viernes 30 de julio de 2021
OPINIóN Columna de la UB
15-06-2021 07:00

Pymes: qué habilidades necesitan los empresarios para gestionar en pandemia

El nuevo paradigma está revolucionando la manera que tenemos de percibir y entender a las personas, los equipos, los emprendimientos y las organizaciones.

15-06-2021 07:00

Hay tendencias sociales, ecológicas, económicas y factores externos a la empresa imposibles de ser ignorados. Las transformaciones que tuvieron que afrontar las pymes como consecuencia de la pandemia estaban programadas para ocurrir en un plazo de 5 a 15 años, y el 2020 las aceleró. Los directivos de pymes tuvieron que reinventarse, muy rápidamente, pues muchas de las herramientas disponibles, que se iban a incorporar paulatinamente en la mayoría de las compañías en un plazo mediano, se convirtieron en esenciales para continuar con la marcha del negocio.

Aquellos que no pudieron afrontar las nuevas necesidades de logística y distribución, e-commerce, opciones de cobro, financiamiento, redes sociales ni transformar rápidamente su negocio a la era digital tienen una desventaja competitiva difícil de revertir. Frente a este escenario de rápido cambio, las decisiones del empresario viraron de atender las urgencias de cada área de la empresa a focalizarse en las competencias clave de su negocio, y coordinar su propuesta de valor con sus proveedores de servicios de redes sociales, finanzas, logística, y distribución, producción, certificaciones, recursos humanos, canales de venta por internet, análisis de datos, redes, tecnología, y en proteger sus márgenes de rentabilidad.

En este nuevo escenario, se requieren mayores capacidades de integración y trabajo en equipo, sumado a un amplio conocimiento de cómo adaptar cada una de las funciones departamentales que antes residían en la misma empresa, y en muchos casos concentradas en muy pocas personas, a las cuales se las podía controlar de manera directa. Hoy se necesita una visión de conjunto que permita integrar todos los recursos externos disponibles para potenciar las competencias claves del propio emprendimiento.

Pymes: ya pueden solicitar créditos para inversión productiva con tasas de hasta el 22%

Las habilidades más demandas en la actualidad pasan por la transformación digital. Pero es preciso dejar muy en claro que no podría realizarse si no existe primero una verdadera transformación cultural en la empresa. Ir a lo digital no pasa simplemente por adoptar una tecnología determinada o tener una presencia en las redes. Hoy en día, implica pensar en digital y cómo darles humanidad a las relaciones con los clientes, colaboradores, proveedores e instituciones bancarias.

Por eso, hay una demanda muy alta de herramientas y metodologías para liderar a distancia, mantener la cohesión de los equipos de trabajo, optimizar la logística especialmente en lo que hace a lo concerniente a la última milla, e incluso, dependiendo del tipo de producto o servicio, internacionalizar la oferta. Como los jóvenes digitales se constituyen en un principal punto de competitividad de las empresas, además, muchas son las que comenzaron a pensar en desarrollar espacios de trabajo que no sólo atraigan sino retengan esos talentos.

Continuar con la transformación digital requiere adentrarnos no sólo en temas de comercio electrónico y comunicaciones digitales, sino en todo lo relativo a las métricas y analítica web, ya que millones de empresas pugnan porque sus artículos sobresalgan.

Empresas que aceleraron su transformación digital crecen 5 veces más rápido

El nuevo paradigma que estamos viviendo está revolucionando la manera que tenemos de percibir y entender a las personas, los equipos, los emprendimientos y las organizaciones. En un futuro incierto, complejo y ambiguo, entonces, se hace más relevante y necesario que nunca tener las herramientas y los conocimientos de los últimos avances científicos respecto a cómo funciona el cerebro, y su impacto directo en las empresas y organizaciones.

Las ramas de las neurociencias como la cognitiva, afectiva, conductual y social, nos iluminan día a día en un mayor entendimiento de nuestras capacidades de pensamiento, creatividad, imaginación, lenguaje, la conexión entre el cerebro y nuestro sistema emocional, la construcción de la realidad y la conducta, cómo tomamos decisiones, nuestros mecanismos de aprendizaje y memoria, y nuestro comportamiento social mediante la interacción con los demás.

De esta manera, los emprendedores y directivos de empresas pueden liderar con mayor efectividad y asertividad, y disponer de distintas técnicas y herramientas para movilizar personas y equipos hacia el logro de resultados superiores. Con sus fundamentos en la evidencia empírica, el líder puede persuadir e inspirar a las personas y equipos a que den lo mejor de sí, se involucren, apasionen, emocionen y logren un alto impacto en todo lo que emprenden y hacen.

 

* Guillermo Álvarez, director de la Licenciatura en Administración de la UB; Juan Carlos Valda, profesor de la Facultad de Ciencias Económicas; Gabriel Narvaja y Hugo Brunetta, profesores del Departamento de Educación Continua y Posgrados.