Despejado
Temperatura:
13º
Ciudad:
Buenos Aires
sábado 24 de agosto de 2019 | Suscribite
BLOOMBERG /
domingo 21 julio, 2019

Operación Valquiria: el nieto del príncipe que trató de matar a Hitler reclama sus tierras

El príncipe Friedrich zu Solms-Baruth III dormía con dos pistolas Luger mientras conspiraba para asesinar a Adolf Hitler cerca del final de la Segunda Guerra Mundial.

Ben Stupples

Adolf Hitler sufrió un atentado pero sobrevivió Foto: DPA

El príncipe Friedrich zu Solms-Baruth III dormía con dos pistolas Luger mientras conspiraba para matar a Adolf Hitler cerca del final de la Segunda Guerra Mundial.

Montado a caballo por los bosques de su finca de 17.000 hectáreas en el este de Alemania, el aristócrata antinazi organizó reuniones secretas para discutir el plan de asesinato, denominado Operación Valquiria.

El plan fracasó, y el dictador alemán salió con solo un tímpano y la ropa destrozados por el estallido de una bomba que uno de los conspiradores había colocado en un maletín debajo de una mesa de conferencias de roble. Aunque se salvó de una sentencia de muerte, Solms-Baruth fue encarcelado, torturado y, finalmente, perdió el control de la tierra que había sido de su familia durante siglos.

Quiénes son los argentinos que elogian al nazismo

Hoy, en vísperas del 75 aniversario de la Operación Valkyrie, el momento de la transferencia de la tierra se ha convertido en el foco de una batalla legal de dos décadas entre el gobierno alemán y los descendientes de Solms-Baruth en su esfuerzo por reclamar la propiedad. Su nieto homónimo tiene nuevas pruebas –un análisis químico de la tinta en el papeleo relacionado con la propiedad– que según él demuestran que el régimen nazi obligó a Solms-Baruth a ceder la tierra.

La resistencia alemana, de Hitler a Tom Cruise

"Crecí con el objetivo y las instrucciones de mi padre: este litigio es lo que deberíamos hacer si Alemania se reunificara alguna vez", dijo el quinto y actual Friedrich zu Solms-Baruth, de 55 años. "Nunca pensó que vería el día, y cuando lo hizo, comenzó el litigio de inmediato".

Si bien las confiscaciones de los nazis fueron anuladas en general después de 1989, el tratado de unificación de Alemania sostiene que las incautaciones durante el periodo inmediatamente posterior a la guerra no se verían afectadas. Solms-Baruth V afirma que la tinta utilizada en las instrucciones para destruir cualquier papeleo relacionado con el patrimonio de su familia es anterior a ese periodo.

Una portavoz del Tribunal Administrativo Federal de Leipzig, a cargo del caso, declinó comentar sobre litigios pendientes, mientras que el Ministerio de Finanzas no respondió de inmediato un correo electrónico en busca de comentarios.

División posguerra

El caso demuestra que Alemania todavía está lidiando con las consecuencias del surgimiento de Hitler, cuya caída llevó a la división posguerra del país y la creación de Alemania Oriental como satélite de la Unión Soviética. Desde el final de la guerra, el Estado ha pagado más de 2.000 millones de euros (US2.240 millones) a las víctimas de los nazis que perdieron propiedades en la antigua Alemania Oriental, según datos del gobierno, y eso puede aumentar si otros siguen el ejemplo de Solms-Baruth.

"Las cifras podrían ser astronómicas", asegura Solms-Baruth V. "A estas alturas, se ha vuelto mucho más grande que reivindicar a mi abuelo y no dejar que se salgan con la suya en el caso de nuestra familia", dijo.

Las dinastías aristocráticas como los Solms-Baruth pueden transmitir los títulos que tenían en la época monárquica de Alemania. El príncipe Friedrich V remonta los orígenes de su clan a hace más de 500 años y cuenta entre sus parientes lejanos al Duque de Edimburgo del Reino Unido, el esposo de la Reina Isabel II.

Los Solms-Baruth no son la única familia alemana que busca respuestas sobre sus antepasados durante la era nazi. Este año, la multimillonaria familia Reimann –cuya compañía JAB Holding Co. es propietaria de Keurig Dr Pepper Inc., Panera Bread y Krispy Kreme Donuts– reveló que le han pedido a un historiador investigar los lazos del clan con el régimen. Se espera un informe sobre los hallazgos el próximo año.

Víctimas del régimen

Alemania enfrentó una oleada de reclamaciones por bienes raíces perdidos después de su reunificación en 1990. Antes de eso, solo Alemania Occidental tenía leyes que permitían la devolución de bienes incautados por los nazis. Junto con la propiedad perdida, el Estado ha pagado a grupos judíos, objetores de conciencia y homosexuales que se convirtieron en víctimas del régimen.

Cuatro años después de que Solms-Baruth comenzara su litigio, llegaron a un acuerdo parcial que excluía las propiedades en el patrimonio propiedad de los gobiernos locales. Los fondos de ese acuerdo ayudaron a pagar los costos legales y de investigación en que incurrió Solms-Baruth V, quien se hizo cargo del caso después de la muerte de su padre en 2006. Ahora consume la mayor parte de su tiempo.

La "codicia humana" es la respuesta simple de por qué los nazis confiscaron las propiedades, asegura el abogado alemán Stephan Glantz, quien representó a los gobiernos locales y a las familias, incluida la suya, en casos de derechos de propiedad en Alemania Oriental. "Los activos confiscados de alguna manera fueron a parar a manos de personas que eran amigos de los líderes nazis", dice, hablando en general. "Los robaron y se los dieron a amigos y aliados para mantenerlos leales".

El reclamo del nieto del príncipe podría generar un efecto dominó y produciría más pedidos de compensación

Liberado de la prisión en los últimos meses de la Segunda Guerra Mundial, Solms-Baruth III se quedó en Alemania con la esperanza de convencer a las fuerzas rusas de su ideología antinazi. Sin embargo, pronto se enteró de los planes para arrestarlo en una reunión pública con un general ruso, lo que lo llevó a huir del edificio a través de la ventana de un baño.

Luego llevó a su familia a una granja en la antigua colonia alemana de Namibia, uno de los pocos bienes que le quedaban, acompañado por su chófer y su ayuda de cámara. En el camino, los Solms-Baruth se detuvieron en Dinamarca para quedarse con una pariente que se había casado con el hermano del rey del país. Luego viajaron a Estocolmo como invitados de la nobleza sueca, hasta que finalmente pudieron abordar un barco a África.

Solms-Baruth III murió en 1951. Su hijo finalmente se ganó la vida criando animales para la caza, una subsistencia muy diferente de las empresas madereras en la antigua propiedad de la familia a casi 12.000 kilómetros de distancia. Solms-Baruth V creció esperando convertirse también en agricultor. Sin embargo, ahora él y su familia tienen la oportunidad de reclamar lo que ven como propiedad robada, y no planea abandonar la pelea.

"Hay mucho en juego desde un punto de vista moral", dice. "Una vez que vas en esta dirección, no vuelves atrás", concluye.

Bloomberg/MC


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4731

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard