jueves 17 de junio de 2021
POLITICA martín guzmán
15-05-2021 22:20

El ministro más cuestionado por el kirchnerismo que volvió ratificado

El titular de Economía jugó un rol clave para allanarle el camino al Presidente y permitirle regresar con los respaldos de Europa.

15-05-2021 22:20

Desde Roma

El affaire Basualdo había dejado a Martín Guzmán contra las cuerdas. El ministro de Economía le había pedido la renuncia al subsecretario de Energía en medio de la pulseada por las tarifas. Pero la disputa era más de fondo. Kirchneristas vs. albertistas. O Cristina vs. Alberto. Basualdo resistió en el cargo. Y Guzmán también. El ministro fue ratificado en público y en privado por el Presidente antes de arrancar la gira. Fue el ministro el que allanó el camino para que Fernández pueda volver al país con varios apoyos de líderes europeos en la renegociación de la deuda con el Club de París y el FMI. 

Además de acompañar al primer mandatario en sus reuniones bilaterales, Guzmán participó del encuentro con la titular del FMI. En Roma, mantuvo encuentros con la directora adjunta del Departamento del Hemisferio Occidental, Julie Kosack, y compartió panel con la secretaria del Tesoro de EE.UU., Janet Yellen. 

El funcionario mantuvo su tono amable y sus declaraciones sin estridencias a lo largo de la gira. Su entorno solo cambia el semblante cuando se nombra el apellido Basualdo. “La renuncia está pedida”, responden, pero el Presidente debe mantener la gestión. Una resignación ante la idea de que en el Frente de Todos Fernández no es el único que manda.

Guzmán advierte que en el plano doméstico, también la fuerte suba de los precios es el mayor problema a atender. Pese a los altos números de abril y del primer cuatrimestre, evalúa que la inflación no se desbarrancó aunque fue más alta de lo que había proyectado. El equipo económico tenía previstos algunos factores que podían presionar la inflación. Entre ellos, preveían una concentración de los aumentos en los primeros meses del año, la impostergable actualización del precio de los combustibles y el descongelamiento de las tarifas.

Entre las incidencias no previstas, en Economía le apuntan a la inflación internacional y otro punto que, explican, se da en tiempos de pandemia: cada vez que se producen aperturas en diversos sectores de la economía se disparan los precios.

Guzmán sostiene que el Gobierno está trabajando en políticas macroeconómicas y poner las cuentas en orden para que la inflación pueda ir bajando en forma parcial. Y que todavía hay margen para atrasar el tipo de cambio.

Después del tema Basualdo, el kirchnerismo intentó marcarle la cancha a Guzmán con otro tema en el que viene hilvanando consensos. En medio de la discusión por la deuda, el kirchnerismo aprobó en el Senado un proyecto para que los Derechos Especiales de Giro (unos US$ 4.500) que el FMI destinará al país en agosto se destinen a la emergencia derivada de la pandemia y no a pagar deuda. “Guzmán quiere lo mismo que dice el proyecto de Parrilli”, dicen cerca del ministro. Pero explican que lo ideal para la política macroeconómica es hacer un rollover para que esos fondos vayan a engrosar las reservas del Banco Central, poder emitir pesos y sostener la emergencia de la pandemia. 

“Los DEG son instrumentos financieros que no se pueden cambiar en el banco. Se gasta en pesos, no en DEG”, explican.

El titular de la cartera económica también buscará avanzar con otro pedido relacionado a los DEG. Solicitó que los fondos especiales adicionales que no sean utilizados por los países poderosos, puedan ser repartidos entre las naciones de renta media que afrontan serios problemas derivados de la pandemia, como la Argentina.

Guzmán llegó tocado por el kirchnerismo el domingo a Lisboa. Cinco días después, se fue de Roma respaldado por el Presidente. La lucha contra la inflación y cómo resistirá los embates de los aliados del Frente de Todos marcarán su ritmo al frente de la sacudida economía argentina.

En esta Nota