6th de March de 2021
ACTUALIDAD violencia racial
29-05-2020 20:36

Minneapolis: detienen a policía por el asesinato de afroamericano en EE.UU.

El agente Derek Chauvin, cuya imagen se vio en todo el mundo mientras mantenía casi asfixiado contra el piso a George Floyd, fue acusado de asesinato en tercer grado y homicidio involuntario. Trump mandó a la Guardia Nacional.

29-05-2020 20:36

La furia e indignación por el asesinato de George Floyd se propagó este viernes 29 de mayo por los Estados Unidos, opacando por momentos el drama sanitario del coronavirus. Un policía fue arrestado e imputado por el asesinato del afroamericano; el presidente Donald Trump envió a la Guardia Nacional a Minneapolis y amenazó con tirotear a los manifestantes, tras cinco días de protestas, incidentes y saqueos; mientras que su rival en las elecciones presidenciales, Joe Biden, pidió justicia y Barack Obama aseveró que el racismo "no puede ser normal" en el país.

El agente Derek Chauvin, retratado en un video apretando con su rodilla el cuello de Floyd, que se encontraba en el suelo y esposado, fue detenido por el asesinato. “Derek Chauvin ha sido acusado por la oficina del fiscal del condado de Hennepin de asesinato en tercer grado y homicidio involuntario”, dijo el fiscal del condado, Mike Freeman. Además, el funcionario anticipó que también presentarían cargos contra los otros tres oficiales acusados por el crimen de Floyd.

El afroestadounidense de 46 años murió el lunes por la noche, después de ser detenido por la policía, que lo acusó de falsificar un billete de 20 dólares con el que pagó en un comercio. Durante la detención, Chauvin lo mantuvo en el suelo presionando su rodilla sobre su cuello durante varios minutos. “Ya no puedo respirar”, dijo Floyd antes de perder el conocimiento. Tras quedar inmóvil, fue trasladado a un hospital, donde finalmente murió.

Minneapolis en llamas: violencia racial, arresto a periodistas y Donald Trump "censurado" en Twitter

El frágil pacto social se quebró en Minneapolis tras el brutal asesinato. El alcalde de la ciudad, Jacob Frey, declaró toque de queda para aplacar los disturbios y quinientos soldados de la Guardia Nacional fueron desplegados para restablecer el orden. “Nuestras tropas están entrenadas para proteger la vida, preservar la propiedad y garantizar el derecho de las personas a manifestarse pacíficamente”, advirtió Jon Jensen, el general a cargo de la Guardia Nacional. El despliegue comenzó luego de que manifestantes saquearan comercios e incendiaran una comisaría en Minneapolis y la vecina ciudad St Paul.

La reacción de la Casa Blanca echó más leña al fuego. “Trump se indignó cuando vio el video”, declaró la vocera de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany. “Tomó su teléfono de inmediato para asegurarse de que la investigación del FBI. Quiere que se haga justicia”, agregó la funcionaria.
Pero esas palabras fueron opacadas por el propio presidente. “Cuando comience el saqueo, comienza el tiroteo”, publicó en Twitter, que consideró que el mensaje “glorificaba la violencia”, en un nuevo round entre la red social y el jefe de Estado.

Críticas. “Necesitamos justicia para George Floyd”, pidió este viernes 29 de mayo Biden, precandidato demócrata a la presidencia el próximo 3 de noviembre. El senador también reclamó “sanar la heridad abierta” del racismo en los Estados Unidos. Obama, en tanto, dijo compartir la “angustia” de millones de personas. “Esto no debería ser ‘normal’ en el Estados Unidos de 2020. No puede ser ‘normal’”, señaló el primer presidente afroamericano del país.

La familia de Floyd fue aún más enfática. “Estos policías deben ser arrestados de inmediato”, reclamó Philonise, hermana del hombre asesinado. “La gente está cansada de ver morir hombres negros, constantemente, una y otra vez”, aseveró, al pedir la pena de muerte para los homicidas.

Prensa. Mientras continuaban las protestas, la Policía arrestó a un equipo de CNN que transmitía en vivo desde Minneapolis. La cadena publicó imágenes del corresponsal Omar Jimenez hablando con los policías, que portaban bastones y cascos antidisturbios, antes de ser esposado y detenido junto a su equipo. “¿Le importaría decirme por qué estoy arrestado, señor?”, preguntó al ser esposado en vivo. Horas después, fue liberado, junto a sus compañeros de equipo.

Ante la repercusiones políticas y sociales del crimen de Floyed, la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, instó a Estados Unidos a tomar “medidas serias” y “garantizar que se haga justicia”. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos, órgano de la OEA, condenó “el uso excesivo de la fuerza por parte de la policía”.

Los afroamericanos tienen tres veces más probabilidades de ser asesinados por la policía que los blancos. Según la Universidad de Rutgers, uno de cada 1.000 es ejecutado por las fuerzas de seguridad en Estados Unidos.