martes 14 de julio de 2020 | Suscribite
PROTAGONISTAS / ENTREVISTA EXCLUSIVA CON PERFIL
jueves 4 junio, 2020

Soledad Quereilhac: "Con Axel nos turnamos para ayudar a los chicos con la tarea"

La esposa del Gobernador de la Provincia de Buenos Aires contó cómo se organiza la familia durante la cuarentena, qué actividades realizan con sus hijos y cómo les explicaron qué es el coronavirus.

Soledad Quereilhac le cortó el pelo a Axel Kicillof durante la cuarentena. Foto: Cedoc Perfil
jueves 4 junio, 2020

“Evidentemente esto no daba para más”, se lee sobre la imagen en la que se puede ver a Soledad Quereilhac cortándole el pelo a Axel Kicillof. La foto se viralizó rápidamente y mostró una pequeña escena de la vida cotidiana que llevan el Gobernador de la Provincia de Buenos Aires y su familia en La Plata. Hace ya un tiempo que viven allí junto a sus hijos León y Andrés y, si bien esperaban cambios en su organización diaria, nunca imaginaron que poco tiempo después de mudarse surgiría una pandemia. “La cuarentena afectó nuestra vida como la de tantos argentinos y argentinas”, cuenta Quereilhac en diálogo con PERFIL. 

-Cuando Axel ganó la elección, un objetivo que se propusieron como padres fue que sus hijos siguieran teniendo una vida parecida a la que llevaban. ¿Lo lograron? 

-Era una preocupación y un propósito para nosotres. Gobernar es, aun con sus particularidades, un trabajo más, como ser docente, albañil o médico. Ni más ni menos importante; es un rol necesario, como tantos otros, para que la sociedad se organice y funcione. Es así como se lo transmitimos a nuestros hijos y ellos lo entienden. Y si bien los trabajos de padres y madres influyen en ciertas mecánicas familiares, no la copan por completo. Nos mudamos a otra ciudad y a otra casa, pero el espacio propio es, en realidad, nuestro vínculo y nuestra rutina. Y eso se mantiene, porque nos ocupamos diariamente de que se mantenga.

 

Soledad Quereilhac rechaza el rol de "Primera Dama" por ser "anacrónico" y "clasista". 

 

-¿Qué cambios tuvieron que llevar a cabo por la cuarentena? 

-Como a todas las familias, la cuarentena obligó a una reorganización. Nuestros hijos tienen clases virtuales y un volumen importante de tareas con las que hay que ayudarlos. Yo soy docente y Axel lo fue durante muchos años, de modo que nos gusta hacerlo. Hay días en los que él corta dos o tres horas para cruzar a la residencia y sentarse a hacer la tarea; otros días me ocupo yo, que estoy trabajando en casa muchas horas también, con clases en la Facultad de Filosofía y Letras, en el archivo Archivo Histórico de Revistas Argentinas (AhiRa) y en otra pila de tareas académicas que empiezan a desbordarme. Mentiría si dijera que nos alcanza el tiempo. A veces son las 23 hs y seguimos frente a la computadora. Pero no queda otra: hay que organizarse. 

-¿Cómo le explicaron a sus hijos qué es el coronavirus y por qué hay que aislarse?

-Nuestros hijos entendieron que la cuarentena es una medida necesaria para evitar el contagio masivo y, sobre todo, para cuidar a quienes más afecta el virus: mayores de 65 años y personas con enfermedades preexistentes. Les explicamos que respetar la cuarentena es también un acto de solidaridad, no sólo una obligación por ley. Frente a ellos, minimizamos las consecuencias más terribles del virus porque no tienen edad para asimilar la posibilidad de miles de muertos. Nadie puede tolerar esas imágenes; ni siquiera mediaciones escritas como la tapa del New York Times del 24 de mayo. 

 

Axel kicillof y Soledad Quereilhac Junto a sus hijos, León y Andrés, el día de la asunción-20200604

 

-¿Qué les sucede al ver que su padre tiene que salir a trabajar durante muchas horas y a diario?

-Desde el primer momento les dejamos en claro que este virus no es mortal para las personas sanas y menores de 65. Y que si su padre sale a trabajar no corre riesgo de morir. Pero como no todo pasa por un discurso racional, también entendimos que, en cuarentena, sin poder ver a sus amigues ni a la familia, los niños necesitan también mayor contención y presencia para que no se angustien, para que no los invada la fantasmagoría de esta situación tan compleja. Alteramos ciertos hábitos “para bien” en ese sentido: trasnochar un poco más, comer cosas ricas, etc.

