Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
miércoles 16 de octubre de 2019 | Suscribite
SOCIEDAD / ENGAÑO
viernes 5 julio, 2019

Flor de la Abundancia: los números que demuestran por qué es una estafa

Este tipo de esquema piramidal, que promete hacerle ganar dinero a la persona con una inversión inicial, puede terminar con una trampa en la que se puede perder mucho dinero.

por Florencia de Sousa

La Flor de la Abundancia, el esquema engañoso con el que se realizan las estafas. Foto: Cedoc
viernes 5 julio, 2019

Las estafas piramidales dejan a miles de personas sin su dinero todos los años. Los participantes aportan sus fondos con la esperanza de recibir su inversión multiplicada. Esquemas como la Flor de la Abundancia, el Mandala o el Telar, se reciclaron en los últimos meses aprovechándose de discursos feministas sobre sororidad y empoderamiento. Todos estos sistemas operan sobre las mismas condiciones. Una es el deseo universal de generar ingresos propios. Otra, más necesaria, es la falta de comprensión sobre un límite matemático: el sistema requiere que una cantidad infinita de gente sume su dinero, y los donantes se terminan más temprano que tarde. ¿Cómo funcionan?

Ignacio Freiberg, quien se dedica a programación y diseño, ilustró con un simple esquema cómo funciona el Telar. En diálogo con PERFIL detalló: "Hice una explicación con una pirámide en Twitter para mostrar la idea de que una persona que se encuentra en la cima, va a recibir dinero de parte de otras 8. ¿Cómo lo hace?, con intermediarios. Esa persona en la cima consigue a otras dos, quienes a su vez tienen que conseguir a dos más y así. Se puede pensar de dos maneras: como la del recién llegado que pone plata, o bien como la del más veterano del grupo que es quien la recibe. Mucha gente dice que no es una estafa, que les funcionó, y la verdad es que a veces sí funciona pero uno de los problemas principales que tiene el telar es que llega un punto en que no hay más gente para que participe porque, por ejemplo, cuando se llega a la repetición número 20, hay millones de personas involucradas".

En ese sentido, acotó: "A veces esto llega por personas cercanas, aunque también se puede dar que personas buscan captar a otras, y una tercera opción se da cuando un famoso o un 'influencer' que tiene 10 mil seguidores lo comparte y ahí comienza a esparcirse mucho. Ahora, si uno lo mira de modo individual puede que gane algo- de hecho hay telares en círculos cerrados de amigos donde gana una vez cada uno- pero el problema está en que alguien va a perder por lo que esa persona ganó. Hay telares de 200 pesos y otros de miles de dólares, cuanto más alto es el monto de dinero más riesgo hay porque es más difícil conseguir gente que se sume. Es muy difícil de que a alguien tome consciencia de que va a estafar a otro, porque una persona va a formar parte de una estafa en donde van a perder meses después cuando no consigan gente a quien reclutar. El Telar puede usarse honestamente o deshonestamente, pero el riesgo es que crece tan rápido que es difícil que sean todos honestos. El Telar no es una estafa, pero es un caldo de cultivo para las mismas porque le da posibilidad a la gente de, que si quiere, estafe".

"Cuanto más alto es el monto de dinero invertido, más riesgo hay porque es más difícil conseguir gente que se sume"

Por su parte Sonia Cot Sánchez, licenciada en Comercio Internacional y residente de la ciudad entrerriana de Colón, distante a 27 km de la ciudad de Villa Elisa, lugar donde se centra los principales divulgadores de este tipo de estafa que afecta la región, detalló a PERFIL: "Por ejemplo si todo funcionara como dicen, a una persona que está por entrar al Telar y que pone como inversión $50.000, le prometen que en cuatro meses va a multiplicar ese monto por ocho. ¿Cómo funciona?, hay cuatro fases cada una correspondiente a un elemento: fuego; aire; tierra y agua. Eso se recorre en un mes cada uno. Cuando la persona ingresa entra en un grupo por ejemplo hay 15 mujeres en la fase 'agua', en donde ponen dinero inicialmente. En un mes, una sola va a cobrar y las 14 restantes no. La que cobra que es una sola, se lleva estos casi tres millones".

