Despejado
Temperatura:
10º
Ciudad:
Buenos Aires
viernes 20 de septiembre de 2019 | Suscribite
BLOOMBERG / TENSIÓN EN ORIENTE MEDIO
martes 23 julio, 2019

La próxima confrontación entre EE.UU. e Irán podría darse en Irak

Se derribaron drones y se atacaron petroleros en el Golfo Pérsico mientras las tensiones entre aumentan los temores de guerra en torno a un punto crítico para el petróleo. Pero cualquier conflicto entre rivales en realidad podría comenzar en el único país donde ambas partes tienen fuerzas sobre el terreno.

Glen Carey

CASOS. El barco británico y el iraní junto a un destructor de Londres. Foto: AP.

Se derribaron drones y se atacaron petroleros en el golfo Pérsico mientras las tensiones entre Estados Unidos e Irán aumentan los temores de guerra en torno a un punto crítico para el petróleo. Pero cualquier conflicto entre rivales en realidad podría comenzar en el único país donde ambas partes tienen fuerzas sobre el terreno: Irak. Después de dos guerras con Estados Unidos desde 1990, un brutal conflicto civil y, más recientemente, el surgimiento del Estado Islámico, aproximadamente 5.200 tropas estadounidenses están estacionadas en Irak, entre miles de milicias chiíes respaldadas por Irán y controladas por funcionarios en Bagdad que simpatizan con Teherán.

Esa complicada realidad deja a los funcionarios iraquíes en una situación difícil mientras navegan los lazos de seguridad con EE.UU. y sus vínculos políticos y religiosos con Irán, según Ali Vaez, director del Proyecto Irán en International Crisis Group. "El gobierno iraquí no puede permitirse alienar a ninguno de los dos lados", dijo Vaez en una entrevista telefónica desde Washington. "Es exactamente por eso que ahora se encuentra entre la espada y la pared".

Hasta ahora, el conflicto directo se evitó, y la guerra abierta es poco probable dado el mayor poder militar de EE.UU., pero la espera es intranquila. Estados Unidos sacó personal no prioritario de su embajada en Bagdad –su misión más grande y costosa en el mundo– y cerró su consulado en Basora a fines del año pasado debido a que los funcionarios temían que Irán estuviera socavando la autoridad central de Irak, así como la influencia de Washington. El consulado permanece cerrado.

Exxon evacuó temporalmente a sus empleados extranjeros de un campamento cerca del campo petrolero West Qurna-1 en Basora, en el sur de Irak, después de un ataque de cohete en las cercanías. En junio, cohetes impactaron un recinto oficial en la ciudad de Mosul, en el norte de Irak, y en el campamento militar de Taji, cerca de Bagdad, ambos con asesores militares estadounidenses, según informes de la prensa local.

Algunas "milicias" rebeldes respaldadas por Irán "conspiran contra los intereses de EE.UU. y planifican operaciones que podrían matar a estadounidenses, socios de la coalición e iraquíes", declaró Joan Polaschik, subsecretario de Estado adjunto en funciones para asuntos del Cercano Oriente, en una audiencia en el Senado la semana pasada. Estos grupos monitorean las instalaciones diplomáticas de EE.UU. y "continúan realizando ataques indirectos", dijo.

En la misma audiencia, el subsecretario adjunto de Defensa para Medio Oriente, Michael Mulroy, dijo que la "interferencia cínica" de Irán socava los intereses iraquíes y "pone en peligro" la estabilidad.

"Leales a Teherán"

"Nuestra principal preocupación es hasta qué punto las milicias que no cumplen, más leales a Teherán que a Bagdad, socavan la autoridad legítima del primer ministro iraquí, se aprovechan de los iraquíes comunes y desestabilizan a las frágiles comunidades recientemente liberadas del control de ISIS", dijo Mulroy.

La influencia de Irán en Irak se destacó el lunes, cuando el primer ministro de Irak, Adel Abdul Mahdi, se reunió con el presidente de Irán, Hassan Rouhani, en Teherán para discutir formas de desescalar la crisis en curso en la región. En los últimos arrebatos, Irán dijo que ejecutará a un grupo de supuestos espías entrenados por la CIA, mientras que Teherán y Londres permanecen en un enfrentamiento por un par de petroleros incautados.

Atrapado en el medio, el gobierno iraquí "trata de controlar la situación" siendo un "factor de calma" en la región, asegura Raid Fahmi, un legislador iraquí. “Si la situación se agravaba y se mueve a enfrentamientos armados, esto podría tener consecuencias. Irak podría convertirse en parte del conflicto porque hay partidos políticos "que considerarían esto como" su batalla contra EE.UU.", afirma.

