La carne aumentaría entre un 10 y un 20% (REPERFILAR )

Agroindustria

El consumo de carne vacuna es el más bajo de los últimos 10 años

Con 50,2 kg/año por habitante, es 1,7% inferior en la comparación interanual.

La Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (CICCRA) dio a conocer los datos de producción de carne vacuna durante noviembre. 

En el undécimo mes de 2020,  la faena total ascendió a 1,243 millones de cabezas de hacienda vacuna, que significa una suba de 1,7% con respecto a octubre. En la comparación interanual, la actividad frigorífica mostró un crecimiento de 3,1%. En el acumulado de enero a noviembre, se faenaron 12,81 millones de cabezas de hacienda vacuna, es decir 1,2% más que en enero-noviembre de 2019.

La producción en noviembre fue de  285 mil toneladas res con hueso (tn r/c/h) de carne vacuna. En comparación con igual mes del año pasado se observó una suba de 4,6% (sin corregir por días laborables). En el acumulado de 2020 la producción de carne vacuna ascendió a 2,9 millones de tn r/c/h de carne vacuna, superando en 1,8% a la producción de enero-noviembre de 2019, informó CICCRA.

Consumo interno

De acuerdo con CICCRA, el mercado interno habría absorbido 2,087 millones de tn r/c/h en enero-noviembre de 2020. En relación a enero-noviembre de 2019 se habría registrado una caída de 0,5% interanual. Del total producido, el mercado interno habría representado 71,9% (-1,6 puntos porcentuales interanuales).

El precio de la carne le ganó a la inflación y aumentó 55% en 12 meses.

El consumo (aparente) de carne vacuna por habitante habría llegado a 50,2 kg/año en noviembre (considerando el promedio móvil de los últimos doce meses). En la comparación interanual se habría registrado una contracción de 1,5%. Este consumo de 50,2 kg/año por habitante es el menor de los últimos 10 años, cuyo pico había alcanzado los 61,8 kg/año por habitante en 2013.

Leonardo Rafael, presidente de la Cámara Argentina de Matarifes y Abastecedores había manifestado a Super Campo que “la gran problemática es el poder adquisitivo de la gente, entendemos que los sueldos no resisten el valor de la inflación. Lo primero que bajan son los gustos y se va produciendo un cuello de botella en lo que quiere comer. Si bien no rinde lo mismo que la carne bovina, la carne de pollo está más barata”. 

Rafael también consideró que antes de las Fiestas de fin de año volverá a aumentar el precio de la carne vacuna.

En ese sentido, esta semana se conoció que el consumo de carne de pollo logró por primera vez alcanzar al de carne vacuna, con 50 kg/habitante/año, que representa 2 kilos por encima del registro del año pasado.

En esta Nota