domingo 02 de octubre de 2022
ACTUALIDAD RCP y Desfibriladores

RCP: una maniobra vital

Tras dos años de pandemia es imprescindible revisar el estado de los desfibriladores.

13-02-2022 18:07

Los ejemplos se multiplican en todo el mundo. Christian Eriksen, futbolista danés, cayó desplomado durante el partido inaugural de la Eurocopa 2020. La reanimación cardiopulmonar y un desfibrilador fueron fundamentales para salvar su vida.

Alexandros Lampis, futbolista del Ilioupoli FC de Grecia, sufrió un paro cardiorrespiratorio con solo 21 años en pleno partido y falleció. Según informaron los portales no había desfibrilador ni ambulancia en el estadio.

Ejemplos más cercanos geográficamente dan cuenta que en el último mes,  niños y niñas, en distintas circunstancias,  fueron salvados por la intervención de policías que sabían realizar lo que se conoce como RCP.  

Mario Fitz Maurice, Jefe del Servicio de Arritmias del Hospital Rivadavia y director médico del Instituto Nacional de Arritmias (MN 83671) en una entrevista para Pefil.com profundiza en la temática y alerta que tras dos años de pandemia es imprescindible revisar el estado de los desfibriladores.

Tras dos años de pandemia es imprescindible revisar el estado de los desfibriladores.

Afirma que “la enfermedad cardiovascular es la primera causa de muerte en Argentina y que de esas muertes la mitad ocurre de forma súbita, es decir que en nuestro país hay una muerte súbita cada 15 minutos, eso da un total aproximado de 40.000 muertes al año”.

Con un lenguaje simple, propio de quien tiene gran dominio del tema, describe que la técnica es simple. “La resucitación cardio pulmonar (RCP) es una maniobra muy sencilla que se aprende muy rápidamente”.

Se ejerce presión en el centro del tórax, puntualmente en el esternón y se estruja al corazón para que funcione como una bomba cuando se detiene o bien cuando empieza a temblar por la arritmia que provoca la muerte súbita.

“Tal maniobra de resucitación o de reanimación cardiopulmonar cardiopulmonar permite mantener la circulación hasta que llegue un desfibrilador que es el que quita el temblor al corazón”, enfatizó.

Cadena de vida

Según Fitz Maurice es fundamental la existencia “de una cadena de la vida” que consta de cuatro eslabones: el primer eslabón es saber que cuando una persona inexplicablemente se cae , se la llama, no responde y deja de respirar lo primero que hay que hacer es llamar al 107.

El segundo eslabón consiste en comenzar con las maniobras de reanimación cardiopulmonar, el tercero es pedir un desfibrilador, equipo cuya finalidad es cortar la arritmia que le provoca el temblor al corazón. De esta manera la víctima tiene posibilidad de llegar con vida a un centro de salud. El cuarto eslabón es la llegada de la ambulancia.

El cardiólogo especialista en arritmias, es reconocido por su incansable tarea de concientización. Brindó una charla Ted en el Teatro Colón de la ciudad de Buenos Aires en la que con una metodología muy pertinente enseñó en pocos minutos a realizar las maniobras. La exposición no tiene desperdicio y tiene millones de vistas en la WEB.

Con pasión explica que “si nosotros realizamos estas maniobras de RCP y utilizamos un desfibrilador dentro de los primero 3 minutos, la posibilidad de que esa víctima llegue con vida al hospital es del 70% al 80% de los casos, actualmente llegan muy pocos debido a que no hay tanta gente preparada y no hay tantos desfibriladores disponibles”.

“si nosotros realizamos estas maniobras de RCP y utilizamos un desfibrilador dentro de los primero 3 minutos, la posibilidad de que esa víctima llegue con vida al hospital es del 70% al 80% de los caso"

Estudioso y conocedor de estadísticas refiere que si bien hay cientos de estadísticas se detiene a explicar datos aportados por el Consejo de Seguridad de Estados Unidos. En 2013 publicaron una muerte de cada 1100 acontece en un incendio, y una muerte de cada 5 es por el corazón; esto significa que es 200 veces más frecuente morir del corazón que morir en un incendio.

Siguiendo con el planteo, el facultativo agrega: “Ahora solamente hay que pensar la cantidad de matafuegos que vemos en todos lados y que pocos desfibriladores y personas capacitada s en RCP hay en esos mismo sitios”.

Destaca que es importante que en los lugares de concurrencia masiva donde la posibilidad de que surja algún tipo de inconveniente aumenta, además de desfibriladores y personas capacitadas es trascendental la señalización correcta, es decir no solo la ubicación del insumo sino el recorrido hasta llegar al desfibrilador, esos tres minutos son fundamentales.

