miércoles 06 de julio de 2022
UNIVERSIDADES Perfil Educación

Victoria Villarruel: “Milei es demasiado vehemente”

La diputada nacional por el bloque La Libertad Avanza, participó del Ciclo de Entrevistas de los alumnos del Posgrado en Periodismo de Investigación Perfil-USAL. Negativa a la libre portación de armas y críticas a la política de DD.HH. Similitudes y diferencias con su socio político Javier Milei.

08-06-2022 00:10

Victoria Villarruel participó de una conferencia de prensa organizada por los estudiantes del Posgrado en Periodismo de Investigación que organiza el Grupo Perfil junto a la Universidad del Salvador (USAL), en la que afirmo que  "Argentina no debería tener libertad de portación de armas". A su vez planteo su desacuerdo con la idea de utilizar el servicio militar con fines laborales y  educativos, "no me parece que las Fuerzas Armadas sean un empleador o el educador de adolescentes o de jóvenes."

La diputada nacional por el bloque La Libertad Avanza, también fundadora y presidente de la Asociación Civil Centro de Estudios Legales sobre el Terrorismo y sus Víctimas (CELTYV), cuestionó el pago de las indemnizaciones debido a que se “le ha pagado a personas que mueren en situaciones por ejemplo, poniendo una bomba”, a lo que agregó “después de casi 40 años de democracia no sabemos aún cuántos son los desaparecidos”, sostuvo Villarruel en el Ciclo de Entrevistas a cargo de  Rodrigo Lloret, director de Perfil Educación

—¿Cuál es su opinión sobre la posible canonización del Coronel Argentino del Valle Larrabure, quien fuera secuestrado en 1974 por ERP y Montoneros?

El Coronel Argentino del Valle Larrabure fue secuestrado en el año ‘74, siendo el secuestro más largo de la historia argentina, ya que estuvo 372 días torturado en democracia por el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP). Actualmente se presentó la causa ante el Tribunal del Vaticano para solicitar su beatificación.

—¿Cree que el Papa Francisco acuerda con estas organizaciones?

—Más allá de la opinión que pueda tener el Papa, la realidad es que para beatificar a un Santo el caso se circunscribe a un montón de pruebas de todo tipo, así que en realidad no dependería de la opinión del Sumo Pontífice sino de todo un Tribunal que analiza si se obró un milagro en la invocación del Coronel Larrabure y si cumple realmente con los cánones establecidos por la religión católica.

Usted habló sobre el fin del servicio militar, y dijo que eso privó al país de que sus ciudadanos fueran formados en la defensa y que las generaciones posteriores sean unos “llorones” ¿qué quiso decir?

—Considero que no fue una decisión acertada en ese momento de la República Argentina. Me he manifestado en contra de una propuesta que tenía que ver con el servicio militar. Una cosa es lo que ocurría hace 30 años atrás en el país, y otra es la situación actual en la cual no me parece que las Fuerzas Armadas sean un empleador o el educador de adolescentes o de jóvenes.

A pocos días del tiroteo en Texas, el diputado nacional Javier Milei dijo que está de acuerdo con la libre portación de armas. ¿Usted cree que esto permitiría la disminución de las muertes? 

Considero que la República Argentina no debería tener libertad de portación de armas, sin embargo, creo que es fundamental que aquellos que cumplen con los requisitos estipulados por la ley no tengan la demonización que tienen para poder ser portadores de armas, algo que hoy en Argentina es sumamente difícil. El organismo habilitante no funciona con la eficiencia y con la velocidad necesaria para un tema que es sumamente importante, porque un arma de fuego requiere análisis psicológico, capacidad física para poder manejarla, tenés que cumplir con una serie de requisitos que están estipulados por ley. Considero que aquel que cumple los requisitos debe tener la facilidad de poder portarla.

Posgrado-Victoria Villaruel

—¿Qué opina usted con respecto a sus declaraciones sobre la venta de órganos y que debería regularse como cualquier mercado?

La donación de órganos en realidad no es solidaria, porque si vos no expresas tu manifestación en contrario vos sos donante per sé. Considero que cualquier acto solidario debe ser voluntario, no compulsivo, en ese sentido me parece que la ley Justina no es adecuada. Además, esa conversación que tuvo Javier es una discusión filosófica, que efectuó con una persona antagónica de su pensamiento. Tengo una posición en lo espiritual que no es la de él y nosotros en las divergencias y en las similitudes o en los acuerdos nos respetamos, y eso, no se traslada a una política de Estado.

