viernes 12 de agosto de 2022
CICLO DE ENTREVISTAS Perfil Educación

Federico Pinedo: “Tengo la esperanza de que Massa logre torcer el rumbo de la catástrofe”

El exsenador del PRO participó del Ciclo de Entrevistas organizado por estudiantes de Periodismo de la Escuela de Comunicación. La posibilidad de Cristina termine presa en la causa Vialidad. Apoyo a Patricia Bullrich para 2023. Y dudas por la candidatura de Macri.

04-08-2022 21:45

Federico Pinedo participó de una conferencia de prensa organizada por estudiantes de Periodismo de la Escuela de Comunicación del Grupo Perfil, en la cual destacó que la llegada de Massa al ministerio de economía “es algo positivo en un sentido”. Señaló que “la situación venía en caída libre con un abismo adelante” y que tiene la esperanza de que su llegada calme un poco la situación sin embargo, afirmó que no es la solución. “No creo que Massa haga los cambios que la Argentina necesita para salir de esta crisis enorme en la que está. Pero espero que pueda, por lo menos, evitar el rumbo de colisión”, apuntó. También criticó su gestión política. “Ha sido muy sinuoso. Es claramente una persona orientada a la búsqueda del poder personal”, sostuvo.

El ex senador y figura clave del oficialismo durante el gobierno de Juntos por el Cambio también reflexionó sobre su descreimiento respecto de que Cristina Kirchner termine presa. “Tiene varias instancias de apelación, es probable que sea candidata en la próxima elección antes de la sentencia definitiva, y eso le daría fueros nuevamente”. Además agregó que “después va a tener más de 70 años, que es la edad para pedir la eximición de prisión” y eso lo lleva a creer que no terminará presa. Así mismo, destacó que no le parece bueno que la política juzgue a los contrincantes políticos. “Es indiscutible que existió una organización delictiva muy importante, pero eso lo tiene que definir y decir la Justicia”, indico Pinedo, en el Ciclo de Entrevistas a cargo de Rodrigo Lloret, director de Perfil Educación.

—¿Cuál es su lectura sobre la llegada de Sergio Massa al Ministerio de economía?

—Pienso que es algo positivo en un sentido. Me parece que la situación venía en caída libre con un abismo adelante y tengo la esperanza de que Massa logre torcer el rumbo de la catástrofe y calme un poco la situación. No creo que Massa haga los cambios que la Argentina necesita hacer para salir de esta crisis enorme en la que está. Pero espero que pueda por lo menos evitar el rumbo de colisión.

—¿Qué opina respecto de la designación de un ministro de Economía que no es economista?

—Eso no me llama la atención. Todos los ministerios son políticos. Por supuesto que debe tener el asesoramiento económico adecuado y debe tener una visión de la economía. espero que la tenga.

— ¿Qué aspectos o aristas le gustan de Massa?

—No demasiadas, ha sido muy sinuoso. Es claramente una persona orientada a la búsqueda del poder personal. Tiene cosas positivas como su capacidad de diálogo con mucha gente. Después, bueno, hay que ver si aprovecha esos diálogos para cosas constructivas o no.

—En caso que se pueda revertir la situación económica del país, ¿qué incidencia tendría en el escenario de Juntos por el Cambio?

—No lo modifica, la Argentina tiene que hacer una transformación muy importante en su sistema productivo. Las cosas que pudiera hacer bien Massa van a favorecer a la Argentina y al próximo Gobierno. De lo contrario, si lo único que hicieren fuera estirar la mecha de la bomba, para que la bomba explote en el próximo Gobierno y no ahora, no el año que viene, no en este Gobierno, eso sería muy dañino para la Argentina. Espero que Massa haga las cosas lo mejor que pueda.

—¿Cree usted que Cristina Kirchner puede terminar condenada y presa?

—Creo que no, por motivos técnicos, porque tiene varias instancias de apelación,  y es probable que sea candidata en la próxima elección antes de la sentencia definitiva y eso le daría fueros nuevamente. Y si mis cálculos no fallan después va a tener más de 70 años, que es la edad para pedir la eximición de prisión. Así que en la peor hipótesis creo que no, la peor hipótesis para ella.

—¿Entonces no cree que la expresidenta termine presa?

—Exacto, pareciera que por un tema técnico la respuesta sería “No”.

—Pero fuera de lo técnico, ¿considera que debería terminar presa en función de las pruebas presentadas por el fiscal?

