jueves 18 de agosto de 2022
POLITICA ENTREVISTA EXCLUSIVA AL EMBAJADOR norteamericano

Stanley: “El Tesoro de EE.UU. cree que no se puede hacer una excepción para Argentina”

El enviado de Joe Biden en Buenos Aires habla sobre su enfoque para la diplomacia, las relaciones bilaterales y el viaje de Alberto Fernández a Washington. Al respecto, plantea que será difícil que su gobierno respalde el pedido argentino de que el FMI reduzca los sobrecargos de sus créditos. Su explicación de por qué se reúne con líderes oficialistas y opositores y qué políticas públicas argentinas le gustaría que se apliquen en su país.

10-07-2022 02:05

Marc Stanley llegó a Buenos Aires hace sólo cinco meses, pero le encanta la vida en la Argentina. El embajador de los Estados Unidos, en una entrevista exclusiva, dice que le gusta mucho “la aventura y la emoción” de su nuevo puesto y sus nuevos amigos en el hemisferio sur, pero dice con una sonrisa que extraña la comida picante.

Comprometido con la administración desde hace mucho tiempo, Stanley trabajó en el Congreso de los EE.UU. antes de ganarse su reputación de respetado y condecorado abogado en Texas. A lo largo de los años, se ha desempeñado en el directorio de varias organizaciones sin fines de lucro y políticas en los Estados Unidos, y ascendió los escalones democráticos al punto que los medios locales de Dallas lo describieron como una “fuente inagotable de recaudación de fondos”.

Su trabajo en la Argentina requiere otras aptitudes y Stanley se ha dedicado de lleno al desafío con su típico entusiasmo contagioso que ha demostrado desde el principio en Buenos Aires. Su agenda apretada y numerosas reuniones con líderes políticos de todo tipo le han ganado el apodo de embajador “antigrieta” y ese parece un buen punto de partida.

—Algunos medios dicen que usted es el embajador “antigrieta.” Es interesante no sólo la cantidad de gente que ha conocido, sino los diferentes tipos de personas. ¿Es un esfuerzo consciente?

—Sí. El término ‘antigrieta’ es un gran cumplido (risa). Ese no era el objetivo, recibir ese apodo, pero me gusta porque es exactamente lo que quería conseguir para nuestra misión. No elegimos a los líderes de la Argentina. Elegimos trabajar con los líderes argentinos y es importante para nosotros entender a los líderes de cada lado y desarrollar relaciones. Así que ha sido realmente efectivo y gratificante. He conocido a gente muy, muy agradable.

—¿Y qué ha aprendido con estas experiencias?

—He aprendido mucho sobre la política y la economía de aquí. Creo que estoy entendiendo las cosas porque cada día estoy más confundido (ríe). He aprendido que la gente de cada lado se preocupa profundamente por este país, por la gente de este país, por la economía de este país y por el bienestar de este país. Puede que tengan ideas diferentes sobre cómo conseguirlo, pero aman este país y hay mucho que amar.

—¿Hubo alguna sorpresa? Me refiero, por ejemplo, a que muchos se sorprendieron de que usted se reuniera con Cristina Fernández de Kirchner. Me gustaría saber cuáles fueron sus impresiones sobre el encuentro con ella y con el presidente Alberto Fernández y el presidente de la Cámara de Diputados Sergio Massa, el tridente de líderes del Frente de Todos.

—Fueron reuniones estupendas. Cristina Kirchner fue extremadamente amable. Hablamos de una gran variedad de temas, en los que, por supuesto, no entraré aquí. No fue una batalla, fue una discusión seria sobre temas serios. Fue muy generosa con su tiempo y con sus palabras. Y me complació especialmente que nos recibiera por segunda vez con la (comandante del Comando Sur de los EE.UU.) general Richardson. Las reuniones con el señor Massa y el señor Fernández también fueron estupendas. Diferentes en todo sentido, pero discusiones serias sobre temas serios.

