6th de March de 2021
CORONAVIRUS Pandemia
16-05-2020 17:08

Coronavirus: responsabilidad social y controles en el conurbano

Es imprescindible que las autoridades de la Ciudad y de la Provincia de Buenos Aires sigamos trabajando juntos para enfrentar al virus.

Daniel Gollan*
16-05-2020 17:08

Transitamos una nueva etapa del aislamiento social, preventivo y obligatorio y, en base al conocimiento construido sobre la expansión del COVID-19 en la provincia de Buenos Aires, se han implementado apertura de actividades para cada región o municipio acordes a un mayor o menor riesgo, establecidas con criterios científicos.

El ritmo de apertura para cada distrito es dinámico y no obedece a una lógica que se pueda prevenir con exactitud, porque hay muchas incertidumbres sobre el comportamiento del virus. Sabemos con seguridad que es altamente contagioso y puede generar un rápido crecimiento de casos, muchos de los cuales necesitan hospitalización. La cuarentena dura nos dio el tiempo necesario para aplanar la curva de contagios, reforzar el sistema sanitario y esperar la aparición de posibles respuestas terapéuticas. Pero es clave seguir respetando las medidas de aislamiento con alta responsabilidad social en el autocuidado, fortalecer los controles y monitorear con precisión esa apertura de compuertas, que generan mayor circulación de personas y permanencia en lugares comunes como fábricas, comercios, transportes y, en consecuencia, una mayor circulación del virus.

La Ciudad y el Conurbano suman 18.500 camas contra el coronavirus

En ese sentido, en la Provincia fuimos sumamente cautelosos y permitimos actividades industriales bajo un estricto cumplimiento de protocolos en la región más crítica del AMBA. Sólo se habilitó el funcionamiento de comercios de cercanía, es decir del propio barrio, impidiendo el traslado de personas entre diferentes jurisdicciones. La situación sigue controlada en el conurbano bonaerense. Pero esta semana, el movimiento en la calle creció de manera exponencial en un momento de aumento significativo de los casos en CABA. El cruce de estas dos variables es muy peligroso, porque el desplazamiento de miles de personas por día desde lugares con alta circulación hacia los barrios populares del conurbano, generan un escenario no deseado. Los controles deben fortalecerse en los límites entre las jurisdicciones, la población tiene que volver a cumplir las medidas de manera estricta como hasta en la primera etapa del aislamiento y el transporte público tiene que limitarse al máximo.

Teniendo en cuenta este contexto complejo principalmente para los sectores más vulnerables, decidimos poner en marcha una nueva etapa de mayor proactividad en la vigilancia sanitaria con criterio epidemiológico en la región AMBA, ampliando los dispositivos de control para establecer una búsqueda temprana de casos barrio por barrio y casa por casa. Mientras más precozmente podamos detectarlos, con más velocidad se puede actuar y “apagar” los focos, evitando que progresen, muchos y de manera simultánea. Ya hicimos operativos conjuntos con el Ministerio de Salud de la Nación y las intendencias en Quilmes, San Vicente y Lanús. La semana que viene será el turno de La Matanza, Merlo, Morón y San Martín.

Es necesario comprender que los casos van a crecer, pero lo importante es contenerlos a tiempo para no sobrepasar la capacidad de respuesta del sistema sanitario, a la espera de que la ciencia nos proporcione una vacuna o posibles tratamientos. El test de diagnóstico rápido anunciado por el Gobierno Nacional, 100% producto de la ciencia argentina, el comienzo en la Provincia de Buenos Aires de la producción de tratamientos con plasma de pacientes recuperados y los resultados favorables de estudios sobre posibles vacunas en Estados Unidos son ejemplos de esas soluciones que está encontrando la ciencia.

Conurbano bonaerense: habilitarán sólo a los comercios de proximidad

En paralelo a la estrategia sanitaria, es importante que los medios de comunicación que, en general están haciendo un gran aporte para sobrellevar la crisis, aporten tranquilidad, racionalidad y transparencia en los complejos tiempos que vienen. Casos van a aparecer y no debemos generar un pensamiento mágico basado en el deseo de que los hechos ocurran de una manera determinada y que pasen cosas que no ocurrieron en ningún lugar del mundo. El desafío es cómo gestionamos esos brotes para que no se produzca una situación que pueda descontrolarse.

Hoy la prioridad es frenar el aumento de casos en CABA y evitar que este crecimiento se traslade a los barrios más poblados del conurbano. Sabemos que las autoridades de la Ciudad de Buenos Aires, asistidos por las de Nación, están trabajando para desacelerar ese ritmo de crecimiento y desde Provincia estamos colaborando con este objetivo. De eso se trata, de seguir trabajando en conjunto para encarar las fases más críticas de la pandemia. Tenemos que estar listos para tomar decisiones con la misma determinación que el Presidente, Alberto Fernández, ha tenido hasta ahora, sabiendo que se pueden volver a cerrar compuertas de la actividad económica y social si se observa que los contagios se empiezan a acelerar.

No podemos darnos el lujo de relajarnos ni por un segundo, porque el enemigo invisible aún está ahí, intacto en su capacidad de hacer daño.

*Ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires