domingo 03 de julio de 2022
SOCIEDAD Vuelta a clases en forma segura

Cuáles son las recomendaciones para el próximo regreso a las aulas

Expertos en infectología ponen énfasis en el distanciamiento y en las actividades hechas en espacios abiertos. Por qué ya no tiene sentido tomar la fiebre.

06-02-2022 02:59

A pocas semanas del comienzo de clases las autoridades, padres y docentes discuten los detalles del futuro protocolo que regirá en las escuelas. ¿Barbijos para chicos? ¿Tomar la fiebre a la entrada? ¿Vacuna obligatoria? Son apenas algunos de los temas que están en pleno debate en estos días en los diferentes distritos escolares. Pediatras e infectólogos recomiendan una serie de precauciones pero, claramente, ya no las mismas que rigieron la “vuelta” a clase del 2021.

A mediados del año pasado la Sociedad Argentina de Infectología (SADI) editó un libro sobre la pandemia con un extenso capítulo dedicado a la prevención en la escuela. Desde ese momento, hasta hoy llegaron nuevas variantes del SARS-CoV-2, aparecieron tratamientos y –aunque no exenta de discusiones y grieta– se generalizó el uso de vacunas pediátricas contra el covid a partir de los tres años. PERFIL consultó especialistas para que “actualizaran” las recomendaciones de la vuelta a clase, en base a la evidencia sobre lo que hoy la ciencia sabe acerca de este virus.

“Si bien algunos de los paradigmas de prevención han cambiado, las medidas básicas siguen siendo las mismas: uso de tapaboca, ventilación de espacios cerrados y distanciamiento de 1,5 metros entre personas. Esto sigue vigente, especialmente ante una variante como ómicron que es más contagiosa que las anteriores”, le dijo a PERFIL la doctora Analía De Cristófano, coordinadora de la Comisión de Pediatría de la SADI y jefa de infectología pediátrica en el Hospital Italiano. “Si cambió el concepto de aislamiento de burbujas que hoy es impracticable. Y lo mismo el aislamiento de contactos estrechos. La recomendación de aislarse por siete días para vacunados y diez para no vacunados, solo está vigente para los casos positivos”, explicó.

“Hoy la medida más importante para tener un regreso a clases seguro, es la vacunación de alumnos, docentes y no docentes. Incluso en algunos lugares se habla de llevar las vacunas a los propios colegios, cosa que me parece recomendable”, le dijo a este diario el doctor Martín Hojman, integrante de la SADI. Y agregó: “lo otro que se debería potenciar es adecuar la infraestructura escolar para la realización de actividades en los patios al aire libre y asegurar que aulas y espacios bajo techo tengan ventilación cruzada adecuada porque todavía hay colegios que tienen poca aireación o un baño cerrado y compartido por cincuenta alumnos”, sumó este experto que también es jefe de infectología en la Clínica de los Virreyes y del Hospital Rivadavia. “Además, detalló, se puede recurrir a horarios secuenciales para los recreos por curso o para la entrada y salida, de manera de facilitar el distanciamiento entre los chicos en esos momentos ‘pico’”.

Entre algunas de las cosas que ya pueden ir quedando en el pasado están los controles diarios de temperatura. “La evidencia muestra que hacer un screening de personas en base a la toma de la fiebre de cada alumno, docente o directivo no resultó útil para la prevención”, dijo De Cristófano. Y Hojman agregó que “en general medir la temperatura no nos ha servido para detectar casos. Sí es útil el interrogatorio y la concientización sobre la presencia de síntomas para poder lanzar una alarma temprana desde el colegio”. Algo parecido ocurre con los famosos acrílicos que adornan las ventanillas de atención al público. Si bien su uso está generalizado, su aporte real es nulo ya que, supuestamente, evitarían contagios por contacto, situación de lo que prácticamente no hay registro médico.

Actos abiertos
¿Qué pasa con los actos escolares? Ante la situación epidemiológica actual y lo que ocurre en otros ámbitos, insistir con el aforo presencial no parece sostenible. “Los aforos en general se están liberando. Y si bien la precaución ante esta pandemia que no terminó indica evitar convocatorias multitudinarias, lo importante es que esas reuniones de alumnos con maestros y familiares se hagan en zonas abiertas de la escuela. Además de que todos los concurrentes usen el cubre boca-nariz en forma correcta”, propuso De Cristófano.

