lunes 10 de mayo de 2021
POLICIA Motín en Florencio Varela
22-06-2020 22:16

Los guardias que fusilaron a un preso usaron un arma "no apta para cotejo balístico"

A dos meses del asesinato de Federico Rey, un peritaje revela que los guardias utilizaron escopetas de ánima lisa. Pedirán que investiguen a los jefes.

22-06-2020 22:16

Federico Rey tenía 23 años. Lo fusilaron con balas de plomo en el techo de la cárcel de Florencio Varela, en medio de una revuelta ante la falta de medidas de higiene y prevención por el avance del coronavirus. Ya pasaron dos meses, pero todavía existen dudas sobre la cadena de complicidades y el tipo de armas que fueron utilizadas por los carceleros. 

Por el caso hay tres detenidos. Eliana Daniela Heidenreich (33), jefa del del Grupo de Asistencia y Seguimiento (GAYS) de la Unidad Nº 23, sería la que disparó y está procesada por "homicidio agravado". El prefecto mayor Gabriel Darío Bergonzi y el subprefecto Gastón Darío Abila permanecen detenidos por "encubrimiento agravado", aunque los investigadores buscan saber si no recibieron órdenes de sus superiores.

Según el procesamiento dictado por el juez de garantías Adrián Villagra, la acusada, “utilizando un arma de fuego del tipo escopeta provista por la repartición, logró posicionarse entre el puesto 3 y 2 del muro perimetral carcelario, efectuó tres disparos con munición de guerra (cartucho multipropósito con postas de plomo) hacia donde se encontraban los internos, impactando los tres en la humanidad de Federico Rey”.  

Por su parte, Abila, quien cumplía funciones de  subjefe de la Guardia de Seguridad Armada, junto al prefecto mayor Bergonzi, subdirector de Administración, “ante la novedad del hallazgo entre los puestos 2 y 3 del muro perimetral de los tres cartuchos de guerra servidos -de color rojo-, impartieron expresas instrucciones a sus subordinados para que no se hablara más del tema y omitieron efectuar la denuncia del hallazgo de los cartuchos señalados a la autoridad judicial que se encontraba desarrollando las tareas investigativas en el lugar mismo de los hechos”.

"No tengo dudas de que hubo más agentes involucrados en el encubrimiento del asesinato", dice a PERFIL Juan Manuel Casolati, el abogado que representa a la familia de Federico Rey.

"Hubo un nivel de complicidad muy grande para que no se sepa lo que pasó. La lógica de demuestra eso. Hasta tuvieron intervención en los partes de prensa que reportaron una pelea entre presos, una versión realmente insólita. Por eso, no descartamos que haya una responsabilidad directa del jefe del Servicio de Penitenciario Bonaerense porque parece impracticable que todo haya sido obra de dos subprefectos. Como mínimo intervinieron el jefe del Complejo y el director de la Unidad", apunta Casolati y señala que van a pedir el cruce de llamados de todo el personal involucrado.

Lo extraño del caso es que la pericia balística realizada en el laboratorio de criminalística del Instituto de Ciencias Forenses de Lomas de Zamora informó que "los proyectiles no son aptos para cotejo balístico debido a que fueron impulsados por armas de fuego con cañón de ánima lisa, por tal motivo no es posible vincular los elementos con un arma en particular". 

"Es sumamente grave que el Estado tenga armas de estas características, porque entonces cualquier persona puede matar sin dejar rastros", entiende el abogado que representa a la familia de Federico Rey.

¿Qué es un arma de ánima lisa? "Cuando decimos ánima nos referimos al alma o hueco del cañón", explica a este diario Héctor Velázquez, periodista y creador del sitio especializado Universo Armas. 

"Las escopetas de ánima lisa no dejan las marcas que son propias de las armas con cañones de ánima rayada. Y la razón está en que disparan cartuchos que contienen una carga de proyectiles múltiples (que pueden ser de plomo de otros materiales) o bien un solo proyectil (por ejemplo, brenneke)", señala Velázquez y asegura que "es común" que las usen las fuerzas de seguridad.

"Es más -agrega-, es el arma ideal para ellos. Ya que la escopeta es un arma que permite el empleo de una diversidad de tipos de cartuchos (de postas, con un único proyectil o antitumulto, por ejemplo)".

Desde el Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) informaron que la escopeta que supuestamente disparó las balas de plomo "no es ilegal" pese a que no deja rastros, y aclararon que solo está permitido su uso en situaciones "extramuro". 

LN / DS

En esta Nota