jueves 30 de junio de 2022
SALUD Salud mental

Dr. Pedro Gargoloff: “No hay estudios para diagnosticar con certeza la esquizofrenia”

El especialista trabaja con familiares de personas que tienen esta enfermedad y destacó la importancia de “buscar ayuda cuando recién comienzan a manifestarse” los síntomas.

08-10-2021 17:05

La esquizofrenia es una de las enfermedades que involucra tanto al paciente como a su entorno, ya que puede provocar alucinaciones, delirios y trastornos en el pensamiento y el comportamiento. Sin embargo, el modo de diagnosticarse todavía reviste interrogantes.  PERFIL habló con el psiquiatra Pedro Gargoloff especializado en este tema y miembro de la Asociación de Ayuda de Familiares de Personas que padecen Esquizofrenia de La Plata.

“Actualmente no se dispone de pruebas o estudios para poder diagnosticar con certeza que una persona padece esquizofrenia”, aclaró y detalló: “Si bien hay muchos avances en el estudio del cerebro y sus manifestaciones, aún hoy son parciales y no concluyentes, por lo no se emplean ni se recomiendan su uso rutinario en la práctica clínica”.

Frente a esta realidad se prioriza el trabajo con entrevistas al paciente y sus familiares evaluando las manifestaciones o síntomas y su evolución a lo largo del tiempo. “Es importante reconocer los manifestaciones subjetivas y objetivas de la esquizofrenia, para poder buscar ayuda cuando recién comienzan a aparecer, teniendo en cuanta que el inicio de esta enfermedad suele ser lento y llevar meses hasta ponerse claramente en evidencia”, subrayó. Las primeras señales de la esquizofrenia suelen aparecer entre los 16 y 30 años, generalmente a mayor edad en las mujeres que en los hombres.

-¿Cuáles son esas primeras señales?
-Antes de una crisis, las personas afectadas experimentan cambios peculiares en su comportamiento, que pueden causar cierto desconcierto, sobre todo en la familia y allegados más íntimos. Algunas de estas manifestaciones son: cambios en la actividad habitual en el trabajo o en el estudio, en los hábitos diarios como alteraciones en la alimentación, descuido de higiene y arreglo personal, en el ritmo de sueño y vigilia. Tendencia progresiva al aislamiento social, aparición de actitudes de desconfianza o ser reticentes y creencias inusuales y alejadas de la realidad, empezar a escuchar voces que no existen

Investigación: la esquizofrenia, el segundo mayor factor de riesgo de muerte por Covid
 

-¿Cómo pueden los familiares, los allegados y los amigos ayudar a una persona con esquizofrenia?
-Apoyar a un ser querido con esquizofrenia puede ser difícil. No es fácil saber cómo responder a alguien que hace afirmaciones extrañas o evidentemente falsas, se aísla totalmente, si está irritable o se van deteriorando sus hábitos personales y sociales, abandonando el estudio o sus compromisos laborales. Una opción para afrontar más exitosamente la irrupción de esta enfermedad en la familia es contactar a un grupo de ayuda de familiares de personas con enfermedades mentales severas más próximo a su domicilio. Ayudarlos con el tratamiento y animarlos a sostenerlo y tener presente que las creencias que no se ajustan a la realidad o alucinaciones les parecen muy reales y las sufren como tal.

-Cuando aparece este tipo de delirios ¿Es necesario sacarlos de ese estado? 
-Sabiendo que son irreductibles a los argumentos racionales que traten de convencerlos de este error, la recomendación es no tratar de persuadirlos de que están equivocados ni descalificar estos pensamientos, ya que, si lo hace, muy probablemente lo perturbe más, se moleste o se aísle, sin lograr cambiarlo en su parecer. Es fundamental ser respetuosos, solidarios hasta donde se pueda, empáticos y amables, pero no tolerar pasivamente los comportamientos peligrosos y poner límites.

El día a día de pacientes con esquizofrenia

El doctor Gargoloff también es coordinador de la Mesa de trabajo de Salud Mental de Secretaria Relaciones Institucionales de Universidad Nacional de La Plata (UNLP). En su trabajo, además de la situación clínica de los pacientes, aborda las temáticas relacionadas a los derechos de estos pacientes que “deben tener aseguradas su inserción laboral, el acceso a una vivienda y a la recreación”.

Quiénes pueden padecer un brote psicótico

En estos casos también es prioritario un diagnóstico temprano de la enfermedad para que los tratamientos sean más efectivos. Estos pueden ser con medicamentos antipsicóticos y un seguimiento médico estricto. “Un paciente no debe dejar de tomar sus medicamentos sin antes consultar con un médico psiquiatra, ya que su interrupción repentina puede ser muy peligrosa, reapareciendo o empeorando los síntomas de la esquizofrenia, hasta el punto incluso de provocar una recaída de la enfermedad”, enfatizó el profesional.

Sobre la base de una receta farmacológica adecuada se puede complementar la asistencia a los pacientes con tratamientos psicosociales que ayudan tanto a quien tiene la enfermedad como a su entorno afectivo a enfrentar las dificultades que se manifiesten.