Finalmente, ambos profesionales recomiendan recurrir al uso de medidores de CO2. “Son útiles si se usan en las aulas a lo largo del día para chequear que la ventilación es la adecuada”.

En definitiva, tendremos que seguir atentos y flexibles para aprender nuevas reglas y desaprender otras ya perimidas.

 

Barbijos: el debate sin fin
El uso de barbijos, especialmente en los primeros años de escolarización es debatido. Para Hojman y De Cristófano, los chidos deben usarlo en la escuela el máximo tiempo posible. “Sigue siendo una clave de prevención y deberían llevarlo puesto todos los chicos que están maduros como para poder sacárselo solos en caso de necesidad. Eso, en la mayoría de los casos, es a partir de los dos años de edad. Nosotros en el hospital tenemos niños con patologías oncológicas que usan su barbijo a partir de un año”, explicó De Cristófano. Pero la experta agrega que “deberían ser de la mejor calidad, posible, siempre de telas respirables, para que realmente funcionen como filtro. Los quirúrgicos descartables, bien colocados sobre la cara, tapando boca y nariz, son una base aceptable para los chicos”. Hojman sumó: “creo que aún es necesario que se lleve el barbijo puesto el mayor tiempo posible durante la jornada escolar. Pero sabemos que es difícil especialmente en los más chiquitos. Por eso hay que combinarlo con el distanciamiento, evitando los “amuchamientos”. La pediatra Raquel Piazza recordó que “el barbijo se recomienda a partir de los tres años. Y su colocación y retiro debe estar supervisado por un adulto”.

 

 



El primer caso argentino de la variante ómicron
E.G. 
Algo ya característico de esta pandemia es que cada vez que comienza a percibirse alguna luz al final del túnel, un recodo del mismo parece oscurecer. O, al menos, alejar un poco el esperado final de las preocupaciones. Justamente eso ocurrió esta semana cuando los técnicos del Instituto Anlis-Malbrán confirmaron la secuenciación del primer caso argentino de la variante ómicron, perteneciente al sublinaje BA.2. El paciente en el que se lo identificó fue un ciudadano argentino que había viajado recientemente a Uruguay. Y es el primer portador encontrado con esta variante que ya está dominando en la mayoría de los contagios en Dinamarca e Inglaterra.

La BA.2 es un subtipo que trae malas –pero por ahora, no tan malas– noticias. Su breve historia biológica marca que el primer aislamiento de esta nueva variante de ómicron fue informado el pasado 11 de noviembre tras un análisis hecho a un paciente de Botswana, África. Y los expertos de la OMS designaron a esta versión, la B.1.1.529, como una “variante de preocupación” ese mismo mes, denotando que incluye cuatro “sublinajes” Pangolin: B.1.1.529, BA.1, BA.2 y BA.3.

Justamente la BA.2 es la que fue detectada en Argentina esta semana por primera vez.

Lo que se sabe por ahora, es que este subtipo de coronavirus tendría una mayor tasa de crecimiento de contagios en comparación con su par BA.1. Eso se vio en estudios genéticos hechos en Reino Unido, Alemania, India y Dinamarca, donde la proporción de casos causados por la variante BA.2 está aumentando rápidamente por sobre sus competidoras. En otras palabras, BA.2 estaría reemplazando a la BA.1, lo que sugiere, en principio, que sería una variante aún más transmisible que su “hermana”.

Pero para compensar las malas noticias, otros estudios específicos hechos en Inglaterra mostraron que las vacunas actuales siguen siendo efectivas para proteger a las personas contra la acción de la BA.2. Según la Agencia de Seguridad Sanitaria inglesa tres dosis de vacuna tienen una eficacia del 70% en la prevención de infecciones sintomáticas por BA.2 y una eficacia del 63% contra BA.1. Por lo tanto la conclusión sigue siendo que vacunarse es la mejor prevención. Incluso frente a las nuevas variantes.

En esta Nota