6th de March de 2021
ACTUALIDAD En medio de la pandemia
07-05-2020 10:56

El pedido de un joven argentino para ser operado de un extraño tumor en el exterior

Sebastián D'amico tiene 23 años y vive en Moreno. Desde 2015 padece un cáncer que solo afecta al 0,5% de las personas que tienen una protuberancia maligna.

07-05-2020 10:56

Sebastián Alejandro D' Amico tiene 23 años y padece una extraña enfermedad. En 2015, le descubren que tenía rabdomiosarcoma embrionario de maxilar superior derecho: se trata de un tumor cancerígeno que solamente afecta al 0,5% de las personas con alguna protuberancia maligna. Si bien se hizo diferentes cirugías desde aquel entonces, el joven que vive en Moreno ahora necesita viajar al extranjero para tratarse con un especialista, por la complejidad de su caso. Sin embargo, las fronteras cerradas por el coronavirus complicaron aún más su situación.

“¿Es tan dificil pedir no querer morirme? Es tan dificil entender que una persona de 23 años quiera vivir?”, publicó esta semana D' Amico en su cuenta de instagram, donde cada día escribe un texto sobre su enfermedad y una foto para conseguir ayuda para su finalizar con su cáncer, tanto económica como médica. En los últimos cinco años, el joven se operó dos veces para extirparse el tumor, pero no se pudieron eliminar todos los tejidos malingos y la protuberancia volvía a manifestarse. Hasta que los especialistas del Hospital Ramos Mejía le dijeron que ya no se podía intervenir quirúrgicamente.

“Me dieron una carta de recomendación que tenía todos mis datos mal. Hablé con otro doctor y comencé a hacer radioterapia, pero tuve que abandonar porque tenía mucha toxicidad. A la séptima sesión tuve que dejar por el dolor, tomaba morfina cada cuatro horas”, recuerda D'Amico en una entrevista con Infobae. Luego, por su delicado estado de salud fue internado y comenzó quimioterapia, pero los profesionales le aplicaron una alta dósis sin saber que ya lo habían hecho.

Hasta que un domingo llaman desde el hospital a su familia: “Disfruten a Sebastián porque no sabemos si pasa de esta noche”, le dijeron los médicos. Mientras, el joven dormía bajo un sueño farmacológico. “Cuando salí de ahí, me dijeron que mucho más por mi no podían hacer porque la médula ósea estaba a punto de dejar de funcionar por el tratamiento. Me mandaron a mi casa a morir”, dice D'Amico.

Si bien dejó todo tipo de tratamientos, a finales del año pasado decidió que quería seguir viviendo. Entonces, creó la cuenta de instagram donde cuenta su historia y pide ayuda económica a sus miles de seguidores para curarse. “En Los Ángeles hay una clínica llamada Centro de Cáncer, donde trabaja un médico que se especializa en cabeza y cuello. También hay otro en Manhattan que es muy bueno. Hoy estamos haciendo la campaña, pero con el tema del coronavirus y el aumento del dólar se hace realmente complicado”, cuenta D'Amico.

Hasta este momento, D'Amico ya juntó $220 mil. Pero, aún no le alcanza. “Por más que tenga un huevo en la cara siempre voy a tirar para delante, por las piedras futuras que vengan en el camino sepan que las voy a correr. La sonrisa es lo último que se me va a borrar aún afrontando el peor pronóstico. Seamos felices que la vida es una sola. Luchando contra el puto cáncer!”, dice en otra de sus fotos D' Amico.