—Este es un momento muy sagrado para los ciudadanos porque esperan que la Justicia actúe con seriedad. No conozco el expediente. Tengo una opinión formada por lo leído en los diarios y por la política, pero no me parece bueno que la política sea la que juzgue a los contrincantes políticos. Creo que el trabajo del fiscal ha sido muy serio hasta el momento, y que es indiscutible que existió una organización delictiva muy importante, hay prueba suficiente de ello en muchos aspectos. Los bolsos de López no son discutibles, la fortuna de cientos de millones de dólares de Muñoz, el secretario de la ex Presidenta, no es discutible, las declaraciones de algunas personas que participaron de esos hechos no son discutibles. Ayer estaba oyendo al Senador Juez que decía que Lázaro Báez lo había ido a ver para decirle que le hacía obras con dinero que iba a poner el Gobierno Nacional pero se las hacía hacer él. Eso fue cuando el Senador Juez era Intendente de Córdoba. Todo eso no es discutible, y demuestra que hubo una organización delictiva muy evidente y probada. Vergonzosamente efectiva y que recién muchos años después se está juzgando. Pero el juicio en lo que hace a la actual Vicepresidenta, depende de si existe prueba o no que indique que ella participó de esos hechos o no. Creo que el fiscal tiene que mostrar las pruebas que tiene, como lo está haciendo y ver hasta dónde llega. Y la defensa de Cristina Kirchner contradecirlo y demostrar que eso no es así. Pero eso lo tiene que definir y decir la Justicia.

—En el caso que Cristina Kirchner no fuese condenada, ¿cuál piensa que podría ser la repercusión social?

—Debería ser la aceptación, no debería ser de otra manera. Se juzga en un Estado de Derecho con el derecho. Los que dicen cuál es la ley son los jueces. Los que dicen cuáles son los hechos que se adecuan a las leyes son los jueces y si rompemos ese sistema nos queda la ley de la selva. Hay que aceptar lo que diga la Justicia. Algunas veces la Justicia se equivoca, otras no. Algunas veces se equivoca de buena fe, otras no. Lo que tenemos que tratar como sociedad y en la política es que no haya equivocaciones de mala fe. Pero ese es el tema de la reforma de la Justicia que es otro tema. Creo que la frase más adecuada la dio Max Weber  cuando dijo que “se requerían jueces de la ley y no jueces del poder”. Eso es una garantía para todos los habitantes de un país. Si eso no está, queda la ley de la selva que es la ley de la violencia en lugar de la ley del derecho.

—En declaraciones radiales mencionó que hace rato que Alberto Fernández se retiró de su rol de presidente. ¿Desde cuándo cree que dejó de serlo?

—Más notoriamente desde la renuncia de Guzmán. Antes un poco también, pero supongo que por subordinación a su jefa política que es Cristina Kirchner. Después de la renuncia de Guzmán ya fue un descontrol y me parece que el Presidente desistió de liderar.

 Fernándo Pinedo 20220802

—¿Quién sería su candidato preferencial para las elecciones del 2023?

—Yo trabajo para Patricia Bullrich así que estoy muy sesgado en mi juicio. Yo he trabajado mucho con Mauricio Macri y trabajo ahora con Patricia Bullrich. Patricia me parece que está encabezando las encuestas de imagen y está muy bien en las encuestas de intención de votos. Falta mucho para la elección, así que lo que tenemos claro en su equipo es que no hay que focalizarse en la campaña electoral sino en que es lo que hay que hacer para cambiar la Argentina. Pero la veo bien.

—¿Por qué prefirió darle respaldo político a Patricia Bullrich y no a Horacio Rodríguez Larreta?

—Yo creo que Larreta tiene una mirada de la situación que consiste básicamente en hacer un acuerdo del sistema político. Él lo llama un acuerdo del 70% del sistema político, para que después según dice él, los cambios que hay que hacer en la Argentina perduren en el tiempo. Si el 70% está de acuerdo, se supone que en el tiempo ese 70% va a mantener la postura. Yo no comparto esa mirada, creo que la Argentina tiene que hacer cambios muy profundos. Creo que 70% del sistema político está integrado por una buena parte del problema y no de la solución, me parece que esa gente no quiere hacer grandes cambios y me parece que el establishment de la Argentina es muy negativo para el país. Entonces arreglar con el establishment de la Argentina, para mi criterio y el de Patricia Bullrich, sería un no cambio por lo menos en la intensidad que la Argentina requiere.

—¿Esos cambios profundos vendrían de la mano de Javier Milei dentro del equipo de Patricia Bullrich?

—No, esos cambios vendrían de la mano de un plan de estabilización con crecimiento. Es un tema muy analizado en la práctica y la teoría económica, muy estudiado. Ha habido en la Argentina una gran experiencia en planes de estabilización, varios han fracasado y eso genera enseñanzas: sin crecimiento inmediato los planes de estabilización no estabilizan. Entonces hay que actuar en los elementos que requieren la estabilización: cortar la inflación, no gastar más de lo que tenés y no emitir más dinero de lo que el funcionamiento de la economía requiere. También hay que actuar  en otros aspectos que impulsen el crecimiento, como la baja de impuestos o una reforma en los mecanismos de trabajo que permitan la incorporación de los informales al mercado regular.