—Durante su reciente discurso en la Cámara de Comercio de los Estados Unidos en la Argentina, habló bien del (entonces) ministro de Economía, Martín Guzmán, y su trabajo. ¿Cuál es su evaluación de esa cartera?(1)

—Creo que está a la altura de sus desafíos. Lo que dije en el FMI y lo que reitero ahora es que era la persona más que indicada en el momento indicado, con el temperamento indicado para negociar con el FMI. Es muy inteligente. Se comporta muy bien. Y creo que entiende todos los factores que inciden en los desafíos a los que se ha enfrentado cada día. Desde mi punto de vista, hace un muy buen trabajo.

—¿Le parece que los EE.UU. respaldarán la postura de la Argentina con respecto a los sobrecargos del FMI?

—Esta es una cuestión que tengo que estudiar mejor. Hay una discordancia en el gobierno estadounidense sobre el tema. El Departamento del Tesoro considera que un trato es un trato. Y si se van a eliminar los sobrecargos, hay que hacerlo para todos. No se puede hacer una excepción para la Argentina y probablemente tenga razón. Así que la cuestión es si los sobrecargos funcionan como fueron concebidos o si son punitivos como sostiene la Argentina.

—Con su experiencia hasta ahora y el estado de las relaciones bilaterales entre ambos países, ¿cuáles son las principales oportunidades de crecimiento?

—La verdad es que ha cambiado desde que llegué. 

—¿En qué sentido? 

—Lamentablemente, por el ataque injustificado de Putin y los crímenes de guerra que ha cometido en Ucrania. Como resultado de esa incursión, el mundo sufre y necesita más combustible y alimentos. No sólo porque le ha quitado a Ucrania la capacidad de alimentar al mundo, sino también por nuestras sanciones a Rusia por sus actos injustificados. La Argentina está bendecida con recursos increíbles, el segundo mayor depósito de petróleo y gas de esquisto del mundo, el tercero de litio y depósitos del mundo. Gran trigo, maíz, soja, incluso fertilizantes. La capacidad de producir energía con hidrógeno verde, con energía solar, eólica, tiene todos los componentes adecuados para el éxito. Y creo que la Argentina está bien posicionada para tratar de ayudar a resolver un problema alimentando al mundo y proporcionando combustible al mundo. Y tengo la esperanza de que la Argentina esté a la altura de las circunstancias y lo haga.

—El presidente Fernández expresó su condena a la invasión rusa de Ucrania en la cumbre del G7. ¿El Gobierno ha hecho lo suficiente? ¿Le gustaría que fueran más firmes?

—Creo que la Argentina ha sido un gran socio de Estados Unidos y de los países racionales del mundo para condenar lo que es obvio: este brutal ataque. Es decir, Putin ha ido allí y el otro día hizo explotar un centro comercial, un shopping. Ha atacado escuelas, hospitales, residencias de ancianos. Es horrible, matar indiscriminadamente a civiles. Y de todos modos era totalmente injustificado: los ucranianos tenían derecho a la autodeterminación y querían seguir siendo ucranianos. Ciertamente me ha impresionado la resistencia mostrada por (el presidente de Ucrania Volodymyr) Zelenskyy y los soldados de Ucrania. Pero en cuanto a los esfuerzos de Argentina, han sido absolutamente magníficos. Como presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, la Argentina lideró la condena de Rusia en la comisión, se unió al resto del mundo en la resolución ante la ONU y votó en ese sentido ante la ONU, votó contra Rusia en la OEA. El presidente Fernández habló como usted ha dicho, ante el G7; creo que esto es importante y sé que los ucranianos están agradecidos y sé que todas las personas de buena fe lo están.

—En cuanto al G7, Fernández también se reunió allí con el Secretario de Estado, Antony Blinken, lo cual supongo que incluyó una charla sobre la visita del Presidente a Washington este mes. ¿Hay algún detalle que pueda compartir sobre la visita? ¿De qué se hablará con el presidente estadounidense Joe Biden?

—La visita se está programando. Todavía no está confirmada al cien por cien, por las respectivas agendas, pero creo que se anunciará pronto. Estoy muy ilusionado con la visita. Creo, de nuevo, que es una oportunidad para que la Argentina y los EE.UU. se unan y se asocien para alimentar y dar combustible al mundo. La Argentina tiene los recursos, pero necesita algo de ayuda con la infraestructura y los EE.UU. pueden contribuir. Estoy seguro de que las naciones europeas y africanas necesitan el combustible y los alimentos que la Argentina puede producir. Lo veo como una oportunidad única para la Argentina y estoy realmente encantado de que el presidente Biden y el presidente Fernández se puedan juntar en Washington.

