viernes 30 de julio de 2021
CóRDOBA EN CAMPAÑA
27-06-2021 00:58

El FdT hizo una última propuesta para la unidad antes de bajar a Córdoba el viernes

Desde Casa Rosada hablaron con Jorge ‘el Zurdo’ Montoya para sondear las chances de un gesto hacia Schiaretti. La jugada de Alberto para respaldar a Caserio y el armado cordobesista que lleva tranquilidad.

27-06-2021 00:58

El viernes, el Presidente Alberto Fernández se fue con cierta tranquilidad de Córdoba. En primer lugar, por las charlas que tuvo antes de emprender el vuelo rumbo a Buenos Aires por la sensación de haber arribado a un territorio hostil en lo electoral con ministros de buena relación con el gobernador Juan Schiaretti. Principalmente con el titular de la cartera Interior, Eduardo ‘Wado’ de Pedro, con quien incluso se permitió una broma antes del regreso sobre la cordialidad que existe entre el hombre formado en La Cámpora y el mandatario cordobés. 

“Parece que me quisieras convencer de quién es ‘el Gringo’ y yo lo conozco bien”, remató Alberto F. con un pie en las escaleras del avión antes de retornar a Olivos. 

Asimismo, el otro factor que dejó tranquilidad en la mesa chica del titular del Ejecutivo nacional fue que no hubo impacto de las manifestaciones que se habían agitado en la previa a la visita. En ambos lugares, tanto en Fadea como en la ruta nacional N° 19 hubo recorridos en la previa para saber cómo estaba el clima y la escasa presencia de manifestantes dejó tranquilidad. “Más, porque sabíamos que veníamos a Córdoba”, razonó un integrante de la comitiva a PERFIL CÓRDOBA. 

El hombre, además, reveló que los cambios con respecto al tono de los últimos discursos del Presidente estuvieron relacionados con ello y que, si bien en Arroyito el acto fue más relajado y hubo hasta algunas bromas (el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, pifió el nombre del intendente de Río Primero, por ejemplo), siempre fue todo dentro del marco de lo “institucional”. Como les gusta graficar a funcionarios nacionales y provinciales. 

La última carta. Sin embargo, el viernes por la tarde un hombre muy cercano a la mesa chica de Schiaretti y otro que ocupa el mismo rol en el entorno de Alberto F. reconocieron a este medio que hubo un último intento en busca de la unidad. Hace unos días, el propio De Pedro tomó contacto con uno de los dos operadores que tiene el gobernador en los despachos porteños, Jorge ‘el Zurdo’ Montoya, ofreciendo bajar las candidaturas del FdT en Córdoba. 

Horas antes lo había reconocido incluso un cordobés que integra las filas del albertismo y participó del acto de Fadea. “Hay algunos que siguen buscando la unidad. Siguen trabajando, pero ya está cerrado. Se va por caminos separados”, reconoció en el ventoso mediodía de viernes. 

Con este panorama, tanto en el Centro Cívico como en Balcarce 50 reconocen que hubo gestiones, pero existió un factor clave: la decisión del Presidente de sostener al senador Carlos Caserio. “Alberto sabe cómo es la relación de Caserio con Schiaretti hoy. Y decidió no soltarle la mano a Carlos. Además, tiene en claro que si bien sería algo importante sumar a un gobernador como ‘el Gringo’, no está en las intenciones de Schiaretti acercarse en lo político a nosotros”, razonó un hombre del FdT. 

En Buenos Aires tampoco desconocen que los roces entre el albertismo cordobés se vienen exponiendo en las últimas semanas con los dos adelantos de este medio del domingo pasado: la disputa de halcones y palomas del FdT; y las reuniones que mantuvo Caserio con Alberto y CFK. Encuesta en mano y sosteniendo por qué se deben tomar caminos separados. 

En tanto, y sobre los roces internos, el viernes también se vieron. Y en Balcarce 50 saben que hay algunos que se muestran juntos para la foto, pero se acompañarán solo hasta la puerta del cementerio. 

El deseo de un amarillo ‘verdoso’. Desde hace dos semanas, en el Gobierno nacional decidieron dividir equipos entre la gestión sanitaria y la campaña que se viene. Los que integran el segundo lote tienen lógicamente un mapa del país, con un escenario previo de lo que pueden ser las Legislativas de este año. 

Allí, Córdoba está ‘pintada’ de amarillo en la previa y el objetivo a noviembre, para los hombres del peronismo, será tratar de bajar la intensidad de ese color. “Si pasamos a un amarillo medio ‘verdoso’, mezclado con azul, quiere decir que estamos bien”, razonaron dos funcionarios nacionales que pasaron por Córdoba. 

Ese amarillo ‘verdoso’ deberá tener en la alquimia una campaña sin golpes bajos y, en la previa, un albertismo mirando qué lista conforma Schiaretti. “Si encabeza Natalia de la Sota en Diputados nos da tranquilidad. Quiere decir que será una lista peronizada como la de (Juan) Manzur en Tucumán”, dicen. 

Y, por el momento, la hija del exgobernador suena con fuerza para la Cámara baja en un tramo de boleta que lo podría tener secundando al intendente de San Francisco, Ignacio García Aresca. Más aún después de una conversación que se produjo a principio de semana en el seno del PJ provincial. 

Así, la unidad está descartada. Habrá sintonía, institucionalidad fría y una lupa muy grande puesta en ver qué hará la oposición de Juntos por el Cambio. 

En esta Nota