sábado 25 de septiembre de 2021
CIENCIA polemica por la oxicodona
29-03-2019 23:40
29-03-2019 23:40

Los analgésicos opiáceos ya son la tercera droga legal de abuso

Los supera el alcohol y el tabaco, según un informe de la Sedronar. Aunque se venden bajo receta, existe un mercado ilegal en la web.

29-03-2019 23:40

En 2017 Donald Trump declaró la adicción a opiáceos como una “emergencia de salud pública” en Estados Unidos. Ese mismo año 47.600 mil personas murieron por sobredosis a analgésicos opioides como la oxicodona, según los Centros para el Control de Enfermedades (CDC). Hoy esta droga, que también se vende en la Argentina, está en el centro de un escándalo judicial tras la demanda del estado de Nueva York contra siete farmacéuticas –la principal Purdue Pharma de la multimillonaria familia Sackler– por “publicidad engañosa”.

La epidemia de sobredosis que vive EE.UU. amenaza extenderse a otros países. De hecho, los analgésicos opioides sin prescripción médica ya son la tercera sustancia legal de mayor consumo en la Argentina, detrás del alcohol y el tabaco. Según el último Estudio Nacional en población de 12 a 65 años sobre consumo de Sustancias Psicoactivas de la Sedronar, unas 1.176.351 personas, el 6,2% de la población bajo estudio, declaró haber usado alguna vez analgésicos opiáceos sin indicación médica. Este porcentaje es aún mayor en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (8,1%) y en mujeres (9,7%).

Las sustancias más usadas por los argentinos.

“Cuando hablamos de opiáceos, hablamos de derivados del opio, la planta de amapola que tiene como sustancias naturales la morfina y la codeína. De entro de ellos, están la oxicodona, un derivado semisintético de la codeína que se usa como analgésico. Está dentro del grupo de los analgésicos más potentes. Realmente es muy efectivo, calma dolores intensos, agudos y por eso en algunos países se lo utiliza mucho”, le dijo a PERFIL Carlos Damín, jefe de Toxicología del Hospital Fernández.

Para EEUU, Argentina no es un país productor de drogas

¿Por qué se abusa de ellos? “Porque los opioides además de generar analgesia, generan una suerte de placer, alivio y eso hace que en el organismo se genere una suerte de dependencia. Tienen una alta capacidad de generar adicción, con lo que después de usarlo durante dos o tres días requiere que se aumente la dosis para producir el mismo efecto. Entonces la gente empieza a usar cada vez más analgésicos y termina atrapado porque después no puede suspender la dosis. Al hacerlo, se generan muchos problemas de salud, que es lo que se conoce como síndrome de abstinencia”, agregó Damín, presidente de Fundatorx.

Los opioides generan depresión respiratoria y depresión del sistema nervioso central. Esto hace que una dosis muy alta puede provocar la muerte por paro cardiorrespiratorio. Estas sustancias estuvieron involucradas en la muerte de varios famosos; entre ellos la cantante Whitney Houston, los actores Philip Seymour Hoffman, Heath Ledger y el empresario y actor argentino Ricardo Fort.

Un reciente informe de la Organización de los Estados Americanos (OEA) advierte que la epidemia de opioides sintéticos que afecta especialmente a Estados Unidos y Canadá podría trasladarse al hemisferio sur. Para Damín, es cierto que el problema de los opioides se está extendiendo. “En los últimos tres años hemos visto un incremento de la demanda de pacientes con esta problemática en el Hospital. Si bien todavía no es significativo, porque seguimos teniendo más problemas con el alcohol y la cocaína que con los opioides. Los problemas que tenemos son más frecuentes con el tramadol –que es otro analgésico de la familia de los opioides– que con la oxicodona”.

Qué es la oxicodona y por qué su uso puede ser peligroso

Comercio.

El mayor fabricante de Oxicodona es Purdue Pharmaceutical de Estados Unidos, que lo vende bajo el nombre comercial de Oxycontin. Esta droga es importada a la Argentina por Mundipharma Pharmaceutical Argentina SRL. “Al contener un principio activo que se encuentra clasificado en la “lista I” de la ley de 17.818 de Estupefacientes, solo pueden ser prescriptos por médicos matriculados mediante recetas extendidas en formularios oficiales. Estas recetas deben ser entregadas (original y duplicado) en la farmacia donde el profesional debe asentarlas en libros oficiales y enviar el duplicado a la autoridad sanitaria”, señalaron desde la Anmat.

“Durante el año 2017 se oficializaron importaciones del producto Oxycontin por un total de 28.266 unidades correspondientes a sus diferentes concentraciones autorizadas, produciéndose una disminución durante 2018 a 24.200 unidades en total. Asimismo, durante el año 2017 se ha informado un solo evento adverso relacionado al producto Oxycontin, siendo prurito la reacción reportada”.

A pesar de que se debe vender bajo receta oficial y ser expedido en una farmacia, proliferan los sitios en la web que ofrecen oxicodona sin ningún tipo de control a $ 6 mil la caja de treinta comprimidos. “Pasa lo mismo que con el Oxaprost (misoprostol), hay un uso clandestino y un mercado ilegal creciente.

Aunque no haya datos oficiales, tenemos registradas 300 muertes por la adicción a la oxicodona en el país”, sostuvo Marcelo Peretta, presidente del Sindicato de Argentino de Farmacéuticos y Bioquímicos.

El 13 de marzo pasado organismos de seguridad de Argentina y la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA por sus siglas en inglés) desmantelaron una intrincada organización dedicada a la venta ilegal de opiáceos y medicamentos en internet tanto en el país como en EE.UU. La banda detenida en CABA vendía oxicodona, hidrocodona y codeína provenientes de Rumania e India, en el sitio web llamado Goldpharma. La red lavaba sus ganancias, calculadas en millones de dólares, a través de dos organizaciones distintas, también en Argentina.

 

Nueva demanda en EE.UU. contra los Sackler

  • La multimillonaria familia Sackler, dueña de la farmacéutica Purdue Pharma, enfrenta una nueva demanda en EE.UU. por su analgésico Oxycontin, en el ojo de la tormenta por la epidemia de adicción a los opioides en el país.
  • El estado de Nueva York acusó a los Sackler, destacados filántropos, por transferir de manera fraudulenta fondos de Purdue para evitar que sean utilizados para pagar demandas por el adictivo medicamento.
  • “Mientras la familia Sackler se enriquecía, la salud de los neoyorquinos se empobrecía y nuestro estado debía pagar la cuenta”, dijo la fiscal general de Nueva York, Letitia James.
  • “Encontramos que los fabricantes y distribuidores de productos farmacéuticos llevaron a cabo por años publicidad engañosa sobre los riesgos de los opioides y no cumplieron con su deber básico de reportar conductas sospechosas, lo que lleva a la crisis que vivimos hoy”.
  • Purdue Pharma alcanzó esta semana un acuerdo de 270 millones de dólares en el estado de Oklahoma, pero la compañía enfrenta cientos de causas, incluyendo las de Nueva York. Los Sackler han sido mecenas de alto perfil, pero museos y galerías ahora rechazan sus donaciones.