lunes 05 de diciembre de 2022
CóRDOBA RUMBO A 2023

La fricción De Loredo - Juez aviva la tensión en la interna de Juntos

La “toreada” del referente evolucionista por el “plazo auto impuesto” fue resistida por sus socios juecistas y amarillos. El líder del Frente Cívico mantiene su rechazo a la interna. El PRO se niega a jugar el rol de árbitro. Sin avances, los socios cambiemitas buscarán bien entrada la semana destrabar la negociación empantanada por el reglamento. Mientras tanto, De Loredo prepara su lanzamiento. El negrismo también muestra músculo.

06-11-2022 00:49

Mientras el peronismo puso en cancha a su candidato y trazó el rumbo hacia el 2023, aunque el “González gate” generó un terremoto en el PJ y obligó a una pausa, la coalición opositora, por su parte, no exhibió avances en torno a la unidad institucionalizada. Por el contrario, hay mar de fondo ante la fricción de Rodrigo de Loredo y Luis Juez por la firma de la alianza y el reglamento para la interna.

La UCR, montada en la estrategia del referente evolucionista, quien se lanza el 14 de noviembre, apuró los tiempos y empujó al resto de los socios políticos –apuntando al juecismo–  a poner el gancho en los papeles de la constitución de la alianza Juntos por el Cambio (JPC). En esa disputa entre De Loredo y Juez, el PRO se niega a jugar el rol de árbitro.

En un pronunciamiento emitido el lunes pasado, la UCR instó a sus socios a “construir rápidamente la alianza en la provincia y refrendar el reglamento electoral”. De igual modo, le solicitó a la comisión de redacción del reglamento de JPC “culmine la tarea en el transcurso de la primera semana de noviembre”.

Esta convocatoria no prosperó y la discusión sigue empantanada. Desde el PRO le pidieron al juecismo que presente una alternativa para por lo menos tener una instancia de negociación. No obstante, advirtieron que “no hay tiempos que corren”, al no tener la fecha para la contienda provincial.

Los apoderados partidarios buscarán reunirse por estos días –no hay fecha, pero se espera que sea bien entrada la semana con el regreso al país de Ernesto Martínez que debió viajar por un tema personal- para retomar la mesa redactora del reglamento.

“No habrá alianza sin el reglamento para la elección interna de candidatos”, razonó un encumbrado radical, en cuanto a la avanzada deloredista respaldada por gran parte de la UCR para dejar expuesto a Juez. En filas del Frente Cívico retrucaron: “Es una interna que tienen resolver ellos”. No obstante, el juecismo sigue resistiendo la idea de exponerse a una primaria ante el riesgo de que el peronismo ‘meta la cola’.

La fricción entre De Loredo y Juez (por sus estrategias que chocan) aviva la tensión en la interna de JPC. Hay río revuelto en la coalición, aunque en la dirigencia cambiemita coinciden en remarcar que “el espacio opositor no se va a romper”. 

“Antón pirulero”. Hay una sensación generalizada de que el frente aliancista –por méritos propios-  atraviesa un momento en donde juega al “antón pirulero”: cada cual atiende su juego, sin un horizonte de unidad institucionalizada. 

“Estamos amontonados y desordenados”, graficó con crudeza Orlando Arduh al analizar el momento que atraviesa el frente político. Con varias campañas electorales bajo el lomo, el radical cambiemita milita el binomio De Loredo-Juez o Juez-De Loredo para ganarle al peronismo en 2023. “Sin esta fórmula competitiva en cancha, conmigo no cuenten”, afirmó.

La indefinición y el juego del “antón pirulero” ya pone nerviosos a más de uno. Las expresiones a viva voz de los intendentes Myrian Prunotto y Carlos Brinner muestran que ya no hay hilo en el carretel.

Ambos radicales hacen su propio juego: apoyan a Facundo Manes y exhiben acercamientos con el peronismo. Ya dejó de ser un simple coqueteo. “Esto es ganancia para el PJ”, señaló un radical que sigue de cerca los pasos de sus correligionarios del interior y lanzó la piedra: “No solo hay radicales, también hay del PRO”.

En las huestes locales del partido amarillo cayó mal la “toreada” de De Loredo a los socios, enfocado en Juez, con el “plazo impuesto” del viernes pasado para firmar la alianza y el reglamento, algo que no ocurrió.

Sin ánimos de defender a Juez, en el PRO ven en el “apuro” del evolucionista una jugada para exhibir liderazgo ante la interna radical de cara a su acto de lanzamiento para la gobernación. “No queremos ser el árbitro que desempata”, avisó un larretista con peso en la toma de decisiones al olfatear una movida contra el senador -quien “se puso difícil”- para sobreexponerlo ante su negativa.

Algunas miradas cambiemitas ven esta señal en la lectura entrelíneas que se hace de la foto de los últimos días que se sacó De Loredo con Mauricio Macri en Buenos Aires. Un dirigente amarillo reconoció que hasta el momento “no hay acuerdo” y le piden al juecismo que haga una contrapropuesta para retomar la negociación durante la semana en torno al tema que divide las aguas: el mecanismo para la elección de candidatos de JPC.

En medio de la tirantez que quedó expuesta, en el PRO buscan frenar el desgaste. Sin tener la fecha de elecciones provinciales, algo que le reclama el radicalismo al gobernador Juan Schiaretti, sostienen que esto del “plazo auto fijado” por un candidato –en alusión al “apuro” de De Loredo– no corre para el resto y solo se basa “en la estrategia puntual de un jugador”.

“Es entendible, pero ni siquiera sabemos cuándo va a ser la elección”, contrarrestó la fuente amarilla que reclamó no arrastrar al resto de los socios a la interna radical. A su vez, se quejó de que Juez y De Loredo aparentemente “se tratan bárbaro entre ellos” (por la selfie en la tribuna de Talleres) y luego “mandan a sus lugartenientes a matarse y esperan que el PRO sea el árbitro”.

Ante la puja irresuelta a nivel local, el referente radical (quien también tiene su interna en Evolución) se muestra con Macri, y el líder juecista se pega a Horacio Rodríguez Larreta, en el medio Patricia Bullrich hace silencio. Esto es visto por la dirigencia amarilla cordobesa como un “pedido de arbitraje del PRO a nivel nacional”.

“No se sientan a hablar acá, pero piden en Buenos Aires que desempate otro partido que también tiene sus intereses”, resumió un larretista local y aseguró que “esto no ayuda a nadie”.

Lo que viene.  Por lo pronto, en el mundo cambiemita se avizoran dos movidas de peso. El núcleo interno referenciado en Mario Negri mostrará músculo en su convocatoria bajo la consigna “Ideas que suman”. La cita es a media mañana del próximo sábado en el Hotel Quórum. Están invitados todos los dirigentes de Juntos por el Cambio.

Desde el entorno negrista indicaron que será un espacio amplio de puesta en común acerca de un diagnóstico de la realidad de Córdoba que busca, a su vez, generar ideas para la futura plataforma de JPC. “No será un acto político ni mucho menos un acto para presentar candidatos”, aclararon.

Dos días después, De Loredo encabezará un nuevo mitin político de cara al 2023. Encolumnará a la UCR detrás de su carrera a la gobernación. En sus redes sociales, el radical da pistas con la leyenda “Córdoba, como el águila, necesita transformarse y volar más alto”, al advertir que “hace 24 años nos gobiernan los mismos y con las mismas ideas”, en su crítica al peronismo.

En esta Nota