martes 06 de diciembre de 2022
POLITICA el lazarogate

Báez pierde la paciencia y sus empleados ya se preocupan

08-06-2013 02:35

Diez años de bajo perfil desechos en poco más de un mes.
Lázaro Antonio Báez, el empresario emblemático de la obra pública en Santa Cruz y el amigo de Néstor Kirchner, abrió sus inexpugnables propiedades, a periodistas primero y a la justicia después, tras los allanamientos de esta semana.
La noticia causó un cimbronazo hacia dentro del grupo. Se calcula que más de dos mil personas dependen de las empresas de Báez, lo que llevó a que el gremio de la UOCRA de Río Gallegos publicara una solicitada en los medios locales, tildando de político un acto de sindicatos estatales de Santa Cruz frente a Austral Construcciones, con la consigna “Basta de Corrupción”.

Desde el estallido mediático del “Lazarogate”, fueron y vinieron abogados de Báez a Río Gallegos, una ciudad que tomó la noticia entre el “nada que no supiéramos” y el escepticismo de “es un invento de Clarín para derrumbar al gobierno”. En el terruño K, las aguas también están divididas.

“Tuve que mostrar hasta mi intimidad”, enfatizó abriendo los brazos el mediodía de la recorrida con los periodistas por su chacra.

Allí, Lázaro Báez reconoció sentirse vulnerable.
“El objetivo es la presidenta”, manifestó. PERFIL pudo saber que está muy pendiente no sólo de lo que se dice en su ciudad, en la que vive desde los 19 años , sino fundamentalmente lo que pasa hacia dentro de sus empresas, con sus empleados.

El jueves 6, en pleno allanamiento de un galpón de su propiedad donde guarda su flota de vehículos de alta gama color negro, se lo vio incomodo con la situación y hasta largó que la rotura del portón de ingreso fue “un espectáculo innecesario” de Gendarmería Nacional.

En Santa Cruz, sin embargo, la mayoría de los ciudadanos ve el caso Báez como un espectáculo, algo de lo que hablan los medios nacionales.

En esa provincia la principal preocupación se centra en la fecha de cobro, en los paros de estatales y en la interna política que vive el Gobernador Daniel Peralta con el gobierno nacional y La Cámpora.

En ese clima, llega la presidenta el lunes a Río Gallegos para inaugurar un laboratorio de investigación forense.
Peralta casi no hizo referencia al “Lazarogate”. Lo conoce al empresario desde sus años como secretario general de la Bancaria y Báez lo llamó recientemente “un amigo”.

Mariana Zuvic, dirigente opositora de la C.C y una de las denunciantes en la causa que se encuentra en manos del Juzgado Federal de Río Gallegos, le puso el nombre de “auto-allanamiento”, a los procedimientos realizados en la chacra 39, el galpón de la calle Güer Aike y Asturias donde está la “flota negra” del empresario, y en la sede del Banco Santa Cruz.

La noche del miércoles 5, mientras allanaban las cajas de seguridad del Banco de Santa Cruz, le dijo a PERFIL que no iban a encontrar nada porque Martín Báez, hijo mayor del empresario y también complicado en la causa, había ido ocho días antes al banco a retirar todo lo que había en las cajas, que no eran 14 sino 27.

En la Río Gallegos de temperaturas bajo cero y días más cortos, los sucesos no se detienen.

El jueves 6, Sergio Triviño, sindicado como autor de las fotografías del supuesto desmantelamiento de la bóveda, y Fabián Coli, el que las habría pasado a terceros, fueron a un careo en el Juzgado Federal.

Al interior de la empresa destacan la preocupación del empresario y ya h ablan de “una casa de brujas” contra el kirchnerismo.

En esta Nota