sábado 04 de febrero de 2023
CóRDOBA ANÁLISIS Y PERSPECTIVA

Redacción artificial

22-01-2023 00:36

La compañía pionera en investigación de inteligencia artificial (IA) OpenAI lanzó en noviembre de 2022 su aplicación ChatGPT. Desde su fundación, en diciembre de 2015, la empresa con sede en San Francisco, California, ha sorprendido con sus productos OpenAI Gym, Universe, Dota 2 y Playground.

ChatGPT consiste en un sistema de chat cuyas funcionalidades incluyen facilitar rápidamente el código fuente de una página web y generar ideas para cualquier necesidad; incluso para producir un guion para un video de Youtube o TikTok. OpenAI se muestra a la vanguardia de estos desarrollos.

Lo que interesa es una parte de esta corriente. En mayo de 2020 compitieron los periodistas del New York Times y el software de inteligencia artificial para verificar su avance. La competencia otorgó resultados óptimos para la creación de textos periodísticos. ​ En junio de ese año se dio a conocer que OpenAI estaba preparando su nueva tecnología Gpt-3, que es un generador de textos capaz de autocompletar, editar y revisar textos en varios idiomas. ​

La semana pasada, la revista Platformer informó que el sitio de tecnología CNET ha estado utilizando ‘tecnología de automatización’ para publicar al menos 73 explicaciones sobre temas financieros desde noviembre de 2022. Los textos no evidencian que se hayan generado usando un motor de IA.

Deberíamos esperar que más sitios web presenten este ‘material gris’. La escritura de IA parece buena, revisada por editores humanos, pero la difusión de CNET es un desarrollo opaco para el periodismo. La mayor parte del trabajo que antes estaba reservado para los escritores principiantes, se está automatizando. Sin embargo, hay otro peligro: si el contenido es honesto no habrá que preocuparse. Pero, si hay motivos ocultos, hay que identificar a los villanos: esto es casi imposible si los textos están elaborados por bots. Los ruines siguen necesitando las redes para difundir su mensaje, por lo que hay que encontrar la forma de descubrirlos.

Padres fundadores. Lo que resulta “gris” de OpenAI, es que los iniciadores y custodios de los códigos fuente son personajes como Elon Musk, Peter Thiel y Sam Altman. Han afirmado que su interés es “participar con la estructura adecuada con personas que se preocupan profundamente por desarrollar la IA de una manera segura y beneficiosa para la humanidad” y “facultar a tantas personas como sea posible para tener IA, para evitar que un pequeño número de personas puedan tener supremacía en IA".

Altman había dicho en 2016: “No planeamos lanzar todo nuestro código fuente”.

Futuro. Algunos científicos como Stephen Hawking y Stuart Russell creen que si la inteligencia artificial avanza, algún día tendrá la capacidad de rediseñarse a un ritmo mayor. Esto generará una explosión de inteligencia que podría llevar a la extinción humana.

Por el momento, la terea prioritaria es acordar que, como política editorial, las redacciones adviertan, en su caso, que un texto ha sido generado por un motor de IA. Por otro lado, es necesario que los magnates tecnológicos fiables se integren más al desarrollo para  que ayuden con ellos a desenmascarar a los manipuladores de opinión, auxiliados por la IA.

Aclaro que este artículo ha sido redactado sin el auxilio de bots de IA. No obstante, este cronista no puede afirmar que, en alguna cita, no haya intervenido alguno.

[email protected]

 

 

En esta Nota