-¿Y el uso de Internet?

-Sin redes y sin conexión a Internet, la cuarentena sería otro mundo. O sería imposible, tal como está planteada. Podemos seguir trabajando y nuestros hijos pueden tener clases gracias eso; y gracias, también, a que contamos con suficientes dispositivos para el grupo familiar. Lamentablemente, no es la situación de todxs lxs niñxs de la provincia, de modo que, en este sentido, es un privilegio. 

-¿Descubrieron nuevos juegos o aplicaciones? 

-Descubrimos que los juegos on line vienen a ocupar un espacio similar al del recreo o a los programas con amigues. Chatear, hacer encuentros por Zoom, Meet o Jitsi los agotan o aburren; pero confluir en un mismo juego online con amigues les permite reencontrarse y es en ese marco que surge la charla, los chistes y el verse las caras. Hasta han participado de Bingos “físicos”, cada uno con su cartón y piezas, a través de videollamadas. 

 

La pareja en la apertura de sesiones ordinarias de la Provincia de Buenos Aires-20200604

 

Doctora en Letras de la Universidad de Buenos Aires, Soledad Quereilhac es investigadora del Consejo de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), profesora en la UBA y parte del AHIRA. “Lamento no poder ir a la biblioteca; estoy escribiendo un trabajo sobre el astrónomo Camille Flammarion y precisaba consultar archivos y diarios viejos”, confiesa al hablar sobre las actividades que no puede realizar por la cuarentena.

-¿Cómo te desconectas aunque sea un rato de todo lo que sucede? 

-Nada muy original: leo de a ratos, por fuera del trabajo; veo series y documentales, y hago ejercicio, como mucha gente. Pero lo excepcional es que convivo con alguien con enormes responsabilidades de gobierno, entonces esa posibilidad de distracción o de calma no tiene demasiado lugar. No es momento para calmarse, más bien se necesita pensar, tomar decisiones y actuar para cuidar a la gente, y yo lo acompaño a Axel en ese proceso, porque es inevitable involucrarme. Conversar, pasar en limpio los acontecimientos del día y compartir lecturas sobre la pandemia es ya parte de nuestra rutina diaria.

-¿Cómo analizas la cobertura de la cuarentena que realizan los medios? 

-Hace dos semanas, Axel fue sobreseído por una causa sobre enriquecimiento ilícito, muy ridícula en sus fundamentos, que había sido estirada como un chicle durante 5 años, a pesar de que las pruebas de que no existía tal ilícito habían sido corroboradas por todos los peritos. Se trató de una causa netamente política, llevada adelante por el juez Bonadío e impulsada por la gente del PRO. Esa acusación fue reproducida a ritmo sostenido de metralleta durante años por los principales diarios, radios y programas de tv del país, con una retórica de “cosa juzgada” muy impune, hasta obscena diría. Pero al conocerse la sentencia de sobreseimiento, escasos medios comunicaron la noticia. Este fue uno de muchos casos víctimas de esa forma encubierta de la asociación ilícita entre la derecha, una parte del poder judicial y un sector de los medios, cuyo “negocio” es perseguir cuadros políticos populares. En el mundo, recibe el nombre de lawfare; y aquí tenemos nuestra versión criolla. Vos me preguntás sobre cómo evalúo la cobertura de la cuarentena, y no es posible responder brevemente. Pero lo que sucedió con esta causa es muestra de por dónde pasa un serio problema que tenemos las democracias contemporáneas. Nadie en democracia objetaría las críticas, las posiciones a favor o en contra de tal o cual medida, ni siquiera el hecho de que los medios hagan explícita su posición política, cosa que en efecto sucedió a lo largo del siglo XIX y parte del XX. El problema es cuando se conforman estas bandas a gran escala y se persigue gente, se hostiga a las personas de cierto color político, se miente para ganar elecciones y para destruir al otro. En ese sentido, tengo muy claro que las democracias se debilitan por este funcionamiento. Por suerte, hoy los lectores de diarios y los televidentes tienen más herramientas para discernir entre la información seria y la que no lo es, y para no caer tan inocentemente en ese barro.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5056

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.