jueves 27 de febrero de 2020 | Suscribite
POLITICA / se vota en dos semanas
domingo 24 noviembre, 2019

'Desmacrizar' la campaña, la última jugada de Angelici para retener Boca

por Andrés Fidanza

Tano. El titular de Boca imagina un futuro alejado del macrismo puro. Foto: Telam
domingo 24 noviembre, 2019

El macrismo de probeta también quedó en peligro. La jugada de Juan Román Riquelme puso en riesgo la continuidad de la hegemonía iniciada por Mauricio Macri hace 24 años en Boca. Si en enero pasado algunos macristas proyectaban un calendario con cuatro elecciones clave (presidencia, gobernación bonaerense, alcaldía porteña y Boca), ahora están cerca de perder en tres de esas instancias: incluido el bastión que facilitó la vidriera popular de Macri, desde 1995 en adelante.

El antídoto que encontró el angelicismo, al menos por ahora y en la desesperada, es de-sengrietar la campaña y correr a Macri de la elección. Tanto Daniel Angelici como su candidato a la sucesión, Christian Gribaudo, quieren desteñir el color amarillo de la boleta. “No queremos llevar la campaña al terreno de macrismo versus peronismo”, afirma uno de los candidatos del oficialismo.

Paradojalmente, Macri utilizó la metáfora de su paso por Boca en la campaña presidencial. Al describir las dificultades iniciales de su experiencia en el club, antes de encontrar la salvación resultadista con Carlos Bianchi, pedía paciencia y que le dieran otra oportunidad en el manejo del país. Pero su argumento no resultó convincente, frente al derrumbe de la economía.  

Pese a ciertos rumores previos al riquelmazo, Macri no ocupa ningún lugar en la lista. El Presidente en retirada tampoco tiene previsto embanderarse demasiado en los días previos al domingo 8 de diciembre. Ese día, 48 horas antes de que abandone la Casa Rosada, los socios xeneizes elegirán la futura conducción del club: Christian Gribaudo y el sindicalista Juan Carlos Crespi, con el apoyo de nueve agrupaciones; o el empresario Amor Ameal y Mario Pergolini, más la presencia estelar de Riquelme (empujados por cinco facciones); o el ex vice del club José Beraldi, acompañado por Rodolfo Ferrari y respaldado por una agrupación.

El jefe de los porteros, Víctor Santa María, protagonista en el armado del albertismo porteño, se alineó con Ameal, Pergolini y Riquelme. El senador provincial kirchnerista Santiago Carreras también  les dio su aval.

¿La elección está perdida para el angelicismo? Si el 8 de diciembre votaran todos los hinchas de Boca, Gribaudo no tendría ninguna chance. Pero ese domingo participarán, como mucho, unos 30 mil socios. Y el oficialismo apuesta a reducir al máximo la cantidad de votantes: “cuanto menos, mejor”, repiten los actuales dirigentes xeneizes. Así, buscan imponer el peso de su estructura de peñas, agrupaciones y militantes. El día elegido podría jugar en favor de Gribaudo y Angelici: el 8 de diciembre Boca jugará de visitante en Rosario. Podría sumar gravitación el aparato, por sobre los socios sueltos.   

Gane o pierda su apadrinado, Angelici imagina para sí mismo un futuro un poco alejado del macrismo puro. El Tano planea profundizar su militancia en la UCR, de una forma cada vez más autónoma del PRO. Incluso, podría pelear en 2020 por la conducción del Comité Capital de la UCR, desde su agrupación Radicales por Argentina.


Temas

Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4918

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.