—En la región varios gobiernos de izquierda en América Latina llegaron al poder. ¿Cree que este cambio es favorable a la administración Biden?

—Es una pregunta bastante difícil, pero diré que si las democracias funcionan y se respetan las elecciones, creo que eso es siempre algo estupendo y creo que se refleja favorablemente en esos países y en EE.UU. La izquierda y la derecha se mezclan estos días, creo que en algún momento se convierten en un círculo, o se juntan. Creo que tanto la Argentina como los EE.UU. favorecen la creación de una clase media más fuerte, la protección de los trabajadores y la redistribución de la riqueza para que la gente tenga una oportunidad. No sé cómo se escribirán estos capítulos, pero ahora mismo, tal y como yo lo veo, justo antes de nuestras celebraciones del Día de la Independencia y con la celebración de Argentina el 9, hay mucho que celebrar sobre la independencia y las democracias que funcionan y las elecciones que se respetan. 

—Entiendo que hay cosas que no puede compartir, pero me interesa saber qué le dijo el presidente Biden antes de que asumiera este cargo y cuáles eran sus ambiciones al llegar aquí.

—Creo que confía en mí para hacer un buen trabajo. Quiere que la relación bilateral mejore y me ha dado un amplio margen para hacerlo. Francamente, hay otras regiones del mundo que están más “en llamas” y un embajador en Argentina tiene mucha más independencia para intentar trabajar en la relación. Me hace mucha ilusión traer al presidente Fernández para que se reúna con él. Creo que va a estar orgulloso del trabajo que hemos hecho aquí hasta ahora y orgulloso de la relación que estamos construyendo. Cuando envía a alguien y vuelve con buenos resultados, creo que estará muy contento.

—En EE.UU. se han producido algunas sentencias destacadas de la Corte Suprema sobre el control de armas y el aborto. Hay mucho debate sobre la división social que generó. ¿Qué reflexión le merece este momento tan complejo?

—Sin duda es un buen momento para reflexionar sobre nuestra independencia y la fragilidad de nuestra democracia, nuestra joven democracia, y por mucho que no esté de acuerdo con el Tribunal Supremo y lo que acaban de hacer al anular el caso Roe contra Wade, por mucho que no esté de acuerdo, en mi opinión, con una legislación sobre armas que no alcanza, por mucho que deseara más, celebro el hecho de que tengamos un Poder Judicial independiente y un Poder Legislativo independiente y que funcione. Lo que el 4 de julio nos recuerda es que si no estamos de acuerdo con lo que hizo el Tribunal Supremo en el caso Roe contra Wade, tenemos otras opciones: podemos elegir senadores y congresistas para que promulguen leyes que lo arreglen. Podemos, en su lugar, elegir senadores y diputados en los estados para arreglarlo estado por estado. Podemos hacer lo mismo con la legislación sobre armas. Añadiré algo más. Una de las cosas buenas de ser embajador es que puedo ver lo que funciona en su país. Podemos aprender unos de otros. Lo que he aprendido de la Argentina es que hay más tolerancia en muchos temas: el poder de elección; ustedes tienen una ley que permite a la mujer el derecho a elegir (sobre el aborto). Creo que eso es muy importante, ojalá tuviéramos esa ley promulgada en los EE.UU. Tenemos 400 millones de armas para 350 millones de personas, ¡es absurdo! Aquí en la Argentina no hay una cantidad insana de armas, no hay tiroteos masivos. Tienen una mejor atención de salud mental disponible. Una de las cosas que voy a tratar de llevar a mi país es lo que he aprendido aquí en la Argentina que funciona. Y de nuevo, podemos aprender unos de otros. Pero celebro que nuestros dos países, nuestras jóvenes democracias, estén comprometidos a seguir siendo democracias.

*Editor en Jefe del Buenos Aires Times, el suplemento en inglés que PERFIL edita los sábados, y donde se publicó originalmente este reportaje (www.batimes.com.ar).

(1) La entrevista fue hecha antes de la renuncia de Guzmán.

En esta Nota