jueves 26 de mayo de 2022
OPINIóN opinión
19-03-2022 01:46

La disuasión nuclear después de la invasión

19-03-2022 01:46

La invasión rusa a Ucrania ha reavivado muchas preguntas sobre la disuasión nuclear. Cualquiera que sea el resultado de lo que podría ser una larga guerra, los problemas que ha planteado no desaparecerán.

En 1994, Ucrania entregó las armas nucleares que había heredado de la Unión Soviética a cambio de garantías de seguridad de Estados Unidos, el Reino Unido y Rusia. Pero esas garantías resultaron ser inútiles, y debido a que Ucrania no es miembro de la OTAN, no está cubierta por la disuasión extendida del paraguas nuclear estadounidense.

¿Qué pasa con las antiguas repúblicas soviéticas que se han unido a la OTAN? ¿Funcionaría realmente la disuasión extendida de EE.UU. para Estonia, Letonia y Lituania, o para sus aliados en Asia? Para que la disuasión sea creíble, las armas nucleares deben ser utilizables. Pero si son demasiado utilizables, un accidente o un error de cálculo podrían conducir fácilmente a una guerra nuclear desastrosa.

Para lograr un equilibrio efectivo, debemos considerar la combinación adecuada de instrumentos nucleares, convencionales y de otro tipo, y luego reducir el componente nuclear siempre que sea posible. Por ejemplo, cualquiera que sea la respuesta adecuada al creciente arsenal nuclear de Corea del Norte, no debería incluir la reintroducción de las armas nucleares tácticas que el presidente George H.W. Bush retiró de la península de Corea en 1991.

De manera similar, para Japón, la credibilidad de la disuasión extendida de EE.UU. depende del estacionamiento de tropas estadounidenses allí, no de la presencia de armas nucleares. Al compartir la vulnerabilidad a la que se enfrentan las tropas japonesas, EE.UU. establece una comunidad de destino que reduce el miedo al abandono de sus aliados. Si bien los escépticos solían señalar que el pequeño contingente de tropas estadounidenses en Berlín no podría defender esa ciudad contra la Unión Soviética, la presencia física de Estados Unidos resultó ser esencial para la disuasión y un resultado pacífico de la Guerra Fría (también hubo un momento en que EE.UU. tenía artillería nuclear estacionada en Europa pero, debido a los riesgos para el mando y el control, fue eliminada).

A medida que EE.UU. y otros países continuaron modernizando sus fuerzas, el debate sobre el uso ha persistido. La disuasión depende de la psicología, y algunos analistas argumentan que la superioridad percibida en las armas utilizables puede marcar la diferencia durante las crisis. Otros, como el difunto politólogo de la Universidad de Columbia Robert Jervis, argumentan que todas las medidas del equilibrio nuclear son demasiado toscas para ser útiles para llegar a tales conclusiones. La destrucción mutua asegurada es una condición, no una política.

De hecho, la historia ha demostrado que no se necesita una alta probabilidad de uso para crear una disuasión existencial. A pesar de la abrumadora superioridad del arsenal nuclear de Estados Unidos, el presidente John F. Kennedy aún se sentía disuadido incluso por un pequeño riesgo de escalada durante la crisis de los misiles en Cuba. Hoy en día, las armas nucleares pequeñas y precisas parecen tan utilizables que hemos llegado a tratarlas como algo normal; pero los peligros de una escalada persisten, y la ubicación de algunos objetivos militares cerca de las ciudades significa que los peligros persistirán. Evitar una catástrofe depende más de reducir los riesgos de una guerra nuclear, tanto deliberada como inadvertida, que de cambios en las doctrinas de objetivos.

Siguiendo una máxima de reducción de riesgos, podemos rechazar algunas políticas de plano. Por ejemplo, un protocolo de “lanzamiento con advertencia” que delegue la autoridad de lanzamiento nuclear a los comandantes del campo de batalla puede mejorar la disuasión, pero también aumenta el riesgo de una provocación innecesaria. Los halcones defensivos a veces olvidan que la disuasión depende de la psicología del oponente, no solo de la suya.

Por otro lado, las propuestas de las palomas de la defensa para escapar del dilema del uso y apaciguar a los adversarios pueden crear una impresión de debilidad, tentando así a los adversarios a tomar más riesgos. Los estrategas nucleares moderados a veces son demasiado inteligentes cuando diseñan estrategias elaboradas basadas únicamente en cálculos en lugar de en la experiencia.

Representando un término medio entre halcones y palomas, los búhos de defensa otorgan una prima a la reducción de riesgos. Mientras que los halcones tienen un gatillo de pelo y las palomas tienen una funda adhesiva, los búhos ofrecen una captura de seguridad confiable.

La invasión a Ucrania por parte de Rusia nos recuerda que todavía vivimos en un mundo con armas nucleares y que deberíamos esforzarnos por reducir (aunque no abolir) las reservas a largo plazo. Como señaló una vez el físico Richard Garwin: “Si la probabilidad de guerra nuclear este año es del uno por ciento, y si cada año logramos reducirla a solo el 80% de lo que era el año anterior, entonces la probabilidad acumulada de guerra nuclear para todo el tiempo será del 5%”.

El efecto psicológico de la disuasión nuclear en nuestra vida moral es otra consecuencia significativa a largo plazo a considerar. El teólogo Paul Ramsey una vez comparó la disuasión nuclear con atar bebés a los parachoques de los automóviles como un medio para reducir la velocidad del tráfico y reducir la cantidad de vidas perdidas en accidentes de tránsito. Pero si bien esa metáfora ayuda a incitar la repugnancia moral, no es una descripción precisa, porque la gente de hoy simplemente no sufre el tipo de ansiedad que uno esperaría ver en el escenario de Ramsey. La falta de ansiedad no garantiza la complacencia, por supuesto; más bien, reivindica la “disuasión justa” (una extensión de la teoría de la guerra justa), combinada con un enfoque a largo plazo en la reducción del riesgo nuclear.

Si bien es casi seguro que cualquier esfuerzo por predecir un cambio a largo plazo se verá frustrado, aún podemos esbozar contornos aproximados de escenarios futuros plausibles, mientras permanecemos siempre preparados para sorpresas, tanto tecnológicas como políticas. En el pasado, las mejoras tecnológicas en la precisión permitieron reducir el rendimiento y el volumen de las armas nucleares. Sin embargo, ha surgido un conjunto completamente nuevo de problemas con el aumento de los ataques cibernéticos en los sistemas de comando y control, los ataques con láser en los satélites y los sistemas de armas autónomos. Estos son los tipos de riesgo que debemos buscar anticipar, comprender y reducir.

La política también cambiará. Durante la Guerra Fría, los antagonistas ideológicos desarrollaron lentamente un régimen de reglas de conducta tácitas y explícitas, porque cada uno reconoció que tenía interés en evitar una guerra nuclear. La competencia estratégica actual con China y Rusia podría dar muchos giros en el futuro. A medida que nos adaptamos a los cambios y sorpresas, debemos continuar considerando cómo nuestras decisiones afectarán el objetivo a largo plazo de reducir el riesgo de una guerra nuclear.

*Profesor de la Universidad de Harvard. Copyright Project-Syndicate.