Despejado
Temperatura:
20º
Ciudad:
Buenos Aires
jueves 18 de octubre de 2018 | Suscribite
COLUMNISTAS / riesgos del puritanismo
domingo 15 abril, 2018

Las tres edades del feminismo

.

Marcelo Gioffre*

Suecia. Danius renunció a la Academia Sueca de Literatura por escándalo de abusos. Foto: AFP

Como una imparable mancha de aceite, el #MeToo alcanzó ahora a la Academia Sueca que otorga el Nobel de Literatura, a raíz de supuestos abusos cometidos por el marido de Katarina Frosterson, miembro vitalicio a la que obligaron a renunciar, poniendo en crisis el tradicional premio.

En el barrio de Bloomsbury, a principios del siglo XX, se reunía un grupo de escritores que habían estudiado en las facultades de Cambridge. Los dos personajes más  emblemáticos eran la novelista Virginia Woolf y el economista John Maynard Keynes. En ellos resonaban ecos de John Stuart Mill: desprecio por la religión, exaltación de los placeres privados y libertad sexual. Esa desinhibición teórica tenía correlato práctico: Keynes se casó con una bailarina del ballet ruso y simultáneamente mantuvo relaciones homosexuales con compañeros de facultad, mientras Virginia Woolf, casada con otro de los miembros del grupo, tuvo un largo amorío con la escritora Vita Sackeville West. Propiciaban la igualdad de género, el control de la natalidad y el reconocimiento de la homosexualidad.

En la Argentina, Victoria Ocampo manejaba autos, escribía en diarios, bailaba tangos y quería ser actriz. Publicó La mujer y su expresión y fue presidenta del colectivo feminista UAM, grupo del que debió apartarse cuando otras integrantes intentaron usarlo a favor del comunismo. Casada con Monaco Estrada, entabló una larga relación amorosa con Julián Martínez, pero a diferencia de los miembros del grupo Bloomsbury, menos rebelde, al fin y al cabo–siempre la mantuvo en la clandestinidad por miedo a herir a su padre. En Francia, Simone de Beauvoir escribió El segundo sexo, un genuino monumento contra la discriminación. Fue la primera etapa del feminismo, centrada en la lucha por remover obstáculos legales: voto, derechos civiles, libertad sexual y derechos patrimoniales. La segunda etapa, de 1960 a 1990, fue más fáctica: comienzan a usar minifalda y pantalón, surge la pastilla anticonceptiva y nace la posibilidad de trabajar en tareas, lugares y horarios que antes estaban reservados a los hombres.

Cuando el presidente George H.W. Bush postuló al jurista afroamericano Clarence Thomas para la Corte Suprema de los Estados Unidos y su nominación fue impugnada por la abogada Anita Hill, bajo la acusación de acoso sexual, se inició la tercera era. Mientras en los años 70 la escritora argentina Silvina Bullrich decía que para ella pasar delante de una obra en construcción funcionaba como un test, pues mientras le siguieran diciendo piropos se sentía atractiva, en las últimas marchas hubo mujeres que portaban pancartas que decían: No quiero tu piropo, quiero que te mueras.

Este clima alcanzó su paroxismo en 2017 con el caso del productor cinematográfico Harvey Weinstein en los Estados Unidos. Cientos de hombres fueron acusados por presuntos hechos sucedidos hace muchos años, incluyendo a grandes actores. En el discurso final del #8M en la Argentina la periodista Liliana Daunes lanzó proclamas anticapitalistas, como si no hubiera sido el capitalismo el único sistema en el cual ha crecido este movimiento. La agenda del feminismo tendría motivos suficientes de reivindicaciones a poco que miraran lo que sigue ocurriendo en Medio Oriente y Africa, donde la desigualdad es flagrante: la exigencia en el uso de vestimentas que tapan su cuerpo, el casamiento obligatorio y precoz de niñas en Burkina Faso, los prejuicios en la atención ginecológica, la ablación del clítoris y la condena religiosa del goce bastarían como ejemplos. ¿Qué aporta al feminismo, en cambio, la politización del reclamo hacia el antisistema? ¿Qué ganan con el ensañamiento hacia el varón por sucesos de hace tres o cuatro décadas, como si nos pusiéramos a condenar a José de San Martín por haber tenido esclavos? Lo advirtió Catherine Deneuve: un movimiento que empezó siendo democrático y liberal se desliza hacia un neopuritanismo religioso y hostil. Y a nivel doméstico, peor aún: populista.

*Escritor y periodista.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4421

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.