viernes 17 de septiembre de 2021
OPINIóN Desarrollo profesional
17-06-2019 09:57

Sabiduría organizacional: habilidad clave de un líder

No es el tiempo en la empresa o el número de horas que uno dedique al trabajo lo que determina nuestro nivel de compromiso.

17-06-2019 09:57

Hace unas semanas, Miguel me llamó y me pidió tomarnos un café en el Starbucks cerca de mi casa. Acababan de despedirlo de un excelente trabajo, lo tomó por sorpresa y no entendía por qué había perdido su puesto. Me explicó que se llevaba un poco mal con su jefe y con algunos de sus colegas, pero que nunca se había imaginado que eso podría costarle el puesto pues producía excelentes resultados.

He tenido la oportunidad de dar mentoría a muchas personas que no han desarrollado las habilidades, estrategias y comportamientos para navegar “políticamente” con integridad dentro de una organización. Piensan que hacer “política es pecado”. No saben “venderse” o llevarse bien con otros colegas. Creen que dar resultados es suficiente. Muchos sueñan con el mito: “Podría hacer mi trabajo bien y ser promovido si simplemente no hubiera en mi empresa. Solo me queda decirles,“sigan soñando”.

Durante mis primeros años en PepsiCo, solo me preocupaba de dar excelentes resultados. Obviamente, mi jefe y mentor estaba muy contento, hasta que un día me llamo y me comentó:

Por qué impulsar futuras líderes

-Lucho, estamos muy contentos con tu trabajo y con tus resultados, pero a veces eres muy apasionado y no te das cuenta de que a tus colegas y subordinados los tratas duramente y puedes herirlos con tus comentarios tan directos y abrasivos. Debes tener más paciencia para entenderlos, escucharlos con más empatía y lograr su cooperación. Tienes mucho potencial para crecer, pero tienes que arreglar este tema si quieres avanzar a puestos ejecutivos mucho más importantes.

Yo replique:

- ¿John, me estas pidiendo que juegue a la “política”?

-Sí, Lucho, pero en el buen sentido de la palabra y con integridad. Lo que llamas “política” en realidad es la capacidad de un ejecutivo de poder influenciar y vender sus ideas de manera informal en la organización. Puede sonar egoísta, interesado o manipulador, pero no lo es cuando se hace con integridad, por lo contrario, puede ser muy positivo, pues sirve para alinear y lograr que las personas cooperen entre sí y hacer que las cosas sucedan. Es un proceso poderoso de influenciar y es muy normal en las organizaciones.

- John, eso me suena como estar en permanentes“maniobras y negociaciones”, no sé si lo voy a poder hacer, pues parecería falso.

- Lucho, Los ejecutivos con gran sabiduría organizacional, tienen un alto  conocimiento sobre cómo funciona la organización y sus comportamientos culturales; comprenden los efectos de las decisiones y reconocen los intereses de otros; están alineados con la estrategia y planes de la organización; perciben claramente la dinámica de las influencias para establecer buenas alianzas; tienen buenas relaciones con sus colegas y tienden a crear vínculos con ellos; conocen las metas de otros y los apoyan a lógralas; proactivamente comparten la información; entienden la naturaleza interdependiente del negocio y su impacto en otras áreas; no andan con “secretitos”, son bastante comunicativos; no tienen comportamientos nocivos ni comentan negativamente sobre otros.

La fortaleza de ser un líder vulnerable

No es el tiempo en la empresa o el número de horas que uno dedique al trabajo lo que determina nuestro nivel de compromiso, sino nuestra capacidad para alinearnos, cooperar y ayudar a crear un ambiente de trabajo positivo que establezca confianza, respeto y apoyo. La sabiduría organizacional con integridad es una habilidad que uno puede aportar a donde quiera que vaya,y dondequiera que vaya con esta habilidad, uno estará seguro de tener éxito.

Para lograr dominar la habilidad de la sabiduría organizacional aprendí lo que llamo practicar el “secreto de 360 grados” para ser muy exitoso en una organización. Lo primero que debemos entender es lo que hace muy exitoso a nuestro jefe, colegas y colaboradores, para focalizar nuestros esfuerzos en respaldarlos a ser exitosos. ¿Qué pasa si trabajamos y los apoyamos a que sean exitosos? Todos,también querrán apoyarnos a que seamos exitosos.

Es el “factor humano”lo que interpone la política, la emoción, la incertidumbre, la intriga y el conflicto. A menudo, terminamos tratando con una mezcla confusa de lo racional e irracional, y más aún, nos tomamos las cosas de forma personal. La sabiduría organizacional con integridad es la brújula que nos guía rápidamente y sin contratiempos a nuestro destino.

Las personas que hacen esto,entiende la diferencia entre lo que la organización pretende ser, versus la realidad. Leen los signos no escritos para navegar por el laberinto organizacional. Saben quién tiene poder e influencia. Aprecian a los que se han ganado el respeto. Son conscientes del poder que le da su cargo gracias a su posición de autoridad,lo que no implica que necesariamente tengan influencia. Ellos saben qué mensajes funcionan y cuáles no. Ellos usan sus habilidades “políticas” para mover las cosas hacia adelante por el bien mayor.

También te puede interesar