COLUMNISTAS
episodios

Criatura celestial

06-11-2021-logo-perfil
. | Cedoc Perfil

La muerte de Anne Perry despertó una historia y un nombre olvidados. Nadie recuerda quién fue Juliet Marion Hulme, ella misma, al nacer.

Su vida, desde que salió de la cárcel en 1959, la fue llevando a escribir historias criminales inventadas, hasta convertirse en la autora de policiales más vendida a fines del siglo XX y principios del XXI. Todos los años, algún asesinato se perpetraba en las calles londinenses de su imaginación, y volvía a convocar a sus detectives predilectos (así como Agatha Christie alternaba a Poirot con Miss Marple). En el caso de Anne Perry, primero apareció Thomas Pitt, en Los crímenes de Cater Street, 1979, protagonista luego de muchos de sus libros, y una década más tarde le tocaría el turno a su investigador privado, amnésico, William Monk, encargado de resolver nuevos crímenes en más de veinte novelas. 

Sin embargo, su vida olvidada, y dejado atrás su verdadero nombre (¿o habría que destituir la verdad del origen?), llegó a convertirse en película. Criaturas celestiales de Peter Jackson. Estrenada en 1994, cuenta la historia de Juliet Marion Hulme, a los trece años, cuando llega con su familia a la ciudad de Christchurch, en Nueva Zelanda, su padre habiendo sido nombrado rector en la Universidad de Canterbury. Allí conoce a quien será su gran amiga en ese período, Pauline Parker, luego cómplice del asesinato de la madre de esta última.

Los más de setenta libros que publicó Anne Pery no bastan para enterrar su propia historia. La minoría de edad la salvó de la pena de muerte, vigente en Nueva Zelanda en aquellos tiempos, aunque no de los cinco años de cárcel donde siguió nutriendo su fantasía ávida y feroz con libros que sus familiares le acercaban en las contadas visitas.

Esta semana, su muerte renovó la historia de su primera vida, eternizada en aquel rostro anhelante de Kate Winslet, también adolescente; Criaturas celestiales fue su primera película, y la intensidad allí plasmada se renovaría en papeles inolvidables (Sensatez y sentimientos, Titanic, Eterno resplandor de una muerte sin recuerdos o Revolucionary Road). 

¿Podrá una película valer más que millones de palabras, un episodio de la vida más que toda una obra?