—En relación a los plagios de los que se lo acusa. ¿Qué piensa usted sobre el tema?

Yo lo hablé con Javier y él me respondió que no es un plagio y que está incluido dentro de lo que es la Ley de Propiedad Intelectual que rige la República Argentina. Te mentiría si te digo que leí el libro, pero creo en su palabra y lo apoyo en su reclamo de inocencia.

—La imagen positiva de Milei en las encuestas está cayendo. ¿Cree que esto tiene que ver con sus dichos sobre la venta de armas y de órganos?

—Lo que encomio de esta situación es que sepamos lo que piensa un candidato hasta en los filosófico, porque nos ha pasado que la mayoría de los candidatos no sabemos lo que piensan, y en ese sentido, la verdad que lo apoyo mucho a Javier más allá de cómo pueda repercutir lo que dice.

En sus redes sociales comentó un libro sobre pagos a víctimas de la dictadura. Cuando posteó hablaba del “curro” por los derechos humanos ¿a qué se refería?

“La estafa con los desaparecidos” de José D’Angelo Rodríguez es un libro que se basa en casos denunciados ante la justicia. Son aproximadamente diez y estamos esperando la resolución. Cuando hablamos del “curro de los derechos humanos” tomamos la expresión que en su momento dijo Macri, le han pagado a personas que mueren en situaciones por ejemplo, poniendo una bomba como ha sucedido con algunos de los casos denunciados.

El libro está documentado y me parece que es un disparador de ciertas cuestiones que tenemos que hablar. Después de casi 40 años de democracia no sabemos cuántos son los desaparecidos, en qué situaciones están los casos reconocidos por el mismo Estado, ni tampoco por qué hay diferencia entre las cifras de desaparecidos según el organismo del Estado.

¿No le parece que hay responsabilidad de las Fuerzas Armadas sobre esta situación?

—El 10 de diciembre del ‘83 el presidente Alfonsín crea la Conadep, la Comisión Nacional por la desaparición de personas y fue la que dictaminó 7.954 casos, según lo dicho por Graciela Fernández Meijide. A partir de allí comienzan juicios, la causa 13, y después se inician los juicios por la verdad cuando empiezan las leyes de obediencia debida y punto final. Finalmente, con Néstor Kirchner se reabrieron los procesos de lesa humanidad. Todos los recursos del Estado han estado para encontrar de alguna forma justicia, verdad y reparación, y se han reconocido las tres.

Sin embargo, yo que represento a víctimas del terrorismo desde hace más de 15 años no ha habido igualdad en los derechos para, por ejemplo, Juan Eduardo Barrios, un nene de 3 años asesinado por montoneros en el año 1977 en un tiroteo en la calle. Como representante, me interesa que mis víctimas sean reconocidas porque son seres humanos, ciudadanos de este país y siempre he abogado por el respeto, pero ante todo por la igualdad ante la ley. 

—Muchos periodistas y políticos la tildan de “defensora de genocidas” ¿se siente sola en este reclamo de las víctimas del terrorismo a la Argentina?

—Cuando me dicen defensora de militares están partiendo de una mentira total. Las únicas causas que yo he firmado por lesa humanidad han sido los reclamos de las víctimas del terrorismo para que sean reconocidas en sus derechos a la verdad y a la justicia.

Usted tiene un discurso muy sólido y basado en la razón, algo que se le critica a Javier Milei de no tener ¿Qué opina de esto?

A Milei lo conozco en la faz íntima. Cuando nosotros hemos estado en la Cámara o tomamos un café, somos amigos. Lo que veo es un tipo profundamente respetuoso, que cuando tengo que pasar me deja el lugar, que me respeta lo que pienso aun pensando cosas diferentes. Lo veo como una persona sumamente vehemente. Tal vez soy más suave en mi forma de expresarlo, pero soy muy de la idea del proverbio inglés “palabras blandas y argumentos duros”. Así que, en ese sentido, nos complementamos perfectamente y me encanta esa combinación.

 

Por Patricia Miranda, Ayelén Lazzaro y Agustina Bordigoni

Estudiantes de Periodismo de Perfil Educación

Posgrado en Periodismo de Investigación Perfil-USAL