Los funcionarios iraníes alardean regularmente de su acceso a los principales funcionarios iraquíes, así como de su capacidad para viajar abiertamente por el país, un gran contraste con los diplomáticos y los funcionarios de la administración estadounidense, que generalmente mantienen un perfil bajo.

Cuando Rouhani visitó Irak en marzo, se reunió con el Gran Ayatolá Ali al-Sistani, el clérigo chií más respetado del país. El presidente Donald Trump, quien a principios de este año enojó a los legisladores iraquíes al decir que las tropas estadounidenses en el país eran necesarias para “vigilar” a Irán, visitó las fuerzas estadounidenses al noroeste de Bagdad en diciembre, pero no se reunió con ningún alto funcionario iraquí.

Alianza en Siria

Para Irán, Irak es un vínculo estratégico en su política regional que lo enfrenta a Estados Unidos y sus aliados, incluidos Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos. Los iraníes han apoyado al presidente sirio Bashar al-Assad y los rebeldes chiíes hutíes en Yemen en las guerras regionales por representación, y reforzaron los lazos con Qatar –que alberga una base militar estadounidense clave–, después de que el emirato fuera aislado económicamente por un bloque de naciones liderado por los saudíes hace dos años.

En raras ocasiones, los intereses de EE.UU. e Irán en Irak convergen, como cuando las fuerzas de ambos lados lucharon por separado para expulsar al Estado Islámico del país, después de que el grupo terrorista se afianzara hace unos cinco años.

Irak bajo Saddam Hussein

La capacidad de Irán para influir en la política iraquí se remonta a la era de Saddam Hussein, un sunní. En ese entonces, muchos de la mayoría chií de Irak huyeron a través de la frontera con Irán para escapar del encarcelamiento, la ejecución y la tortura. A lo largo de las décadas, establecieron vínculos estrechos con funcionarios iraníes, se convirtieron en miembros del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, aprendieron persa y se casaron con iraníes, según Ali Alfoneh, un alto miembro de Arab Gulf States Institute en Washington.

Después de que EE.UU. derrocara a Hussein y su Partido Baaz en 2003, regresaron para unirse al gobierno o apoyar a las poderosas milicias chiíes. "Gran parte del establecimiento civil-militar iraquí, no solo las milicias, está estrechamente alineado con Irán", afirma Kamran Bokhari, director fundador de Center for Global Policy y académico no residente de Arabia Foundation. "La influencia de Irán es mucho mayor en Irak que la de EE.UU.”.

Este mes, en lo que fue visto como un guiño a Washington, Irak recortó el poder de las milicias respaldadas por Irán en las Fuerzas de Movilización Popular al ponerlas bajo el mando formal de los militares. Su decisión fue bien recibida por los funcionarios estadounidenses, aunque con cautela.

Gobierno "burlado"

Elementos de las fuerzas de la milicia, "lucharon valientemente contra ISIS y se ganaron el respeto del público", dijo Mulroy del Pentágono. “Pero en los últimos años, las milicias semiautónomas respaldadas por Irán han burlado sistemáticamente al gobierno de Irak y han recurrido a la criminalidad local para el autoenriquecimiento”.

Bajo Trump, EE.UU. ha incrementado su política de "máxima presión" sobre Irán con su retiro del acuerdo nuclear de 2015, y ese esfuerzo muestra pocas señales de alivio. Con el llamado califato del Estado Islámico en gran parte eliminado, EE.UU. quiere que Irán salga de Irak, ya que lo ve como otro ejemplo de la interferencia regional de Teherán.

"Irán debe respetar la soberanía de Irak y otros estados regionales, cesar las actividades desestabilizadoras en la región y abstenerse de acciones que inflamen las tensiones sectarias o empoderen a los extremistas", dijo el comandante Sean Robertson, portavoz del Pentágono, en un correo electrónico.

El potencial de un conflicto en Irak, intencional o no, es algo que también preocupa a los funcionarios iraníes, dijo Vaez, de International Crisis Group. "Hace algunos meses le pregunté a un funcionario iraní de alto rango sobre todos estos puntos críticos de la región: entre el estrecho de Ormuz, Yemen, los Altos del Golán, Irak,  Líbano, ¿cuál de todos le preocupa más?”, cuenta Vaez. "Respondió que Irak".


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4758

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.