— ¿Por qué no trabaja actualmente con Macri?

—Sí trabajo con Macri, lo veo muy seguido, casi semanalmente o un poco menos cuando uno está de viaje. Macri está dedicado a tres cosas. En primer lugar la unidad de JxC, cree que eso es indispensable para que exista una alternativa política en la Argentina. Lo segundo es ganar la elección, para lo cual el ex Presidente está dispuesto a acompañar a quien esté en mejor condiciones de ganar, y lo tercero es saber qué es lo que hay que hacer y tener el coraje y convicción para hacerlo desde el día uno de Gobierno. Está dedicado a todo eso y está colaborando mucho con cada uno de los candidatos. Colabora mucho con nosotros también, así que estoy trabajando con Macri casi igual que siempre.

—Entre Patricia Bullrich y Mauricio Macri ¿A quién elegiría como candidato para las próximas elecciones 2023?

—Trabajo con los dos. Así que no puedo elegir.

—Como representante político ¿Cuán responsable se considera de la crisis que está atravesando Argentina?

—No, no existe tal cosa como "los políticos" hay algunos políticos que dicen que hay que ir para el norte y hay otros que dicen que hay que ir para el sur, y por supuesto, si en un momento dado se va para el norte, los que dicen que hay que ir para el sur no son responsables. Yo sí me considero responsable de lo que no hicimos en nuestra gestión, donde yo era una persona cercana al presidente, tenía una voz para expresarme cerca del presidente. Y me parece que, como casi todos en nuestro equipo, sentimos que no hicimos lo suficiente para cambiar el rumbo en un momento en que pensamos que había que cambiar el rumbo. Así que en eso sí me parece que nosotros evaluamos mal la situación económica, creo que fue un error pensar que se podía bajar la inflación en cinco o seis años. Me parece que la inflación hay que bajarla drásticamente, entonces lamento mucho que no lo hayamos hecho así. No sé si teníamos el poder político para hacerlo al principio del gobierno, pero creo que debíamos haberlo intentado. Por lo menos, y con el diario del lunes, me hubiese gustado haberlo intentado.

—¿Existe alguna propuesta económico-política concreta por parte de la oposición para revertir la situación de Argentina?

—Precisamente lo que mencioné antes, un plan de estabilización con crecimiento, nosotros estamos convencidos. En la oposición hay tres grandes grupos de trabajo en materia económica. El más cercano a nosotros está dirigido por Luciano Laspina, un economista joven, diputado de la Nación. Otro dirigido por Carlos Melconian y otro por Hernán Lacunza, que fue el último Ministro de Economía de Macri. Los tres equipos coinciden en que hay que aplicar un plan de estabilización de “shock”, de entrada apenas asume el Gobierno para luego generar las condiciones de crecimiento. Esta es la mirada central de la urgencia. Después hay un montón de otras miradas sobre temas relevantes en la Argentina. Tal vez,los más relevantes de los cuales sean la educación y la capacitación para el trabajo.

—Le agradecemos su participación en el Ciclo de Entrevistas organizado por estudiantes de Periodismo de Perfil Educación y le damos la posibilidad de cerrar el reportaje con un comentario final.

—Sin periodismo, no hay control de los gobernantes elegidos democráticamente. Sin periodismo, no hay manera de que la opinión pública se pueda expresar. Creo que esa vieja costumbre del viejo periodismo, de los viejos diarios, que consistía en mostrar las diferentes visiones sobre un mismo tema para que el que lea un diario pueda formar una opinión, se está perdiendo mucho. Por lo cual uno ve en distintos lugares, en Argentina también, que los medios son como militantes de una postura. No me parece mal que lo sean, pero considero relevante que exista un espacio en el que las distintas voces se puedan oír de forma conjunta para formarse una opinión. Eso era una práctica del buen periodismo. Los viejos periodistas tenían una serie de reglas éticas o del “buen periodismo”. Similar a lo que ustedes aprenden sobre tener cierta cantidad de fuentes para chequear antes de poder afirmar una cosa. Mantener la objetividad del que informa me parece relevante para la sociedad. Así como dije antes, sin jueces viene la ley de la selva, sin periodistas también sería la ley de la selva, sería el mundo de los poderosos que pueden hacer cualquier cosa con los demás. Es necesario respetar la convivencia en paz y respetar los frenos y controles que la sociedad tiene donde uno de los más importantes es la libertad de prensa. Es esencial para convivir en paz, sino los poderosos se apropian de la cosa y todos pasamos a ser medios para sus fines y no fines hacia nosotros mismos. Todo esto, son las bases del sistema democrático y de la convivencia de una sociedad en la que uno pueda desarrollar su propia personalidad deacuerdo a sus valores. 

 

Por María Gabriela Maidana, Jorge Gutiérrez y Alan Rojas.

Estudiantes de Periodismo Perfil Educación

Escuela de Comunicación