sábado 31 de julio de 2021
CóRDOBA ANÁLISIS Y PERSPECTIVA
19-06-2021 00:44

Monopolio, Ronald Coase y las elecciones

19-06-2021 00:44

“Un monopolio moral es la antítesis de un mercado de ideas”

Ronald Harry Coase (1910-2013)​ economista británico y profesor emérito en la Universidad de Chicago, es considerado el fundador del Análisis Económico del Derecho y de la nueva Economía Institucional.

Su famoso teorema señala que si los derechos de propiedad están bien definidos y los costos de transacción son cero, la negociación entre las partes nos llevará a un punto óptimo de asignación en el mercado. O sea, cuando las partes pueden negociar libremente y sin mayores costos, no importa realmente qué parte tenga inicialmente el derecho de propiedad, puesto que al final éste quedará en manos de quien más lo valore. El resultado final nos llevará a un óptimo.

Conjetura de Coase

También estudió los monopolios. Al respecto, sostiene que el poder de mercado de un monopolista se elimina si el costo de retrasar el consumo tiende a cero. Si los consumidores son estratégicos entonces tienden a retrasar la compra, ya que saben que los precios bajarán en el futuro. Este costo de esperar depende del tipo de interés. Si es bajo consumirán en el futuro.

Monopolio estatal

En economía, un monopolio público es una forma coercitiva en el cual una agencia estatal es el único proveedor de un bien o servicio particular. Es un tipo de monopolio artificial, pues​ la reglamentación prohíbe toda competencia por parte de agentes económicos distintos. Este monopolio puede ser justificado por razones estratégicas en ciertos casos particulares, por ejemplo, en la provisión de agua potable. En éste, el Estado no es el proveedor, sino que otorga el monopolio a una compañía privada a cambio de un ingreso al fisco.

El monopolio fiscal es la situación donde únicamente el gobierno está habilitado para obtener ingresos tributarios. En muchos países el sistema postal es dirigido por el Estado y la competencia prohibida o regulada. En los países escandinavos, algunos bienes considerados perjudiciales son distribuidos por medio de un monopolio estatal. En particular, en Finlandia, Islandia, Noruega y Suecia, empresas públicas poseen monopolios para la venta de bebidas alcohólicas, casinos y apuestas.

Asimismo, los sistemas de seguridad y previsión social, donde el gobierno controla la industria y prohíbe específicamente la competencia, como en Canadá, son monopolios estatales.

Las “Provincias Unidas”

En nuestra “República”, los tres niveles de gobierno (nacional, provincial y municipal) han ido monopolizando la actividad económica. Cuesta creer en la forma que, el gobierno nacional, se apropió del sistema de previsión, entre otros.

En un país con un alto índice de pobreza, los subsidios al consumo de servicios públicos, los directos y el costo de la administración treparon y en su conjunto, los tres niveles representan el 50% de la economía.

Para financiar el desorden, han proliferado las más diversas formas de tributación. Entre ellas, las que aumentan los costos de transacción distorsionando la asignación de los recursos (como decía Coase), tales como el impuesto a las transacciones bancarias y el de sellos.

La penuria para pagar hace de la mora un hecho cotidiano. No obstante, periódicas moratorias, Tipas y otras facilidades, hacen que el costo de retrasar el pago, tienda a cero, también como apuntaba Coase.

Próximamente, se celebrarán elecciones de medio término en las que podrá vislumbrar quiénes conducirán los monopolios estatales a partir de 2023. Luce sensato meditar sobre cuáles serán los mejores administradores de los gigantes, ya que el poder de los cárteles está en claro peligro.

Gestor de patrimonios financieros y Contador Público
[email protected]

 

En esta Nota