sábado 31 de julio de 2021
COLUMNISTAS rumbo a noviembre
18-07-2021 00:05

Batallas en las sombras

La selección de los candidatos que competirán en las elecciones es un momento trascendente, pero opaco.

El momento de selección de los candidatos que competirán en las elecciones de 2021 es uno de los momentos más transcendentes y también uno de los más opacos. La primera etapa de presentación de frentes finalizó el miércoles último y la de las listas de candidatos será el próximo sábado a las 12 de la noche.

Misterios. No se sabe a ciencia cierta cómo se constituyen las listas, pero difícilmente se pueda encontrar un patrón general. Lo único claro que quien encabeza tiene que contar con el capital de la popularidad, o al menos conocimiento. Si cuenta con prestigio, mejor, pero es claro que no es requisito indispensable. Una de las funciones principales de las encuestas de opinión es registrar el conocimiento de los posibles candidatos, muchos de los nombres que se incorporan en algunas grillas hoy en día para identificar popularidad sacaría una sonrisa a más de uno.

La experiencia. Daniel Scioli fue una brújula que guió a parte de la política argentina en los últimos 30 años. Las encuestas que enviaba a realizar Carlos Menem incorporaban una gran cantidad de figuras conocidas y detectaron rápidamente la enorme popularidad del entonces motonauta. Su carrera política arrancó en 1997 como diputado, y continúa hasta hoy como embajador ante Brasil. En 2015 perdía el ballotage contra Macri por escasos 680 mil votos. Hoy el Frente de Todos necesita imperiosamente un Scioli para encabezar la lista de diputados nacionales en la provincia de Buenos Aires, que se ha convertido una piedra caliente.  

Dudas. Concluida la primera etapa de la presentación de listas el Frente de Todos no registró novedades, no va a tener primarias en los principales distritos, prima el criterio de defender “la marca”. La contracara de esa decisión es que va a tener que ubicar candidatos atractivos en las mayores plazas electorales. El mayor error que puede cometer es subestimar al electorado descansando en su núcleo duro y el rechazo a la gestión de Mauricio Macri. Si bien durante todo el año pasado una parte importante de la sociedad empatizaba con Alberto Fernández bajo la expresión paraguas “hace lo que puede”, este año el clima de opinión cambió bruscamente y se percibe a un gobierno detenido, sin iniciativas importantes, con dificultades para tomar decisiones hasta la más nimia como activar la ley que actualiza el monotributo. También las declaraciones del Presidente mellan su figura, por ejemplo, su respuesta sobre la situación de Cuba sorprendió a propios y ajenos, del manojo de argumentos posibles, probablemente eligió el peor: el desconocimiento. Argentina tiene no solo embajada en Cuba, sino una muy nutrida Cancillería que se supone tiene información de las mejores fuentes. Luego, la foto de Fabiola Yáñez compartiendo el imponente arreglo floral con motivo de su cumpleaños 40 en la Quinta Presidencial de Olivos, coincidió con un día muy triste para la Argentina. Tiene todo el derecho del mundo de festejar su cumpleaños, pero primero se trata de una cuestión privada, y esa foto inoportuna, viralizada en forma impresionante, detuvo la respiración de los propios en pleno proceso electoral.

Juntos, pero no mezclados. La novedad la dio el ex macrismo con su nueva denominación “Juntos” prescindiendo de “por el Cambio”. Pero la verdadera sorpresa es la facilidad con que Horacio Rodríguez Larreta hizo caer las pretensiones de Patricia Bullrich y Jorge Macri. Haciéndole caso a Monzó, lo hizo a fuerza de rosca, no existió congreso partidario ni nada por el estilo. Lejos de las hipótesis edípicas-freudianas de matar al padre, primó el cálculo político. No es muy común en los partidos argentinos que se dé este cambio de liderazgo “incruento”. El cálculo implícito es que los votos de Cambiemos no son de Mauricio Macri y que los votantes propios van a ser fieles porque la convocatoria es para vencer al kirchnerismo, y en particular frustrar la carrera política de Kicillof. “No nos une el amor, sino el espanto habría dicho Jorge Luis Borges. Es inimaginable hoy en el peronismo una rosca similar para correr a Cristina Kirchner del centro de la escena.

En el camino también Horacio Rodríguez Larreta se deshizo del acuerdo de palabra con José Luis Espert, prefiriendo la incorporación de Miguel Ángel Pichetto a la lista encabezada por Diego Santilli. Por primera vez HRL comienza a operar ubicuamente para incidir en las listas nacionales de todo el país, convencido que será presidente en el 2023 y que necesitará unas Cámaras parlamentarias con mayoría propia. Pero, como dicen los economistas, no se puede controlar el precio y la cantidad al mismo tiempo: no se pudo frenar la lista de Facundo Manes. En este sentido, el producto final de las primarias de Juntos en la provincia de Buenos Aires es una incógnita, algunas de las encuestas marcan un ascenso fulminante del neurólogo incluso superando al actual vicejefe de gobierno de CABA Santilli, pero la experiencia muestra que la espuma inicial tiende a bajar.

Riesgos. Manes ofrece un perfil diferente al clásico del PRO con un discurso de naturaleza despolitizada, con estilo más cercano al sciolista, que se referencia en los manuales de autoayuda. En ese plano, Manes busca empatizar con una parte de la sociedad que se hartó del enfrentamiento político, las agresiones y que creen que la grieta es una arquitectura hecha a medida por la política. ¿Podrá encantar a los desencantados? El tema es que, si se verifica que Manes, Santilli y la tercera lista de Gustavo Posse pescan en diferentes peceras, podría poner en aprietos al Gobierno. Obviamente Florencio Randazzo mira con atención el panorama ya que el neurólogo aminoró el impacto de la presentación de su sello “Vamos con vos”.

Por su parte, en Córdoba Juan Schiaretti volvió a apostar por el cordobesismo meditando si podría ser el Biden argentino en dos años. En Santa Fe JxC presentó cuatro listas para las PASO, lo que tranquilizó a Perotti que logró evitar las primarias, pero que enfrentan al resurgimiento del socialismo. también se debe prestar atención al panorama en Mendoza con la ruptura de los “gansos” del Partido Demócrata con Cambiemos. Las malas lenguas creen que tienen la finalidad de frustrar el tercer senador del FdeT, lo que le dio aire a José Luis Ramón con su partido “Protectora” de sumarse al todismo. Estas tres provincias eligen senadores, y definen buena parte de la gobernabilidad futura.

*Sociólogo (@cfdeangelis)