jueves 11 de agosto de 2022
COLUMNISTAS Defensora de Género

Fin de año: un balance con la mira puesta en 2022

19-12-2021 04:24

Estamos llegando al final de un año atípico, pero por eso no menos importante. Como hacemos habitualmente al finalizar un año, se impone hacer un balance ¿Qué logramos?, ¿qué nos faltó?, ¿qué debemos mejorar? Como Defensora de Género de PERFIL creo que debo hacer ese balance y ayudar a promover ideas y acciones que contribuyan a esa igualdad y a lograr un país mas justo y equitativo para todos/as/es. 

El año 2021 estuvo signado por la pandemia y la salida paulatina de ella, con el avance de la vacunación, a pesar de los traspiés y vaivenes que sufrió desde el Vacunatorio Vip hasta las dificultades para el acceso a todas las disponibles, su logística de distribución y aplicación; los retrasos y problemas con la escolaridad presencial, que quedó atrapada en la grieta en un año electoral, a lo que se sumó la negociación de la deuda, el crecimiento de la pobreza y la lenta recuperación del empleo. El año culminó con la renovación paritaria de la representación política en el Congreso y el rechazo del Presupuesto presentado por el Ejecutivo, lo que deja un manto de incertidumbre sobre el funcionamiento del Congreso en 2022. 

Sin embargo, el balance tiene muchos aspectos positivos. En primer lugar, tuvimos un Presupuesto con perspectiva de género que aseguró más fondos para las actividades hacia la igualdad, que se conserva al continuar en 2022 el de 2021. Esto implicó aumentar los fondos para la implementación de la Ley 25.684 de prevención y sanción de la violencia contra mujeres y niñas. 

Si bien no se logró disminuir el número de femicidios, hubo avances, como la capacitación en Ley Micaela de los agentes públicos y privados, que debe continuar; la campaña “Paremos la pelota” que se realizó para llegar a todos, como señala la nota del domingo pasado en 50/50; los avances en la ley de cupo laboral trans en el sector público; la ratificación del Convenio 190 de la OIT de prevención y eliminación de la violencia laboral; la paridad en la representación parlamentaria, clave para asegurar leyes para la igualdad de género, entre otros muchos que se señalaron en estas columnas. 

Veamos los pendientes, así completamos el balance. Como surge de los logros, hay que completar/mejorar la capacitación de la Ley Micaela y la continuidad de campañas para desnaturalizar la violencia, entre otras. 

Pero hay deudas que es urgente enfrentar, como la plena implementación de la Educación Sexual Integral en todo el país, que ha sufrido un retroceso debido a la pandemia. Se restableció la escolaridad presencial pero no se da importancia a la ESI, clave para eliminar los roles estereotipados de género, necesario para prevenir y eliminar la violencia de género y lograr la igualdad. Incluso el observatorio creado en el Ministerio de Educación de la Nación está paralizado. 

Otra deuda es la definición de políticas de cuidados que consoliden los apoyos necesarios para las mujeres y familias y generen empleo formal para les agentes prestadores, en general mujeres. 

La generación de empleo formal para las mujeres, a fin de disminuir la informalidad laboral femenina, es otra deuda que debe empezar a saldarse cumpliendo la ley de trabajo en casas particulares. 

Estos son apenas algunos pendientes.