sábado 06 de junio de 2020 | Suscribite
OPINIóN / emergencia
domingo 22 marzo, 2020

La pandemia como oportunidad

Al coronavirus o a cualquiera de ese universo invisible a los ojos debe enfrentárselo en unidad, postergando diferencias, o arriesgar la derrota, que supone el exterminio o un retroceso poblacional y civilizatorio; al sálvese quien pueda.

Controles por la cuarentena por coronavirus. Foto: Télam
domingo 22 marzo, 2020

Dramática y de aún imprevisibles consecuencias, la pandemia de coronavirus acabará reflejando hasta dónde en cada sociedad y en el mundo han penetrado conceptos y mandatos éticos y morales que llevaron milenios de elaboración y luchas. En situaciones así queda expuesto cuánto cada individuo es capaz no solo de luchar por sí mismo, sino también por el otro y, en consecuencia, por el conjunto.

Asimilar pandemia a guerra resulta pura metáfora. Un virus amenaza a cualquier ser humano, sin distinción de categorías, y no reconoce fronteras. Como enemigo es un misterio, que aunque observado al microscopio, no responde a razonamientos, propuestas o amenazas. Aun derrotado, nunca oiremos su rendición ni sabremos si volverá; menos aún de qué modo.

Así, al coronavirus o a cualquiera de ese universo invisible a los ojos debe enfrentárselo en unidad, postergando diferencias, o arriesgar la derrota, que supone el exterminio o un retroceso poblacional y civilizatorio; al sálvese quien pueda. Cualquiera sea el resultado, ya no seremos los mismos, sino peores o mejores.

Más que cualquier catástrofe, una pandemia pone al desnudo tanto las virtudes y posibilidades como las miserias y defectos de una organización social, al margen de ideologías y sistemas políticos. Estados Unidos, primera potencia y gran democracia del mundo, es el peor equipado de todos los grandes países para realizar los test o atender enfermos en forma gratuita; decenas de millones de ciudadanos están allí en total desamparo. En España, el discurso del rey Felipe VI fue ensordecido por un cacerolazo nacional: la sociedad reclamaba a su padre, Juan Carlos I, que restituya 100 millones de euros de su corrupta fortuna para aplicarlos a la lucha contra la pandemia. En Italia se descubrió la fabricación masiva de mascarillas falsas. En Argentina, los laboratorios que producen alcohol en gel hicieron subir su precio de 150 a 900 pesos… hasta hoy.

Son solo algunos ejemplos, pero también hay de los otros. Taxistas de España trasladan gratis al heroico personal sanitario; en Argentina, gobierno y oposición olvidan la grieta y trabajan juntos, igual que en varios otros países. La autoritaria China, país donde el virus se originó y causó más estragos, fue el primero en frenarlo y ahora está ofreciendo a Italia y otros países ayuda y material sanitarios… En fin, y como siempre en estos casos, lo peor y mejor del ser humano.

Non cogitat qui non experitur; no piensa quien no experimenta, según la sabiduría alquimista. Para Argentina y tantos otros países, esta experiencia acabará siendo también la oportunidad de enmendar errores, de reducir o acabar con la corrupción empresarial y política, de aproximar
objetivos y propuestas sociales. La sociedad estadounidense, que en noviembre deberá optar entre el neofascista republicano Donald Trump y el moderado demócrata Joe Biden, ¿acabará por exigir un sistema de salud y educación públicos a la manera de los escandinavos y europeos, tal como propone el socialista Bernie Sanders? Interrogantes de este tipo surgen en todos los países.

En 1912, refiriéndose a España, Benito Pérez Galdós escribió: “Los partidos que se han concordado para turnar pacíficamente en el poder, son manadas de hombres que no aspiran más que a pastar en el presupuesto. Carecen de ideales, ningún fin elevado les mueve (…) No acometerán ni el problema religioso, ni el económico, ni el educativo; no harán más que burocracia, caciquismo, estéril trabajo de recomendaciones, favores a los amigotes, legislar sin ninguna eficacia práctica...”.

¿No es esa hoy acaso la situación de Argentina y tantos otros países? Esta emergencia pone en relieve la necesidad de comenzar a salir de eso en todo el mundo, con las mil variantes y raras excepciones del caso. De otro modo, así como hoy es una pandemia, mañana serán los efectos del cambio climático, de graves crisis sociales o de otra gran guerra.

 

* Escritor y periodista.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5018

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.