28th de February de 2021
CULTURA Libro / Reseña
21-04-2020 14:40

Filodemic o filosofía del miedo

"Pandemic!", el nuevo libro del pensador esloveno, publicado en tiempo récord, ofrece más interrogantes que reflexiones acertadas sobre el estado actual del mundo.

Omar Genovese
21-04-2020 14:40

Esto es un pan libro, rara especie entre instant book (proto best seller a la carta sobre un tema candente, también mediático) y libelo, al mejor estilo de aquellos que profanaban el prestigio de la monarquía francesa promoviendo la revolución. No tanto por sus efectos (Žižek no es Bakunin, ni Lenin), sino por la manera en que inscribe el debate entre filósofos (algunos verdaderos intelectuales), respecto a la pandemia en curso: el esloveno tomó por asalto el papel impreso, formato libro, y lleva su discurrir simbólico al cuadrilátero del ensayo; así pone fin a la columna urgente en blogs, diarios, publicaciones web.

La forma en que ensaya, ¿a qué lector refiere? A uno aferrado a su pantalla móvil o de computadora, como ser aislado en alguna estación espacial, orbitando su ego, presumiendo relevancia. ¡Su público imaginario es un adolescente con privilegios! Ante él se queja por las burlas recibidas en su pedido por un comunismo, elige como enemigo al “filósofo” surcoreano Byung-Chul Han (borgeanamente: un proveedor de iniquidades entre ágrafos), también se siente criticado por Alain Badiou, o recomienda películas, como si el cine guardara un secreto inasible (de hecho, al referir a Tarantino, elige el glamour hormonal de Kill Bill para sus astronautas, cuando hoy la ironía es “la carta de Lincoln” que Samuel L. Jackson nunca muestra, y es el gran salvoconducto para ser negro, en Los siete más odiados). Porque hoy, ser negro, ser diferente, es también ser un infectado. El lector terrestre preguntará: ¿releyó este sujeto discursivo lo que publicó sobre la pandemia para que produjera semejantes reacciones?

Clásico de la semana: "Crónicas de Bustos Domecq", de Borges y Bioy Casares

Ni autocrítica ni revisionismo. Indignado, enojado para la galería del momento, el esloveno hace gala del género provocador. El artilugio: argumento algo, dudo de ello exponiendo el contexto, refiero a un saber on line (de la conspiranoia al paper dudoso), luego insisto en lo primero, cierro con dos preguntas más o menos inquietantes (tampoco extremas, no sea cosa que los fieles sientan el horror de Kurtz, el que narró Joseph Conrad). Diez capítulos así. El pastiche y la sutura desprolija dejan tendido a un Frankenstein disfuncional: el conjunto muestra más las limitaciones del autor que su valía. Pero hay que leerlo, porque parafrasear a Napoleón (que viajaba a toda batalla con su biblioteca en una carreta), es atinente: si el enemigo se equivoca, no lo interrumpan.

Qué tipo de enemigo representa Žižek es la cuestión. ¡Ninguno! ¡Es inocuo! ¡Puro placebo! Como el miedo para el chantajista, enarbola un secreto para obtener algún beneficio. Pero no hay secreto, pura especulación. De hecho, se muerde la lengua para no mencionar al anarquismo como puente ideológico que sí acecha a esta administración desastrosa del Estado como forma de gobierno. Justifica un comunismo “nuevo” bajo la sinuosa referencia a cierto hipotético acuerdo sanitario “mundialista”. Tampoco se arriesga en críticas certeras al comunismo chino, nada de su racismo, nada de la conducta delatora de su población como secuela de la Revolución Cultural. Y ni mencionemos a Estado Islámico como agente de terror. En esto, la memoria del filósofo es de corto alcance, o de grandes omisiones.

Clásico de la semana: "Conversación en La Catedral", de Vargas Llosa

¡Europa! La defiende con furor. Es su destino y lugar. Sitio de distinción, sitio de una Constantinopla sin geografía. Ejemplo, norma y dictado. En este punto, el filósofo resulta un agente de la nueva colonización en ciernes. Tal vez por ello circula en ámbitos editoriales en nuestra lengua la escandalosa cifra con la que cotizaría este libro para ser traducido del inglés (a través de la editorial y agente literario): más de 14.000 euros. Simpática cifra vale la originalidad intelectual para resguardo de cualquier copia o difusión ilegal. Extraño comunismo de mercado, como la ética de un hombre…

 

 

En esta Nota