miércoles 28 de julio de 2021
OPINIóN Día Mundial de la Salud
11-04-2021 00:30

Por un mundo más justo y más saludable

La OMS declaró a 2021 “Año Internacional de los Trabajadores Sanitarios y Asistenciales”, que han estado en la primera línea de atención de la pandemia, que golpea en forma desigual.

11-04-2021 00:30

La pandemia por Covid 19 ha impactado en la vida de todos a nivel mundial y, sin dudas, su impacto es más severo en aquellas comunidades que ya eran vulnerables, en los que ya se encontraban más expuestos a la enfermedad por la falta de acceso a servicios de atención médica y más probabilidades de experimentar consecuencias adversas como resultado de las medidas implementadas para contener la pandemia.

Los trabajadores Sanitarios y Asistenciales de todo el mundo también nos sentimos vulnerables y debimos enfrentar muchos retos, para dar respuesta a un problema de salud pública de gran magnitud. Desde el inicio, el personal de salud ha estado en la primera línea de atención, expuesto a circunstancias extremas para desempeñar su trabajo, con mayor riesgo de infección, una mayor carga horaria, en muchos casos sin el equipo apropiado y enfrentando angustia, cansancio, agotamiento e incertidumbre.

Las principales herramientas para atender en pandemia fueron la capacitación y el entrenamiento para la higiene personal y el uso de equipos de protección, los intercambios de experiencias con otros equipos, la implementación de protocolos para la atención y, por sobre todo, la inquebrantable vocación de servicio.

El mundo es desigual. Hay personas que pueden llevar una vida saludable y otras que no, porque la salud está determinada por las condiciones en que nacemos, crecemos, vivimos, trabajamos y envejecemos. No llegar con el sueldo a fin de mes, las condiciones de vivienda y de educación, la falta de empleo formal, la desigualdad de género, la falta de acceso a entornos seguros, agua y aire limpios, seguridad alimentaria y servicios de salud, conducen a sufrimientos innecesarios, enfermedades evitables y muertes prematuras. Esto no solo es injusto: se puede prevenir.

Podemos reducir las inequidades sanitarias actuando sobre los determinantes sociales de la salud, abordando los problemas de forma integral e integrada. Desde 2007, la Facultad de Ciencias Biomédicas de la Universidad Austral lleva adelante la Posta Sanitaria “Las Lilas”, un proyecto de promoción social que se constituye en un Centro de Atención Primaria de la Salud (CAPS) localizado en la localidad pilarense de Derqui, y que trabaja en red con los otros centros de APS del Municipio de Pilar. Contribuye así, y de forma interdisciplinaria, al cuidado de la salud de más de 2.300 familias de la comunidad.

En 2020, fueron más de 6.000 las consultas realizadas. Desde allí, se promueve un modelo de atención primaria basado en acciones concretas, dirigidas a resolver necesidades y problemas de la comunidad, y se trabaja a partir de actividades coordinadas de educación, prevención, tratamiento y rehabilitación, potenciando al mismo tiempo la autorresponsabilidad y la participación comunitaria. 

Estas acciones hacen que las mismas personas de la comunidad prioricen los problemas de su entorno y generen acciones que tienen un impacto en la salud.

Necesidades y dificultades. Con el foco en las personas, y haciendo lo posible para que puedan acceder a condiciones de vida y de trabajo propicias para una buena salud, así debe ser el modelo de atención que tiene en cuenta la visión de la persona, la familia y la comunidad, y brinda un sistema confiable que responde de manera humana y holística. Debemos comprometernos con los valores y principios de la atención primaria de la salud (APS): derecho a la salud, equidad y solidaridad, para poder ser la voz de muchas familias en situación de vulnerabilidad; para acompañarlas, pero, por sobre todo, darles herramientas que les permitan resolver rápidamente cualquier necesidad básica insatisfecha.

Con cuidados de calidad que impacten en el bienestar del otro y de todos, que debe incluir también el de los trabajadores Sanitarios y Asistenciales que, con inquebrantable dedicación, seguimos trabajando en la primera línea, de todos los cuidados: control y seguimiento ambulatorio, internación, urgencias y emergencias.

Trabajadores. La OMS declaró el 2021 como el “Año Internacional de los Trabajadores Sanitarios y Asistenciales”, y destaca la urgente necesidad de invertir en los trabajadores de la salud para obtener dividendos compartidos en materia de salud, empleo, oportunidad económica y equidad. Además, manifiesta como un objetivo “garantizar el acceso a las vacunas como prioridad, reconocer y homenajear a los profesionales fallecidos, invertir en ellos, y proteger los derechos y las condiciones de trabajo dignas donde desarrollan sus actividades”.

Implica que ese cuidado que se brinde a todos sea seguro, eficaz, centrado en la persona, oportuno, equitativo, integrado y eficiente. Y para achicar la brecha, es necesario que quienes estén a cargo de tomar las decisiones y dar respuestas, se comprometan y aseguren, a todos, condiciones de vida y de trabajo propicias para la buena salud.

*Profesora de la carrera de Medicina de la Facultad de Ciencias Biomédicas de la Universidad Austral y Directora Médica de la Posta Sanitaria “Las Lilas”, médica de staff del Servicio de Medicina General Ambulatoria del Hospital Universitario Austral.

En esta Nota