sábado 19 de junio de 2021
ACTUALIDAD Coronavirus
16-06-2020 22:30

Crecen los varados que prefieren no volver hasta que pase la pandemia

En Cancillería y Aerolíneas aseguran que hay vuelos a ciertos destinos, donde la curva de contagios decrece, que les resulta difícil completar. Estiman que aún hay unos 10 mil argentinos en el exterior que habían solicitado ayuda.

16-06-2020 22:30

La aceleración de la curva de contagios en la Argentina, unida a la salida del desconfinamiento en otras parte del mundo —en muchos casos, a la par de un nivel decreciente de contagios de Covid-19— ha provocado un fenómeno inesperado entre los miles de argentinos que continúan varados en el exterior: que algunos de ellos se hayan replanteado volver a un destino que se prepara para enfrentar lo peor de la emergencia, su país.

Durante las últimas semanas, un número de vuelos que provenían de diversas coordenadas regresaron con lugares vacíos, lo cual resultó llamativo para algunos de los cónsules que trabajan desde hace meses, a la par de sus colegas en la Cancillería en Buenos Aires, para trazar esos puentes humanitarios.

Esto se notó en Nueva Zelanda, donde solo la mitad de los 400 compatriotas que estaban allí en las última semanas, mantuvo su pedido de retornar. Pero también en la vecina Australia. Ambas naciones mantienen un nivel relativamente bajo de infectados. Incluso los neozelandeses habían celebrado su carácter de país libre de Covid-19 hasta que nuevos casos importados los obligó a dar marcha atrás en las últimas horas.

Esto se notó en Nueva Zelanda, donde solo la mitad de los 400 argentinos que estaban allí en las últimas semanas, mantuvo su pedido de retornar. Pero también en la vecina Australia.

También ocurrió con un vuelo de Aerolíneas Argentinas que llegó hasta La Habana e hizo escala en Punta Cana, antes de regresar. Acorde a fuentes diplomáticas, sobre unos 120 que tenían registrados en República Dominicana, solo 60 abordaron al final. En consecuencia, además de 71 ciudadanos y residentes argentinos, otros 41 nacionales y residentes uruguayos aprovecharon el servicio aéreo. En total, 1300 argentinos regresaron desde aquel pequeño estado caribeño durante la pandemia.

Algo similar sucede con otros destinos como España, en proceso de desconfinamiento por fases, ya al otro lado de la "montaña" del coronavirus. También en Cancún, aseguran fuentes diplomáticas, les costó completar todos las butacas en los últimos vuelos asi como en lugares más alejados del tipo de Tailandia y Bali. 

Por supuesto, esto no implica que no haya todavía otros miles de argentinos repartidos por el mundo intentando volver desde zonas de acceso complejo, en las que los únicos puentes áereos posibles requieren de escalas y conexiones en medio del cierre de rutas aéreas en gran parte del mundo. O a las que solo se alcanzó con contados vuelos ya que el bloqueo demanda autorizaciones especiales y aerolíneas dispuestas a volar esos trayectos con pasajes muy por encima de los precios habituales. Acorde al Gobierno, el número actual de argentinos que permanecen en el  exterior como "varados", no baja de 10 mil, a más de 90 días del establecimiento de la cuarentena y las restricciones fronterizas.

El número actual de argentinos que permanecen en el  exterior como "varados", no baja de 10 mil, a más de 90 días del establecimiento de la cuarentena y las restricciones fronterizas

Dentro de este amplio universo en el extranjero figuran también los que la Cancillería denominó "nuevos varados", argentinos que participaban de programas de work & travel o que hace tiempo residían fuera del país. El canciller Felipe Solá se refirió a ellos en su última exposición pública, en el Wilson Center, como compatriotas que "habían cambiado su plan de vida", producto de la pandemia que arrasó con sus trabajos y sus modos de sustentación.

 "El Covid-19 hizo impacto en todos los países e hizo que todo lo que nos gusta de lo que está afuera de nuestro país se convirtiera en algo que no nos gusta. Y el lugar al que fuimos a gozar, en un lugar de sufrimiento", definió el ministro en su participación virtual en el think tank de Washington.

 

 

MB / DS