viernes 12 de agosto de 2022
ACTUALIDAD el acuerdo con el fmi

En JxC avanzan con la idea de abstenerse pero podrían tener una traba formal

Es para no quedar atrapados en la pelea interna del oficialismo. Sin embargo, así habría más abstenciones que votos positivos, algo que según la costumbre no se puede permitir.

05-02-2022 12:08

La idea va ganando cada vez más adeptos. Se analiza desde diferentes ángulos y tiene un carácter meramente político y no técnico. En Juntos por el Cambio se encaminan a abstenerse en la votación del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) si Máximo Kirchner y un sector del oficialismo se mantienen en la postura de rechazar el entendimiento. La estrategia podría tambalear ante una dificultad que ya genera discusiones: ¿qué pasa si las abstenciones superan a los votos positivos? 

Por ahora, ante los micrófonos, cada uno de los dirigentes del principal espacio opositor asegura que primero quieren ver el acuerdo firmado para tomar una posición. “No anticiparnos”, fue lo que planteó uno de los miembros de la Mesa Nacional de JxC después del tenso encuentro virtual que compartieron el miércoles. “No podemos decidir cómo vamos a votar si todavía no sabemos qué vamos a votar”, aclara una fuente legislativa.

El eje, para ellos, ahora está puesto en esperar la letra chica y apelar a la responsabilidad en el Frente de Todos. La movida de Máximo Kirchner de renunciar a la presidencia de su bloque puso en alerta y tensión no solo al oficialismo, sino también a la oposición. La lectura política que hacen es que el kirchnerismo busca hacerlos responsables de las medidas de ajuste. “No podemos permitir que ellos queden de los dos lados”, es el razonamiento que le bajó a los propios Patricia Bullrich. Eso fue lo que la llevó a plantear que el kirchnerismo votaba unido o debían derogar la ley que obliga a tratar el acuerdo en el Congreso.

Por ahora, la oposición insiste en esperar la letra chica y pedir responsabilidad

Esa posición generó mucho ruido en los socios de JxC que no habían coordinado esa postura. Radicales y lilitos cruzaron esa postura el miércoles, y como no estaba Bullrich, porque se tuvo que desconectar para tomar un vuelo, quedó Mauricio Macri prácticamente solo defendiendo esa postura. No obstante, acompañó después la posición de exigirle responsabilidad al kirchnerismo y seguir aguardando la letra chica.

Más allá de esa intención de presionar al kirchnerismo, también prima en JxC la idea de que el Gobierno no puede quedar sin acuerdo y caer en default. Fue algo de lo que hablaron, por ejemplo, el jueves por la noche diputados del bloque de la UCR con economistas como Eduardo Levy Yeyati. “Lo más deseable es que no haya default con el FMI, porque eso implicaría más presión cambiaria, más brecha, más inflación, menos crecimiento y más pobreza. Argentina no resiste un shock adicional”, les planteó. Y agregó: “Lo más sensato es avanzar con el programa que negocia el Gobierno, para así conseguir refinanciar lo que se le debe al FMI y de paso hacer correcciones”.

Por eso, entre la postura de que el acuerdo salga (lo que lleva a muchos a pensar en votar a favor) y en votar como Máximo (que implicaría ir en contra), se está instalando la idea de abstenerse. “Como es con mayoría simple, solo necesitaría más votos afirmativos que negativos”, razonan diputados de diferentes bloques. Incluso uno de los halcones del PRO llegó a proponerlo.

Pero puede haber problemas. Especialistas en usos y costumbres del Congreso advierten que no puede haber más abstenciones que votos positivos. El artículo 193 del reglamento de Diputados establece que “toda votación se reducirá a la afirmativa o negativa”. Por eso, hay antecedentes (sobre todo en los 90) en los que si la cantidad de abstenciones eran suficientes para alterar el resultado final se hacía un cuarto intermedio y se votaba de nuevo. En Diputados podría haber algún acuerdo político para romper con esa costumbre y que la ley salga con más abstenciones que votos positivos, pero el problema lo tendrían en el Senado, donde hay un fallo judicial, de 2003, que obliga que las abstenciones nunca pueden superar a los votos afirmativos o negativos.