lunes 19 de abril del 2021
BLOOMBERG Economía
29-03-2021 17:15

Viejo enemigo de tenedores de bonos de Buenos Aires juega duro

10 meses después de que el gobernador Kicillof detuviera los pagos por US$7.100 millones en bonos, apenas se ha avanzado en las conversaciones para su pago.

Jorgelina Do Rosario y Carolina Millan
29-03-2021 17:15

Axel Kicillof disfrutó el papel que desempeñó en el Gobierno argentino hace años: el de un irrespetuoso ministro de Economía de izquierda que se enfrentaba repetidamente con los inversores extranjeros. Lo odiaban y a él le encantaba.

Hoy, Kicillof está nuevamente involucrado en una contundente batalla con financistas en Nueva York y Londres. Esta vez es como gobernador de Buenos Aires, que, junto con casi una docena de provincias más, pidió el año pasado negociaciones de reestructuración de deuda cuando el Gobierno federal comenzó sus propias negociaciones con los acreedores. Pero, a diferencia de los demás, Buenos Aires aún no ha salido del default. De hecho, 10 meses después de que Kicillof detuvo pagos por US$7.100 millones en bonos, apenas se ha avanzado en las conversaciones.

Con los bonos ahora languideciendo a solo 35 centavos por dólar en los mercados secundarios y sin un centavo de ingresos por intereses, los acreedores se están cansando del estancamiento y el desinterés mostrado por los asesores de Kicillof. La semana pasada, fondos del grupo Ad Hoc de tenedores de bonos de Buenos Aires demandaron a la provincia en la corte estadounidense por capital e intereses impagos.

Esta táctica, según los analistas, puede ayudar a impulsar el proceso al obligar a la provincia a asumir un papel más activo en las negociaciones. Pero, advierten, hay otra dinámica en juego que amenaza con envalentonar a Kicillof para radicalizar aún más su enfoque de línea dura. El Gobierno federal, bajo la creciente influencia de la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, mentora de Kicillof, está presionando agresivamente por concesiones para refinanciar un programa fallido de US$45.000 millones con el Fondo Monetario Internacional.

Caída de bonos argentinos y nueva suba del riesgo país

Los bonos soberanos recientemente reestructurados del Gobierno, como los bonos en default de Buenos Aires, ahora se negocian por debajo de 40 centavos por dólar, un reflejo de lo mucho que la pandemia y la falta de credibilidad han golpeado a la economía y las finanzas del país.

“Para Kicillof, hay un planteo político”, dijo Diego Ferro, fundador de M2M Capital en Nueva York, un experimentado inversionista de deuda que no posee bonos de la provincia. “Esto hace que a menos que consiga un deal consistente con lo que hizo Argentina, va a reflejar mal en él”.

Y a medida que se acercan las primarias de agosto y las elecciones de mitad de período de octubre, la política desempeñará un papel cada vez más importante en la configuración de todos los aspectos de las políticas. Hacer un trato con el FMI o los tenedores de bonos provinciales no es una prioridad, especialmente durante una pandemia.

Buenos Aires ha extendido el plazo de su propuesta de deuda al menos en 13 ocasiones. Pero la semana pasada, la provincia publicó detalles de una nueva mostrado al fondo de cobertura con sede en Nueva York GoldenTree Asset Management, uno de sus mayores acreedores. Fue rechazado rápidamente, al igual que la contraoferta.

Al día siguiente, el grupo de acreedores, incluido GoldenTree, presentó dos demandas legales contra la provincia en el Tribunal de Distrito de Nueva York de Estados Unidos que buscaba el pago de US$366 millones en intereses y capital adeudados.

Axel Kicillof envió a la Legislatura dos proyectos sobre moratorias impositivas y cambios para monotributistas

“Definitivamente hay más presión con el litigio ahora en curso”, dijo Carlos de Sousa, gerente de cartera de mercados emergentes en Vontobel Asset Management en Zúrich. “Kicillof es bastante ideológico y cercano a Cristina. Y de ahí su falta de cooperación con los acreedores hasta hace poco”.

