miércoles 14 de abril del 2021
OPINIóN Pandemia de coronavirus
20-07-2020 19:11

Vincentin, Latam y la reinvención empresarial

Cómo prepararse para mantener empresas con dificultades y lograr una ayuda eficaz y eficiente para sostener puestos de trabajo.

Néstor Farías Bouvier*
20-07-2020 19:11

El caso Vicentin conmocionó por su tosca puesta en escena, la magnitud del conglomerado, el impacto local por ser el gran empleador y su abultada deuda con los productores agropecuarios.

Vicentin mostró la falta de capacidad de los actores estatales para evaluar la gestión que precisaba una intervención de esa magnitud  y no tener claro cómo preservar puestos de trabajo existentes. Más allá de las implicancias políticas,  el camino elegido para intentar estabilizar el núcleo económico, dejó al desnudo la falta de percepción de la dimensión del problema de gestión de diez empresas de diferentes rubros, opción de diversificación tomada por la tercera y nutrida  generación familiar…

Este caso debería servir de  incentivo para preparar al Estado a afrontar miles de situaciones de diverso tamaño que, en total de puestos de trabajo en peligro, serán decenas de Vicentin. La tarea, aún más ardua, será decidir la eutanasia de algunas irrecuperables o distintas formas de ayuda con ayuda del sector privado, profesional y empresario, para una gestión inteligente de rescate.

 

Guzmán rechazó la contraoferta y dijo que los bonistas no entienden las restricciones de Argentina

 

En el caso Latam se perdieron 1700 puestos de trabajo, creados a partir de los 700 que la quiebra de Southern Winds dejó en la calle. Néstor Kirchner negoció tomarlos por Latam contra la autorización, irregular, para operar en el país. Los siete gremios aeronáuticos, se vanagloriaron de la salida de la competencia e impidieron que los pactos temporales de baja de sueldos logrados en otros países, aquí se concretara, perdiendo 1700 trabajos existentes –algo más fácil de lograr que atraer nuevas inversiones o subsidiar en forma grosera a una empresa en quiebra y sin solución. ¿Vender la marca Austral?

Principios básicos para la economía que vivimos y sostener empleo

  • Todo subsidio no puede ser más que verdaderamente  temporal;
  • La gestión de empresas estatales no debería estar atada al uso político del Estado. China lo entendió y premia  solo la eficiente gestión de profesionales.
  • Las empresas deben ser capaces de generar el máximo valor agregado posible y lograr su sustentabilidad.

Sobre esto último, lo que algunos llaman “afán de lucro” está en la esencia del sistema capitalista que crea valor real. La justicia, función y responsabilidad social está en cómo se distribuye ese valor agregado máximo entre los accionistas (dividendos), los empleados (salarios dignos), los consumidores (precios razonables) y el Estado (impuestos razonables). Todos con la mirada en sustentabilidad y desarrollo continúo para crear empleo digno y legítimo que vaya disminuyendo el insostenible impacto económico de subsidios sin contraprestaciones, o subsidios in eternum a empresas gestionadas por un Estado ineficiente.

La justicia, función y responsabilidad social está en cómo se distribuye valor agregado entre los accionistas, los empleados, los consumidores y el Estado-

El caso español de Clínica de Empresas. En diversos momentos de crisis o restructuración de su tejido industrial al ingreso en la Unión Europea, España montó la llamada “Clínica de Empresas”. El organismo era estatal con un muy buen nivel profesional, tenía como objetivo  salvar empresas en dificultades con apoyo a la gestión, búsqueda de potenciales socios con capacidad de inversión (dentro y fuera de España), y direccionando créditos favorables con una mirada más fina que la del sector financiero tradicional.(caso Sodicaman).

Argentina tiene un antecedente, precario y mal sostenido, sobre esta idea. En el ámbito judicial, se creó hace décadas la figura del enajenador, dirigida a bancos de inversión y consultoras, que en lugar de vender activos en remate para empresas en quiebra, las presentaban con análisis de factibilidad, como un proyecto de inversión factible, para mantener personal y darle continuidad a la misma, conservando  los puestos de trabajo. Tal fueron varios casos pioneros, de mi consultora. Porcelanas Verbano, que retomó operaciones y duplicó la  inversión  del comprador portugués, la planta de Massey Fergusson,en distress, que actualmente produce tractores con otra marca, Tool Research, utilizando la planta abandonada para una nueva empresa, o el caso Austral, con una oferta de privatización y reestructuración que preservó 1830 puestos de trabajo sin subsidios…

Una clínica de terapia de empresas debería sumar la colaboración de diversos sectores con probada capacidad de entender la gestión empresarial.

Una clínica de terapia de empresas para la Argentina, debería sumar la colaboración de diversos sectores con probada capacidad de entender la gestión empresarial, como dirigentes de empresas retirados, auditores, abogados de empresas, asociaciones profesionales (AAIQ y otras asociaciones de profesionales afines), consultoras de M&A para Pymes  cuyos empresarios perdieron esperanza o no tienen ya resto de capital, enajenadoras y bancos de inversión, organismos del Estado que promueven la formación gerencial de Pymes, asociaciones que promueven el emprendedurismo y den lugar a relaciones sinérgicas entre emprendedores y empresarios reciclados en su negocio ya irrecuperable pero pueden dar sinergia a emprendedores sin el know para lidiar con la complejidades administrativas existentes, etc.

Afrontar el problema de las empresas, pymes, minipynes y actividades casi unipersonales en distress, con centenas de miles de puestos de trabajo en peligro, redundará en un importante paliativo al efecto devastador sobre la economía y la calidad de vida de todos los argentinos, del cierre de actividades, algo que parece no estar en la balanza de las decisiones actuales.

*Ingeniero. Ex Secretario de Industria, Presidente de Austral, PBB y NASA. Actual CEO de Sapin SA – Business Consultants