lunes 27 de septiembre de 2021
CóRDOBA HISTORIAS ASOMBROSAS DE CÓRODBA
15-08-2021 00:40
15-08-2021 00:40

El palacio que supera a Buckingham

15-08-2021 00:40

Lo proyectó, con un estilo arquitectónico llamado neoclasicismo francés, el famoso arquitecto parisino Ernest Sanson, por pedido de un médico cirujano sudamericano que tenía unas enormes canteras de cal.

Estaba inspirado en el majestuoso Hotel Kessler, el de la rue Raphael de París. Cuando lo vio, el conocido historiador inglés Nikolaus Pevsner dijo, maravillado, que para darse una idea de su magnitud, había que recordar que el Palacio de Buckingham tenía, en su salón principal, una altura de 45 pies y este, en cambio, llegaba a los 75...

Tiene 35 dormitorios y 19 baños, en su primer piso vivían los dueños de casa y en el segundo, los huéspedes. Lo rodea el mejor y más extenso jardín urbano del país, diseñado por ese paisajista que vino por una sola obra y terminó parquizando media Nación, el arquitecto francés Charles Thays.

Casi todos los materiales para su construcción fueron traídos de Europa, excepto las cales, ya que las de la zona habían demostrado ser las mejores del planeta.

La gente, en la actualidad, pasa a su lado, caminando, sin recordar que ese predio, inaugurado en 1916 y habitado hasta 2004, es único en el mundo. Una descendiente del acaudalado dueño, a quien se podía ver mucho en esta mansión a la que los Ferreyra llamaban La Casa Grande, se enamoraría de quien sería, más tarde, el más famoso guerrillero de toda la historia.

Era un apuesto muchacho que, cuando viviera en Centroamérica años más tarde, todos llamarían usando la palabra más argentina de todas, esa que a veces reemplaza al popular ‘vos’. Y por eso, en vez de Ernesto, lo llamarían El Che.

En el 2014, después de ser expropiada a sus dueños, se hicieron cambios en la propiedad y se lo llamó Museo Evita, abriéndolo por fin al público. Muchos, por fuerza de la costumbre, lo siguen llamando Palacio Ferreyra. Está en Córdoba, frente a la Plaza España, en ese lugar en donde la unión de grandes avenidas en forma de estrella recuerda a la Plaza del Arco de Triunfo, en ese tiempo en que, en Francia, era común usar la frase “más rico que un argentino”, para referirse a alguien próspero.

El Palacio Ferreyra, un lugar para recordar lo que fue este extraño país hace tiempo. Y para saber, entonces, lo que si sus habitantes se lo propusieran, podría volver a ser...

(*) Autor de cinco novelas históricas betsellers llamadas saga África.

En esta Nota