Pero aquellos que observaron a Kicillof como ministro de Economía entre 2013-2015 bajo la presidencia de Fernández de Kirchner saben que no se rinde rápidamente en conflictos de alto perfil con los acreedores. En ese entonces se enfrentó con Elliott Management de Paul Singer y otros acreedores, insistiendo en que Argentina no podía cumplir con un fallo a su favor y, finalmente, optó otra vez por un default con la bendición de la presidenta.

Y aunque esta vez ha delegado las negociaciones a su ministro de Economía provincial, Pablo López, él está muy involucrado.

Los recursos legales son solo una estrategia para presionar al Gobierno y la provincia aún tendrá 60 días para responder, dijo López en una entrevista la semana pasada. Si bien Kicillof, de 49 años, no participa directamente en las conversaciones con los tenedores de bonos, López frecuentemente discute el proceso de reestructuración de la deuda con él, dijo.

“Está enfocado e interesado”, dijo López. “Cuando digo que necesitamos una solución consensuada, no es una línea que defino yo, sino todo el Gobierno provincial”.

La provincia es más grande que muchos países y representa la mitad de la deuda de los Gobiernos regionales. Hogar de casi 18 millones de personas y que representan dos quintas partes del PIB de Argentina, es un campo de batalla político crítico en cualquier elección.

La semana pasada en un evento, Fernández de Kirchner, quien seleccionó a Alberto Fernández como candidato presidencial en 2019, criticó al FMI y los términos que se buscan para renegociar el mayor acuerdo de crédito jamás alcanzado con el banco sede en Washington. Los precios de los bonos cayeron.

Bonos argentinos en menos de 30 centavos por caída deuda global

“No podemos pagar porque no tenemos el dinero”, dijo, y Kicillof asintió con la cabeza en el fondo. Mientras hablaban, el ministro de Economía, Martín Guzmán estaba terminando un viaje a Washington después de reunión con funcionarios del FMI.

Después de que Fernández tomara el poder en diciembre de 2019, la provincia de Buenos Aires fue la primera en caer en default sobre sus pagos de deuda, en mayo. Días después, el Gobierno federal hizo lo mismo, junto con varias otras provincias en el transcurso de los siguientes meses.

Desde entonces, el Gobierno y ocho provincias han alcanzado acuerdos con acreedores. Los acuerdos fluctuaron desde alrededor de 55 centavos de dólar para los bonos del Gobierno, mientras que muchas autoridades regionales acordaron descuentos mucho más pequeños, entre 83,4 y 96,3 centavos, considerando un rendimiento de salida de 10%. Si bien algunas provincias pequeñas también permanecen en conversaciones, Buenos Aires, que ofreció pagar alrededor de 65 centavos, es el último que aún tiene pendiente su restructuración de deuda.

Como ministro de Economía, Kicillof negoció un acuerdo con la empresa española Repsol SA después de que el Gobierno se apoderara de su participación en la productora de petróleo YPF SA en 2012, acordando compensar a la compañía con bonos. También llegó a un acuerdo con los acreedores del Club de París.

Esos eventos dan a algunos inversionistas esperanza en que eventualmente se llegará a un acuerdo. Aun así, su retórica sigue siendo combativa. Hablando en un evento el viernes, Kicillof llamó a los inversionistas “poco comprensivos e intransigentes”.

“Las demandas judiciales no nos van a conducir a soluciones para los problemas de fondo”, dijo. “Continuamos abiertos al diálogo para alcanzar un acuerdo que sea conveniente para los acreedores y que la provincia pueda afrontar”.

Incluso después de que se presentó la demanda, Kicillof tiene pocos incentivos financieros para llegar pronto a un acuerdo u ofrecer concesiones a los acreedores. La provincia, de manera realista, no tiene ninguna posibilidad de recurrir a los mercados internacionales para obtener nuevos fondos, por lo que tiene poco que perder al prolongar las conversaciones. Y si un fallo de la corte fuera en su contra, los abogados de la provincia podrían apelar el caso varias veces, y eso podría extender la saga hasta las próximas elecciones de gobernador en 2023.

“No me queda claro que Kicillof quiera arreglar con un headline deal que no sea por lo menos similar al de la República Argentina, dijo Ferro.

En esta Nota