viernes 03 de febrero de 2023
INTERNACIONAL Asumi tras la renuncia de Richard Nixon

Watergate le abrió las puertas a la presidencia

Su mandato duró tres años. Enfrentó las consecuencias del escándalo de corrupción de su antecesor y la retirada de los soldados estadounidenses de Vietnam, además de una galopante inflación y recesión económica.

27-12-2006 09:33
Washington.- El republicano Gerald Ford, que en 1974 asumió la presidencia de Estados Unidos tras la dimisión de Richard Nixon debido al escándalo Watergate, murió anoche a la edad de 93 años.

Cuando el 9 de agosto de 1974 juró el cargo, sabía que su mandato no sería un camino de rosas. "Asumo la presidencia en unas circunstancias extraordinarias. Este es un momento de nuestra historia que perturba nuestros pensamientos y hiere nuestros corazones", dijo entonces.

En los tres años que estuvo al frente de la Casa Blanca, Ford se vio confrontado con las consecuencias del escándalo Watergate y la retirada de los últimos soldados estadounidenses de Vietnam.

Además, tuvo que combatir una galopante inflación y la recesión económica en que se hallaba sumido el país.

Uno de sus primeros y más controvertidos actos como presidente fue perdonar a Nixon todos los delitos federales que había cometido. Para muchos, esta medida le costó perder las elecciones, en beneficio del demócrata Jimmy Carter.

Sus detractores políticos valoraron de Ford su capacidad para recuperar el respeto por la presidencia del país. Su prometedora carrera como futbolista en su juventud le convirtió en el blanco de humoristas, que bromeaban con su torpeza porque más de una vez se golpeó la cabeza al bajar de un avión presidencial e incluso llegó a caerse por las escalerillas.

Nacido en Omaha (Nebraska) el 14 de julio de 1913, estudió derecho en las universidades de Michigan y Yale. Posteriormente sirvió en la Marina durante la Segunda Guerra Mundial y en 1948 fue elegido miembro de la Cámara de Representantes por Michigan.

Pese a haber permanecido poco tiempo al frente de la Casa Blanca, sufrió dos intentos de asesinato en 1975, pero en ambos resultó ileso.

En los últimos tiempos había recibido tratamiento hospitalario en reiteradas ocasiones por sus problemas de salud. Padecía dificultades respiratorias, llevaba un marcapasos desde agosto y en el pasado sufrió dos ataques leves de apoplejía. Ford fue el ex presidente más longevo de Estados Unidos.

Fuente: DPA

En esta Nota