Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
miércoles 20 de noviembre de 2019 | Suscribite
POLICIA / lo arrestaron cerca de san nicolas
sábado 9 noviembre, 2019

Un albañil con antecedentes es el principal sospechoso por el crimen de la enfermera

Daiana Almeida tenía 30 años. Se iba a casar en febrero. El acusado estaba en libertad condicional. Con escuchas telefónicas pudieron ubicarlo y detenerlo. Hoy lo indagan.

por Nicolás Fábrega

Victima. La joven iba a casarse con su pareja en febrero de 2020 (arriba). Abajo: la escena donde fue hallado su cadáver, en un descampado ubicado a unos seis kilómetros de su casa en San Nicolás. Foto: cedoc

Daiana Almeida, la enfermera de 30 años que estaba desaparecida desde la madrugada del jueves cuando terminó sus funciones laborales en un hospital de la localidad bonaerense de San Nicolás, fue encontrada degollada en un descampado, a seis kilómetros de su casa y por el hecho hay un sospechoso firme, que aparentemente le confesó el femicidio a su mujer y que anoche fue capturado en un descampado, en el límite con la provincia de Santa Fe, después de rastrearlo por medio de escuchas telefónicas. Con la causa en vías de un total esclarecimiento, de acuerdo con voceros judiciales, las preguntas y la indignación surgen por otro lado: en las últimas horas trascendió que el principal implicado no solo posee antecedentes penales, sino que se encontraba en libertad condicional tras haber sido condenado en 2014 a nueve años de prisión por un homicidio cometido en 2012.

El cadáver de la víctima fue divisado el jueves en cercanías del Molino Santa Clara, en el límite de la provincia de Santa Fe. Estaba boca arriba, con el torso desnudo, el pantalón colocado e importantes cortes en el cuello, que acabaron con su vida.

De acuerdo a los resultados preliminares de la autopsia realizada ayer, presentaba “una lesión de paquete vascular del cuello en su lado derecho” provocada por un arma blanca, otra “en la vía aérea y un hematoma en el cráneo”, que le produjeron un “shock hipovolémico”, mientras que también se detectaron heridas defensivas. Los primeros estudios indicaron que no hubo signos de abuso sexual, aunque serán determinantes los análisis complementarios.

Un horror que no deja de crecer: hubo entre 200 y 250 femicidios desde enero a septiembre de 2019

En ese sentido, el fiscal interviniente, Ariel Tempo, declaró que se inclina a “pensar que fue un delito sexual”, por lo que otras teorías, como la del robo, quedaron descartadas. De hecho, al lado de los restos de la mujer continuaba la cartera con dinero en su interior y el único faltante “es el celular”, que todavía no apareció.

El principal sospechoso por el hecho es Miguel Nievas, un albañil de 32 años que trabajaba enfrente del hospital San Felipe, donde lo hacía Almeida, y a quien “no conocía”. Hoy lo indagan. Tras el asesinato, regresó en horas de la madrugada a su domicilio con la ropa ensangrentada, que luego quemó en el fondo de la propiedad. En estado de ebriedad o drogado, se acostó, y al despertar confesó todo ante su esposa, para luego amenazarla y darse a la fuga. Ella lo denunció y Tempo solicitó ante el Juzgado de Garantías una orden de allanamiento de urgencia, que fue avalada. En el inmueble, además de los restos incinerados de las prendas que habían quedado sobre una chapa, se incautó un reloj que pertenecía a la víctima y un pantalón con manchas hemáticas. Sin embargo, nada se sabe del arma utilizada. Por su parte, se registró a su vez la obra en construcción de la que formaba parte, aunque se repitió el resultado negativo.

El detenido había sido encontrado penalmente responsable de un crimen por el que en 2014 recibió nueve años de condena, pero recuperó la libertad en 2018. También había cometido delitos contra la propiedad, y pesaba sobre él una denuncia por abuso sexual simple.

Femicidios: 178 mujeres fueron asesinadas desde enero a agosto de 2019 en Argentina

Víspera de casamiento. Tras cumplir con su horario laboral de 18 a 24 en el hospital San Felipe, donde ya llevaba seis años, Almeida se subió a su moto Zanella y enfiló hacia su casa, ubicada a unos dos kilómetros y donde convivía con su pareja, con quien se iba a casar en febrero. Al no llegar a destino, y ante la falta de respuesta, su madre radicó la denuncia en la Comisaría 1ª de San Nicolás. Las sospechas iniciales recayeron en su pareja, debido a una discusión telefónica que acababan de mantener. Sin embargo, los propios familiares de ella pidieron que se lo deje de acusar, ya que nada tenía que ver con el hecho, y contaron que la pelea había sido “menor”.

En medio de los operativos de rastrillaje, un niño de 11 años que colaboraba como voluntario de la búsqueda tras los pedidos de los allegados de la mujer ante la comunidad, divisó el vehículo de la damnificada. Pocos metros después aparecieron el casco y el cuerpo.

La última imagen con vida de Daiana fue el jueves a las 00.22, y quedó registrada en una cámara de seguridad. Allí se la ve en su rodado junto a un hombre a pocos centímetros de su posición, en otra moto. Los investigadores intentan determinar en qué contexto se produjo ese encuentro.


Un pedido de justicia masivo

En búsqueda de justicia por el brutal femicidio de Daiana Almeida que conmovió a la localidad, los vecinos de San Nicolás participaron ayer de una multitudinaria marcha.

Familiares, allegados  y frentistas de la ciudad dijeron presente y se reunieron a las 18 con carteles y diferentes escritos en la céntrica plaza Mitre, lindante a su vez con el hospital donde la víctima ejercía la enfermería.

Justamente, sus compañeros del centro de salud habían llevado adelante unas horas antes, durante la mañana, un abrazo simbólico, que fue apoyado y seguido de cerca por los transeúntes que fueron adhiriéndose a la movida, junto a automovilistas que hicieron sonar las bocinas.

La madre de Daiana, a su vez, exigió la “pena de muerte” para el criminal acusado por el femicidio y contó que su hija había antendido al principal sospechoso cuando éste ingresó a la guardia con una herida de arma blanca. “Ella le salvó la vida”, reveló en la movilización.  

“Tengo mucha bronca; se estaba por casar y le hicieron esto. La amenazó, la asaltó y la mató. Pido justicia para que esto no pase más. Las leyes no son como tiene que ser. Ese hombre no se regenera mas”, relató, conmovida.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4819

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.