28th de February de 2021
BLOOMBERG
06-01-2021 19:18

Los agricultores argentinos temen un retorno al proteccionismo

La prohibición de exportar maíz en Argentina está alimentando el temor entre los agricultores y comerciantes de que uno de los principales proveedores de alimentos del mundo esté regresando a una era de intervención brutal en los mercados agrícolas.

Jonathan Gilbert
06-01-2021 19:18

La prohibición de exportar maíz en Argentina está alimentando el temor entre los agricultores y comerciantes de que uno de los principales proveedores de alimentos del mundo esté regresando a una era de intervención brutal en los mercados agrícolas.

La medida, que crea un nuevo factor de aumento en los futuros de granos en los mercados mundiales —dado que Argentina es el tercer mayor productor de maíz—, aviva la preocupación de una intensificación del nacionalismo alimentario en todo el mundo a medida que la pandemia interrumpe el comercio.

El mundo teme que Argentina se convierta en un modelo de intervencionismo en el mercado de granos

El Gobierno suspendió los envíos de maíz hasta febrero para obligar a los productores a vender a la industria ganadera local. La idea es reducir los costos del pienso y, a su vez, los precios de la carne de res, cerdo, pollo, huevos y leche en un país donde se prevé que la inflación alcance 50% este año.

En protesta, tres de las cuatro principales asociaciones agrícolas de Argentina han llamado a sus miembros que detener la comercialización entre el 11 y el 13 de enero, lo que se suma al malestar de la industria en momentos en que los trabajadores portuarios se encuentran en huelga en demanda de mejoras salariales. Pero el presidente Alberto Fernández se mantiene firme, y dijo el miércoles por la radio que los precios de los alimentos en los hogares deben desacoplarse de los elevados valores de exportación.

Los agricultores argentinos ya han lidiado con este tipo de intervención y, en última instancia, dicen, es contraproducente: frena la inversión y la siembra, y finalmente causa escasez. Les preocupa que se extienda la prohibición, tanto en el tiempo como a otros productos como el trigo y la carne de res.

Esto se debe a que la última vez que el partido peronista estuvo en el poder, durante un período prolongado en las últimas dos décadas, las exportaciones estuvieron restringidas por barreras comerciales, impuestos o directamente prohibiciones. La producción disminuyó, y solo se recuperó bajo el Gobierno de Mauricio Macri, el presidente pro-mercado que terminó su mandato hace un año.

Los productores temen que el intervencionismo alimentario y la prohibición de exportar se extiendan al trigo y la carne

“Retirar la producción es nuestro mecanismo de defensa”, dijo Luis Garmendia, un agricultor de la ciudad de Intendente Alvear, quien plantó 95 hectáreas de maíz esta temporada.

Desde que el Gobierno anunció la suspensión de las exportaciones el 30 de diciembre, los futuros en Chicago han subido más de 4%, extendiendo las ganancias en los últimos seis meses a 43%. Los precios mundiales de los cultivos están aumentando a medida que los inversionistas recurren a los productos básicos en medio de un debilitamiento del dólar; el clima seco de Sudamérica oscurece las perspectivas del suministro; y China reconstruye su ganado porcino que fue devastado por la peste porcina africana.

El Ministerio de Agricultura declinó comentar sobre la posibilidad de nuevos límites a las exportaciones. Ciertamente, cuando el Gobierno elevó los impuestos a los envíos días después de entrar en funciones a fines de 2019, los aumentos para los granos y la carne fueron menores de lo esperado y las ventas en el extranjero se han mantenido en los niveles de la era Macri.

Pero los exportadores advierten que eso podría cambiar rápidamente.

“La intervención en mercados transparentes crea incertidumbre entre los agricultores que retrasan las ventas y reducen la siembra”, dijo en un comunicado la cámara de exportadores y procesadores de granos Ciara-Cec, cuyos miembros incluyen a los mayores comercializadores de productos agrícolas.

El agricultor Garmendia ya está considerando dejar de plantar trigo este año.

En esta Nota