Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
miércoles 16 de octubre de 2019 | Suscribite
OPINIóN / Columna de la USAL
lunes 8 julio, 2019

El perfil del futuro: híbrido

La inteligencia artificial, internet de las cosas o los robots, son solo algunas de las evoluciones tecnológicas pero ¿qué pasa con la evolución de los perfiles profesionales?

Roxana Miño*

Los profesionales de RRHH debemos construir un puente que asegure un espacio para la reconversión de perfiles. Foto: Imagen de StartupStockPhotos en Pixabay
lunes 8 julio, 2019

Es necesario dejar de entrenarse para el trabajo del pasado porque el trabajo 4.0 rompe las geografías y el mapa ya no es el territorio. El antiguo concepto de fábrica hoy se transforma en parque tecnológico o de innovación. Se produce un cambio tecnológico, económico, cultural y social, cambiando la manera de vivir del tejido social o ¿debemos llamarlo tejido digital?. La explosión del cambio nos muestra que la realidad “virtual” reclama profesionales que vivan en productividad permanente, con una formación no tradicional y con más skills tecnológicas, como nunca. Surgen nuevas ofertas académica generando planes de estudios más híbridos que preparen profesionales dotados de competencias transversales más orientados a la empleabilidad que a la disciplina y capaces de aprender habilidades concretas. La inteligencia artificial, internet de las cosas, la impresión de órganos en 3D o los robots, son solo algunas de las evoluciones tecnológicas pero ¿qué pasa con la evolución de los perfiles profesionales? ¿Por qué no construir y desarrollar un perfil profesional hibrido?

Quiénes son los centennials

Las organizaciones enfrentan una crisis de talento y de estilos de gestión, buscan personas que impulsen una nueva forma de trabajar, que afronten que en las empresas de hoy conviven 5 generaciones, y en donde de a poco, los millennials y centennials representarán un alto porcentaje de la fuerza laboral del mundo. Las empresas ya no buscan empleados con un solo talento, buscan conocimientos variados sobre distintas áreas para llevar a cabo con una mentalidad colaborativa. Muestra de ello, es el fuerte crecimiento de las incubadoras, aceleradoras, bootcams, pecha kucha y tantas otras redes de cooperación que contribuyen a mejorar la competitividad de los proyectos y de los profesionales. En la era de la transdisciplina, la centralización pierde vigencia y por ello, es imperioso crear y desarrollar profesionales más flexibles, resolutivos e innovadores que puedan crear una excelsa sinfonía entre la independencia de criterios y la diversidad de opiniones, las ideas y formas distintas y complementarias, de ver la realidad. Hoy, el talento está puesto en generar ideas las 24 horas, no de 9 a 17, se buscan talentos capaces de agregar valor, captarlo y brindar soluciones exponenciales, que puedan potenciar todas las disciplinas de un equipo multidisciplinario.

Entonces, ¿cómo podemos pasar del conocimiento “estático” a la conciencia de que casi todo va a cambiar? José Ortega y Gasset dijo: “Las ideas se tienen; en las creencias se está”… sabias palabras para dejar de predecir el futuro y ponernos a idearlo y crearlo.

El mundo de lo que ya existe y el mundo de lo desconocido.

Así es el lugar de trabajo ideal del millennial

Para conectar ambos mundos, los profesionales de RRHH debemos construir un puente que asegure un espacio para la reconversión de perfiles. Los profesionales de RRHH tenemos un gran desafío: ayudar a insertarse a los “nuevos” en un mundo viejo y a los “viejos” en el mundo, de nuevo. Considerando los trabajos del futuro, ¿los jóvenes seguirán eligiendo lo que estudiaban sus padres? El estudiante es hoy el protagonista y si bien era un logro profesional vincularse con una compañía de por vida, para nuestros hijos tal vez ya no lo sea. Todos, los “viejos” y los “nuevos”, tendremos que ser capaces de reconvertir habilidades y competencias para que estas sean acordes a la economía creativa, la cual exige un enfoque de trabajo multidisciplinario, con determinadas competencias y ello, viene de la mano de un sistema de educación eficaz y de una conciencia de diversidad cultural. Por eso, educar en este nuevo marco profesional, en cuanto a competencias y valores, es la forma de asegurarse también una sociedad más madura e inclusiva, acompañar al nuevo tejido digital apostando a profesionales que se centren en su marca personal para dar lo mejor en equipo y por el bien común.

Aventuro un perfil del futuro: el híbrido. Todo será más tecnológico pero solo el hombre interpretará como nadie las necesidades de una sociedad cada vez más conectada.

Con el perfil híbrido superamos las creencias, vamos hacia a las ideas y sobre todo, vamos al futuro.

* Licenciada en Administración de Recursos Humanos y Psicopedagoga. Secretaria Académica de la Facultad de Ingeniería, Universidad del Salvador. roxana.mino@usal.edu.ar


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4784

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.