushmore. Trump participó ayer de un acto frente a los rostros esculpidos de Washington, Jefferson, Lincoln y Roosevelt. Foto: afp
viernes 3 julio, 2020

Tras el fiasco de Tulsa, Donald Trump convirtió ayer el acto en el Monte Rushmore por el 4 de Julio en un mitin de campaña, urgido por las encuestas y, sobre todo, por el rebrote de coronavirus en el sur y oeste de los Estados Unidos. A cuatro meses de las elecciones presidenciales, el jefe de Estado continúa debajo del senador demócrata Joe Biden en las encuestas, tanto a nivel nacional como en los distritos que serán claves para determinar el ganador en el Colegio Electoral. Por eso, necesita desesperadamente que la recuperación económica se mantenga y llegue a los bolsillos del electorado; que la pandemia no obligue a los gobernadores a decretar nuevas cuarentenas; movilizar a sus bases y, al mismo tiempo, desalentar el voto a su rival. 

Desde que comenzó la pandemia, se reportaron 2,7 millones de casos positivos y 129 mil muertos. El jueves un dato golpeó las aspiraciones electorales del mandatario: se registraron 53 mil casos, el récord de contagios diarios. Trump sostiene que el aumento se debe a una mayor cantidad de testeos. Según el Covid Tracking Project de la revista The Atlantic, más de 33 millones de análisis fueron efectuados en Estados Unidos desde que irrumpió el coronavirus. “Hay un aumento en los casos porque nuestras pruebas son tan masivas y tan buenas, mucho más grandes y mejores que las de cualquier otro país”, escribió Trump en su cuenta de Twitter. “Esta es una gran noticia, pero aún mejor es que la muerte y la tasa de mortalidad se han reducido”. 

Pero el dato que el presidente soslayó, y preocupa al infectólogo Anthony Fauci, es la tasa de positividad, que superó el umbral del 5% que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS), lo que indicaría una aceleración de los contagios. El sur del país registraba una positividad en los testeos del 11,3%, mientras que el oeste un 8,7%. Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIH), advirtió que Estados Unidos podría registrar 100 mil nuevos casos diarios si continúa la tendencia actual. Varios Estados, entre ellos Florida y Texas, dieron marcha atrás con el proceso de desconfinamiento. El Estado del Sol cerró las playas y los bares, mientras que el gobernador texano Greg Abbott decretó la obligatoriedad del uso de barbijo en los espacios públicos. 

Sin embargo, no todas fueron malas noticias para las aspiraciones electorales de Trump. La economía le dio razones para festejar. Según el último informe del Departamento de Trabajo, en junio se crearon 4,8 millones de empleos, cayendo a 11% la tasa de desocupación.

Sondeos. Según el promedio de encuestas elaborado por Real Clear Politics, Biden lidera la intención de voto popular con 49,3%, mientras que Trump tiene un 40,5%. En Florida, Wisconsin, Carolina del Norte, Arizona y Pennsylvania,  en tanto, el demócrata saca una ventaja un poco menor que la media nacional: entre tres y siete puntos.

Pero Trump aún no perdió. Como en 2016, su estrategia es anárquica. Sin embargo, el magnate se siente cómodo en el caos. El analista político Dan Pfeiffer, ex funcionario de Barack Obama, describió en un artículo publicado en el sitio Crooked la estrategia electoral del presidente. “En la última semana, la campaña de Trump comenzó a emitir silenciosamente dos anuncios que dicen mucho sobre su plan para ganar. Un spot en Filadelfia golpea a Biden por su papel en la aprobación del proyecto de Ley del Crimen de 1994 y dice que “destruyó millones de vidas de aforamericanos”. La campaña también está emitiendo un anuncio en español que afirma falsamente que Biden tiene problemas cognitivos y no está a la altura para ser presidente”, sostuvo. En ninguno de los avisos aparece la imagen de Trump, que sabe que no cosechará más adhesiones en esos grupos. Su campaña busca desalentar el voto a su rival, con la esperanza de ganar con el voto mayoritario de los blancos. 

Esa misma estrategia sería utilizada con los jóvenes que apoyaron a Bernie Sanders. Si Trump logra resaltar que Biden es un miembro del establishment que en los 90 promovió la criminalización de miles de afroamericanos, habrá nivelado la cancha y será más competitivo. El presidente quiere evitar que el electorado le grite en las urnas la frase que él popularizó en The Apprentice: “You are fired!”.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5080

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.