jueves 23 de septiembre de 2021
POLITICA UN CONTRATO DE LA PROVINCIA
28-08-2020 05:46
28-08-2020 05:46

Procesan al comerciante detrás de una compra millonaria de respiradores

La jueza Paula González procesó al comerciante Damián Nevi por supuesta defraudación en la compra fallida de respiradores para la provincia de Buenos Aires con fondos de la ONU. La trama detrás de un acusado que expone las fallas de los sistemas de compras oficiales.

28-08-2020 05:46

El comerciante Damián Andrés Nevi quedó procesado este miércoles por supuesta defraudación por la fallida compra-venta de respiradores mecánicos adquiridos por la provincia de Buenos Aires con fondos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), según el fallo de la jueza Paula González al que accedió PERFIL. El caso vuelve a exponer las fallas del sistema de compras de emergencia y el rol de los intermediarios que encarecen los precios de los productos y servicios que paga el Estado.

Los respiradores son uno de los principales dispositivos médicos adquiridos durante la pandemia para asistir a pacientes graves de Covid-19. En este caso, el proveedor de la Provincia debía entregar 200 respiradores pero los dispositivos correctos nunca llegaron a la provincia. En lugar de respiradores invasivos para terapia intensiva, las autoridades recibieron respiradores no invasivos, para pacientes de menor gravedad.

Los respiradores son uno de los principales dispositivos médicos adquiridos durante la pandemia.

El contrato original con el gobierno de Axel Kicillof era por 250 respiradores invasivos marca General Electric, modelo Carescope R860, por un precio total de $310.000.000, que financió el PNUD, según consta en los documentos oficiales que recaba el fallo. 

El 2 de abril, el ministerio de Salud bonaerense, a cargo de Daniel Gollán, adjudicó la compra directa a la empresa Aeromedical, proveedora de insumos para la salud. Sin embargo, la compañía no tenía los respiradores y subcontrató al comerciante Nevi para que importara los dispositivos de China.

Nevi es técnico farmacéutico que asegura dedicarse a vender insumos médicos y tiene una empresa a nombre de terceros, debido a que aún no pudo concretar la transferencia de las acciones, sostiene. Antes de conseguir este negocio, tenía una probation por utilizar un falso título de farmacéutico. Desde la alcaldía donde se encuentra detenido dijo a PERFIL que no cometió delitos y que los respiradores que entregó a Aeromedical para la Provincia “sirven para el mismo fin” que los reclamados. Sin embargo, tanto el Ejecutivo bonaerense como la Justicia determinaron lo contrario.  

El acusado dijo a PERFIL que los respiradores que entregó “sirven para el mismo fin” que los reclamados.

El dinero para respiradores

A principios de abril, y en el marco de un acuerdo con el gobierno bonaerense, el PNUD pagó un anticipo de $112.000.000 a Aeromedical para que concrete la compra de los respiradores. El 8 de abril, Aeromedical giró $68.952.000 a Nevi en concepto de adelanto del 30% del contrato, que en principio iba a concretarse por 200 respiradores (en lugar de 250).

Como Nevi se hizo con un adelanto de $68.952.000, la jueza González también lo embargó por $70.000.000, según el fallo, y le dictó prisión preventiva al acusado. 

El PNUD pagó un anticipo de $112.000.000 a Aeromedical para que concrete la compra.

A mediados de abril, Nevi informó a Aeromedical que sólo había conseguido 90 respiradores invasivos de la marca General Electric y los cotizó a US$12.000 la unidad. Sin embargo, cuando los respiradores llegaron al país no cumplían con ninguna de las especificaciones del contrato oficial, de acuerdo al fallo. Ni siquiera era de esa marca, según el fallo de González.

El comerciante importó respiradores no invasivos, modelo S9030 Sleep Therapy System.   

Nevi fue subcontratado para importar los respiradores pero él tampoco se encargó de realizar la importación: subcontrató al dueño de una compañía que antes de la pandemia se dedicaba a importar regalos empresariales de China, según contó el propio empresario a PERFIL.

En diálogo con este medio, el importador, quien pidió reserva de identidad, afirmó que realizó los trámites de importación de los respiradores y concretó la compra a China, siempre siguiendo las indicaciones de Nevi. Según el fallo de la jueza, el importador declaró como testigo de manera espontánea y no está implicado en la maniobra.

Total de respiradores por país.

“Los respiradores invasivos de la marca General Electric que le encargaron a Nevi costaban en aquel momento entre US$25.000 y US$30.000, pero además era casi imposible conseguirlos para esa fecha por la alta demanda mundial. Los fabricantes recién entregaban para septiembre u octubre”, contó el importador a este medio. “Se lo expliqué a Nevi y le comuniqué las opciones disponibles y sus especificaciones. Eran respiradores no invasivos, a precios menores. Me dijo que servían igual”, agregó el importador. Pero los respiradores no invasivos no servían para el propósito de la Provincia: equipar unidades de terapia intensiva. “El que dice eso no sabe nada”, contestó Nevi desde la alcaldía policial donde permanece detenido.

