lunes 27 de septiembre de 2021
POLITICA EDUCACION
04-08-2021 17:30
04-08-2021 17:30

El PRO impulsa una ley de "salvataje pedagógico" para reencauzar la educación post pandemia

El proyecto es de la diputada Victoria Morales Gorleri y cuenta con el acompañamiento del jefe del bloque PRO Cristian Ritondo. Apunta a "crear un plan de recuperación para hacer frente a la pobreza de aprendizajes que generó la gestión de la pandemia".

04-08-2021 17:30

El bloque del PRO en Diputados presentó un proyecto de ley para impulsar un "salvataje pedagógico" pensando en la post pandemia con propuestas para superar la interrupción de las clases presenciales desde marzo de 2020, la pobreza en los contenidos y la recuperación de los niveles educativos en todo el país. 

De acuerdo a los fundamentos del texto elaborado por la diputada por la Ciudad de Buenos Aires Victoria Morales Gorleri, "se busca crear un plan de recuperación para hacer frente a la pobreza de aprendizajes que generó la gestión de la pandemia y para la cual no parece haber un plan específico de parte del Gobierno Nacional". 

Gorleri, quien es vicepresidenta de la Comisión de Educación de la Cámara baja, sostuvo que "esta escuela que abrió es otra, no es la misma que cerró en marzo de 2020 y eso es porque ni los docentes ni los chicos son los mismos. El gobierno debiera haber repensado la vuelta de una manera integral, no alcanza solo con priorizar contenidos".

Según la postura de la legisladora de la oposición, "no se está tomando dimensión de lo que este cierre prolongado implicó en los chicos para el presente pero sobre todo lo que implica en términos del futuro”.

Por su parte, el jefe del bloque PRO Cristian Ritondo, cofirmante de la iniciativa, aseguró que el ministro de Educación tendría que ser “el más valiente de los ministros; no puede estar definiendo la educación inspirado en especulaciones políticas porque lo que se pierde es el futuro. Pensar solo en el hoy para tomar decisiones no es solo cortoplacista, es mezquino”.

Qué dice el proyecto de ley

Las propuestas que incorpora la iniciativa establece que serán aplicadas por el Ministerio de Educación de la Nación en acuerdo con el Consejo Federal de Educación, y algunas son:

* Diseñar propuestas pedagógicas-didácticas que generen las mejores condiciones para el aprendizaje abordando los saberes prioritarios definidos para los niveles educativos.

*Proponer nuevos dispositivos institucionales.
*Conformar equipos técnicos territoriales que apoyen la tarea de los docentes a cargo promoviendo un trabajo articulado.
*Desarrollar e implementar instrumentos de seguimiento y evaluación.
*Priorizar la distribución de materiales y equipamiento tecnológico con el fin de disminuir la brecha digital existente que afecta el derecho a la educación.
* Promover instancias extraordinarias de enseñanza aprendizaje que contemplen la extensión horaria y la modificación del calendario  escolar. 

Como cláusula transitoria dispone además que "hasta tanto esté asegurada la conexión a internet, distribúyase a los docentes y estudiantes, que por motivos económicos y/o geográficos se vean imposibilitados de acceder a internet, un dispositivo tecnológico como notebook, tablet o similar, con su correspondiente chip para acceder a Internet a fin de asegurar el desarrollo de las actividades académicas virtuales".

Las consecuencias de los cierres escolares

Una investigación reciente de Research on Improving Systems of Education (RISE) que estudia las consecuencias de los cierres escolares y armaron un modelo matemático que estima la perdida de aprendizajes, concluye que si no se hace nada los alumnos que no asisten a la escuela durante medio año escolar seguido, por ejemplo en segundo grado, habrán perdido 1,8 años de
aprendizaje cuando estén en tercero o cuarto de la secundaria".

Un estudio del BID da cuenta que la crisis sanitaria también generará importantes costos educativos a largo plazo. En términos absolutos, este estudio estima que el número de jóvenes entre 18 y 23 años que no estudia y que no cuenta con un empleo remunerado aumentará en 21% con respecto a la situación previa a la pandemia.

La conclusión principal del estudio es que los potenciales costos educativos de la pandemia son suficientemente importantes
como para poner a la educación en el centro de la agenda
de recuperación post-Covid 19, cita el proyecto.

DM / DS