sábado 19 de junio de 2021
ACTUALIDAD L'Osservatore romano
28-05-2021 13:22

El papa Francisco besó el tatuaje de una sobreviviente de un campo de concentración nazi

En la edición semanal del periódico vaticano, el sumo pontífice se refiere a “Memoria, esperanza y oración”.

28-05-2021 13:22

El beso de Francisco que recorrió el mundo. La imagen del emocionante e inesperado gesto de Papa Francisco, besando el número tatuado en el brazo de una superviviente de los campos de concentración nazi encabeza esta edición. “Memoria, esperanza y oración” son las tres palabras que intentan resumir desde esa foto de tapa este nuevo ejemplar de L´Osservatore Romano en lengua española.

Lidia Maksymowicz se presentó al Papa Francisco mostrándole el brazo con la marca del número 70072. «Tenía tres años –cuenta –y nada más entrar en el campo de concentración de Birkenau, uno de los campos de Auschwitz, me arrancaron del abrazo de mi madre para transformarme en un conejillo de Indias del “doctor” (Joseph) Mengele». Lidia, antes que nada, sonríe mientras se desabrocha los puños de la camisa para mostrarle esa marca Francisco. Y el Papa, profundamente conmovido, besó el brazo de la mujer, precisamente ahí donde la carne lleva impreso el intento de cancelar, con el nombre, la identidad.

El gesto del Pontífice marcó la audiencia general del miércoles 26 de mayo, en el patio de San Dámaso, cuyo texto se incluye en forma completa y oficial en este ejemplar. Lidia fue impresa con esa marca hace casi 80 años, cuando, en 1942, fue “arrojada ” desde un vagón sellado en la inverosímil estación de tren de Birkenau. De inmediato, su recuerdo es cristalino, «me arrancaron del abrazo de mi madre y me marcaron». Para ella, mujer de fe, no existe la cuestión del perdón a quien la encerró en un campo de concentración cuando tenía tres años, usándola como conejillo de indias para atroces experimentos, tanto que recuerda muy bien el rostro y el tono de voz del conocido Mengele. «No odié a mis perseguidores cuando era una niña, no les odio ahora que tengo más de 80 años» afirma. «Si tuviera que vivir pensando en el odio o la venganza me haría daño a mí misma y a mi alma, estaría enferma porque el odio me mataría también a mí como ha matado a esos hombres que han sembrado muerte».

Como es habitual, en esta edición oficial del periódico vaticano se publica en forma completa la homilía del Papa Francisco en el tradicional Ángelus dominical. Un nuevo sentido llamamiento por Colombia, donde la «situación sigue siendo preocupante», fue lanzado por el Papa al finalizar el Regina coeli del 23 de mayo, a dos semanas de distancia del que realizó el pasado 8 de mayo. Antes de guiar la oración mariana desde la ventana del estudio privado del Palacio apostólico vaticano con los fieles reunidos en la plaza de San Pedro a medio día del domingo, el Pontífice había comentado la primera lectura de la solemnidad de Pentecostés.

Por un minuto, Francisco volvió a ser Bergoglio: "No, Brasil no tiene salvación..."

El Sumo Pontífice expresó su preocupación por la situación del país latinoamericano con estas palabras: “Encomiendo a la oración de todos ustedes la situación de Colombia, que sigue siendo preocupante. En esta solemnidad de Pentecostés rezo para que el amado pueblo colombiano sepa acoger los dones del Espíritu Santo para que, a través de un diálogo serio, se encuentren soluciones justas a los muchos problemas que sufren especialmente los más pobres, debido a la pandemia. Exhorto a todas las personas a evitar, por razones humanitarias, conductas perjudiciales para la población en el ejercicio del derecho a la protesta pacífica”.

“Poner la persona en el centro de todo sistema sanitario”. Esta es la petición encomendada por el Papa Francisco a través de un video mensaje a los participantes de la quinta conferencia internacional, que se celebró en modalidad online desde el 6 al 8 de mayo por iniciativa del Pontificio Consejo de la Cultura, junto con la Cura Foundation y la Fundación vaticana Ciencia y Fe, sobre el tema: «Exploring the Mind, Body & Soul - How Innovation and Novel Delivery Systems Improve Human Health».

En esa conferencia que se transcribe en forma completa en este ejemplar, el Papa Bergoglio enfatizó también que “Esto me brinda, en primer lugar, la oportunidad de expresar la gratitud común a quienes han elegido compromiso personal y profesional el cuidado de los enfermos y la ayuda a los más necesitados. En este tiempo, todos estamos agradecidos a quienes trabajan incansablemente para combatir la pandemia, que no cesa de cobrarse víctimas y, al mismo tiempo, pone a prueba nuestro sentido de la solidaridad y la fraternidad. Por eso, pensar y poner en el centro a la persona humana exige también reflexionar sobre modelos de sistemas sanitarios abiertos a todos los enfermos, sin disparidad alguna”.