 

¿Cuánto cuesta un respirador?

Los 90 respiradores que Nevi ordenó comprar a China costaron US$5.680 la unidad, según consta en el fallo. En la fecha en la que se confirmó la compra, en abril, ese valor en dólares equivalía a $383.968 por respirador. Lo confirmó el importador del producto, quien agregó que debió girar US$520.000 al extranjero por los 90 respiradores. 

Los 90 respiradores que Nevi ordenó comprar a China costaron US$5.680 la unidad, según consta en el fallo.

Nevi debía pagar la logística, valuada en otros US$31.000, informó el importador. Su costo era entonces de US$6.024 por respirador ($407.222 la unidad). 

Sin embargo, Nevi iba a venderlos a Aeromedical por más del doble: $1.040.000 la unidad ($1.149.200 con impuestos), una ganancia del 155%. Luego Aeromedical vendería a la Provincia cada respirador a $1.402.714 (con impuestos), según el fallo. El proveedor oficial ganaba unos $400.000 por respirador, más del 28% de ganancia. 

Si la transacción se hubiese realizado como estaba pactada, Aeromedical tendría una ganancia de alrededor de $36.000.000 por los 90 respiradores y de $80.000.000 si lograba vender las 200 unidades.

PERFIL contactó en dos oportunidades al dueño de Aeromedical pero el empresario declinó responder a las consultas. La empresa denunció a Nevi ante la Justicia y originó la causa en la que quedó procesado. En la siguiente foto se ven ejemplos generales de los respiradores artificiales que la provincia adquirió para el Posadas, en otra transacción.

Ejemplo de respiradores mecánicos para asistir a pacientes graves de Covid-19 o cualquier deficiencia respiratoria.

Ejemplo de respiradores mecánicos para asistir a pacientes graves de Covid-19. Foto: GZA. HOSPITAL POSADAS.

Compras directas en la mira

El caso de los respiradores de la Provincia tiene varios puntos en común con el caso de los cinco millones de barbijos tricapa que adquirió la Ciudad de Buenos Aires en otra compra directa millonaria y que nunca se entregaron a tiempo. El procesado Nevi es el mismo comerciante que debía encargarse de conseguir los barbijos para el Estado porteño.

Ante las consultas de PERFIL, ni los particulares involucrados ni las autoridades respondieron por qué Aeromedical no importó de forma directa los respiradores y por qué una empresa capacitada para contratar con el Estado provincial en un proyecto con un organismos de las Naciones Unidas debe subcontratar a un comerciante con una empresa sin papeles en regla. Tampoco informaron quién contactó exactamente a Aeromedical con Nevi y su entorno. Sí aparecen mencionadas por intermediarias, también procesadas en el caso de los barbijos. Dicen ser víctimas del engaño de Nevi. La jueza les dictó falta de mérito por los respiradores.

Ni los particulares involucrados ni las autoridades respondieron por qué Aeromedical no importó de forma directa los respiradores.

Nevi está detenido desde el 20 de mayo, procesado por presunto fraude y estafa en la compra-venta de barbijos tricapa que E-ZAY debía entregar a la Ciudad de Buenos Aires, de acuerdo al expediente judicial. 

“Cuando Aeromedical se dio cuenta de que Nevi había ordenado traer respiradores que no cumplían con las especificaciones correctas, me solicitó que devolviera los respiradores a China pero en China no aceptaron, así que los respiradores quedaron en la terminal de cargas de Ezeiza a costa mía”, contó el importador a este medio. “Nevi estaba preso por el caso de los barbijos de la Ciudad”.

La jueza definió la maniobra como un “engaño” de Nevi a Aeromedical que terminó imposibilitada de cumplir con la orden de compra del Estado bonaerense. “El mentado engaño privó al Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires de poder disponer de aquellos respiradores invasivos para terapia intensiva”.

La jueza definió la maniobra como un “engaño” de Nevi a Aeromedical.

El ministerio de Salud bonaerense sostuvo que “se compraron respiradores a la empresa Aeromedical el 2 de abril. La empresa se comprometió a entregar respiradores General Electric y de determinada característica”,y que “se pagó un anticipo cuando se firmó el contrato”. Según el gobierno de Kicillof “cuando la empresa tuvo que entregar, mandó respiradores de otra marca y de menor calidad”.

El 2 de junio, el ministerio de Gollán rescindió el contrato y le exigió a la empresa la devolución del dinero. “Como la empresa no pudo devolver, se le ejecutó la caución, que es un seguro que figura en el contrato por si pasa algo de esto”, agregaron voceros de la cartera. 

El 2 de junio, el ministerio de Gollán rescindió el contrato y le exigió a la empresa la devolución del dinero.

Los respiradores fueron secuestrados de la terminal de cargas del aeropuerto de Ezeiza por orden de la jueza González y serán entregados al Ministerio de Salud bonaerense, según el fallo, a pesar de que la cartera que dirige Gollán no reclamó los respiradores no invasivos.