flor de la abundancia 07022019
Uno de los formatos de la Flor de la Abundancia. FOTO: Gentileza: www.eldiario24.com

"Luego se arma un segundo mandala que es el de la 'tierra', lo que implica entonces la participación de 30 mujeres, de las cuales van a cobrar solamente 2. Las 28 restantes no. Para que esas dos cobren esa suma importante, el resto tendría que haber puesto una suma grande inicial. En el tercer mes se pasa al elemento 'aire', el cual implica armar cuatro mandalas por lo que hay que multiplicar 15 por cuatro, lo que da un total de 60 mujeres, de las cuales sólo cobrarán 4, mientras que las otras 56 tienen que esperar. En la fase de 'fuego', implica que se armen 8 mandalas, es decir ocho grupos de mujeres, que como son de 15 mujeres, el total de participantes es 120. Ahí sólo 8 cobrarán, mientras 112 no. Esto se repite indefinidamente", detalló la docente.

Alertan por una estafa a través de iPhones robados

Sin embargo, comienzan las irregularidades y lo que lo hace insostenible. "En la segunda fase, el segundo mandala, es muy difícil encontrar a 30 mujeres y que aporten todas por ejemplo 50.000 pesos y ahí comienza el tema de que se les ofrece que lo paguen en cuotas. Te dicen que por cada elemento debe pasar un mes, pero en realidad cuando llegan a esta segunda fase que implica armar dos mandalas. Se dan cuenta entonces que ya no se va a cobrar como se prometió. Lo que puede ocurrir también es que una de las que participe en esta fase, ve que no suma más mujeres al mandala y por ende no va a cobrar entonces se suman al engaño: mienten por el hecho de salvarse. El que recibe la plata es el que inicia el Telar. En el caso de lo ocurrido en Villa Elisa entiendo que no hay denuncias porque los que entran a esos telares son personas que fueron invitadas por familiares o amigos, y primero que esa cercanía les impide hacerlo y también está el tema de la vergüenza que les genera admitir que uno fue víctima de una estafa", completó Cot Sánchez.

Inspiración de la estafa. Si bien se trata de un engaño ya conocido en diferentes países de América Latina, esta estafa piramidal es similar al llamado "Esquema Ponzi", creado por el italiano Carlo Ponzi, quien en 1919 se dio cuenta que en los cupones que los inmigrantes italianos mandaban desde los Estados Unidos (donde él residía) hacia Italia para que los cambiaran por dinero y pudieran responder las cartas, había un gran negocio. De este modo, fundó la empresa Securities Exchange Company y empezó a repartir cupones que, decía, dejaría al beneficiario de 50% en 45 días o del 100% luego de tres meses. Durante los primeros meses no hubo problemas: los intereses se pagaban sin demoras, por lo que llegaba más dinero proveniente tanto de ahorros como de hipotecas que se sacaban para entrar en el “negocio”.

Seis emprendimientos inmobiliarios son investigados por estafas fiduciarias

Sin embargo, un analista financiero de nombre Clarence Barron denunció que a pesar de los intereses que se pagaban, Ponzi no reinvertía en su empresa. El denunciante calculó que para cubrir las obligaciones que se generaban, hacían falta 160 millones de cupones en circulación pero que en realidad solo había 27.000. Esto hizo que una multitud de personas demandaran su dinero frente a las oficinas del inmigrante italiano.

El 1 de noviembre de 1920, Ponzi fue declarado culpable de fraude. Tras pasar 14 años en prisión comenzó a trabajar para una línea aérea italiana que volaba a Brasil y lejos de escarmentar de las estafas, formó parte parte de una operación de contrabando de material estratégico. Después de hacerse conocido por haber ideado una estafa con promesa de inversión, murió el 18 de enero de 1949, en Río de Janeiro, sumido en la miseria. 


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4784

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.