Cardioproteger un espacio no es algo sencillo, es un acto médico. Lo realiza personal capacitado pues hay que auditar el lugar y determinar cuántos desfibriladores se necesitarán y definir la señalética para que sean encontrados rápidamente. A su vez hay que capacitar en su utilización y en la realización efectiva de las maniobras.

Consultado sobre el costo de un desfibrilador es categórico: “El precio es una vida”, un desfibrilador tiene menor valor que el último modelo de un celular, que la última consola del mercado o que un televisor”.

“El precio es una vida”, un desfibrilador tiene menor valor que el último modelo de un celular, que la última consola del mercado o que un televisor”.

En julio de 2015 se sancionó y promulgó la Ley 27159: Muerte Súbita. Sistema de Prevención Integral. El objetivo es regular un sistema de prevención integral de eventos por muerte súbita en espacios públicos y privados de acceso público a fin de reducir la morbimortalidad súbita de origen cardiovascular”.

Escuelas, clubes, cines, centros comerciales, estaciones de transporte, entre otros, están alcanzados por dicha ley. Todo lugar de concurrencia masiva debe contar con la cantidad necesaria de desfibriladores y personas capacitadas.

Explica que: “Tras dos años de pandemia, en los que la afluencia de pública se vio suspendida, es muy importante el testeo de baterías, de los parches y el mantenimiento de la señalética de las áreas cardio protegidas”.

"Los clubes y gimnasios están retomando actividades, entrenamientos y es fundamental que los insumos estén en condiciones. Además estamos empezando a tener más conciencia y la consulta médica es la clave para prevenir este tipo de episodios, pues aquellos episodios que no pudieron ser detectados porque no aparecieron en ese momento o en el estudio pueden ser resueltos si cuentan con desfibriladores y gente capacitada” enfatizó.

Fitz Maurice aclara que el conocimiento de las maniobras y saber dónde se encuentra un desfibrilador, sea en la empresa, en la estación de servicio, en un local comercio,  ofrece a quien tiene un percance un 70% de posibilidades de que llegue con vida a un hospital. Dios está en todos lados pero el diablo habita en los detalle, concluyó.

 

Vivir para contar

Juan Carlos Vázquez Aguierre a los 47 años. atravesado por la emoción relata cómo es “volver a la vida” tras haber sido salvado gracias a maniobras de reanimación cardiopulmonar y el uso de un desfibrilador.

Comenta que trabajaba para una reconocida marca de cerveza y desde los 15 años jugó al rugby. Si bien lo hacía de forma amateur el entrenamiento era “lo más profesional posible”. Llevaba una visa sana sin inconvenientes físicos.En febrero de 2012, con 38 años,  mientras elongaba luego de la actividad aeróbica sufre un desmayo, fue hospitalizado y le colocaron cuatro stents, tenía obstrucciones coronarias y no había evidenciado síntomas.

Tras recuperarse retoma paulatinamente la actividad laboral y realiza la rehabilitación cardiovascular supervisada por profesionales durante nueve mese. Su objetivo era recuperarse y volver a jugar al rugby al menos unos minutos durante un partido.

Juan Vázquez Aguierre

En 2013, entrenaba con su equipo “Los Pinos de Pilar”. Siempre bajo supervisión médica e incorporando esfuerzos de forma paulatina. El 2 de mayo, mientras entrenaba, específicamente la entrada en calor,  recuerda “que de la nada siente un mareo,  pantalla en negro y se cortó el satélite” según sus palabras.

Entre Leo Eraso (jugador, profesor de educación física y guardavidas) y Pablo Reta (preparador físico) comenzaron a practicar las maniobras de RCP, en el club había un desfibrilador y tras dos ciclos de reanimación y una descarga el corazón volvió a latir.

 

El paso de los años no borra la conmoción de despertarse en el piso con los brazos de su amigo encima sin entender lo que había sucedido.

El paso de los años no borra la conmoción de despertarse en el piso con los brazos de su amigo encima sin entender lo que había sucedido.

Fue hospitalizado y recuerda que su pensamiento era “explota mi corazón y no vi a mi familia”.  Tras la realización de estudios a Juan le implantaron un desfibrilador automático. Se siente un afortunado pero este episodio lo define como un antes y un después.

Recuperación, volver al trabajo y recuperar rutinas hasta que un nevo episodio implica la colocación de dos stents. Un evento traumático “sentía que me moría en cualquier momento”. Vacaciones, terapia psicológica fueron parte de un proceso de asimilar la fragilidad, la finitud humana y aprender a vivir de manera diferente. Juan se jubiló, mayor presencia en el hogar y compartir con su esposa Yanina y sus hijas Ana y Lola otra calidad de tiempo.

El club sigue siendo su pasión, es un el lugar de encuentro y es entrenador. Aprendió a hacer maniobras de RCP y con emoción y la voz entrecortada afirma sostiene que tener un desfibrilador cerca es lo que hace la gran diferencia.