sábado 13 de agosto de 2022
DEPORTES en el gigante de arroyito

Debut errático de Tevez: con un 4-4-2 tradicional, no logró mejorar a Central

Con un esquema táctico conservador y sin ningún cambio sustancial con respecto a los titulares que dispuso, Carlitos no logró lavarle la cara a un equipo que mantuvo un nivel bajísimo y empieza a preocuparse con los promedios. Indicaciones superficiales, aplausos de impotencia ante el golazo de Gimnasia y una despedida entre insultos y reproches, muy diferente a los aplausos que recibió de los cuatro costados del Gigante en los primeros minutos de la noche rosarina.

25-06-2022 03:01

Cuando el sujeto de la noticia es el técnico y no el equipo o el club, quiere decir que esa persona tiene un peso propio. Al menos, un peso propio en el escenario mediático. Anoche sucedió eso con Carlos Tevez: durante su debut como entrenador, en el duelo entre Rosario Central y Gimnasia, la transmisión televisiva y las cámaras de fotos se enfocaron más en él que en el partido, sobre todo en los primeros minutos, algo que no se homologó en las tribunas del Gigante de Arroyito, que recibieron al nuevo entrenador con aplausos pero despidieron al equipo con insultos y reproches.  

Con campera negra y una barba cuidada, la primera experiencia de Tévez como entrenador no se desmarcó de los libretos tácticos más tradicionales: Carlitos diseñó un conservador 4-4-2, con poca proyección por los costados y sin ninguna astucia ofensiva.     

A pesar de que amagó con hacer cambios pesados de nombres y tácticos, finalmente puso a casi todos los grandes. Su primer dibujo fue un 4-4-2 y sin ausencias estridentes, algo con lo que amagó en los últimos días. De hecho, el capitán fue Lucas Gamba, a quien reemplazó a los 12 minutos de la segunda parte. 

En su primera conferencia de prensa como técnico de Central, Tevez dijo que su referente era Antonio Conte, quien lo dirigió en la Juventus entre 2013 y 2015, acaso una de las mejores temporadas del Apache en su brillante paso por el fútbol europeo. 

Nadie le preguntó –en la conferencias lo que prevalece son las preguntas superficiales o clickeras– si tenía pensado diseñar un sistema táctico similar al de esa Juventus de Conte, que disponía de tres defensores centrales como Chiellini, Bonucci y Barzagli. 

Lo cierto es que la primera presentación del Tevez DT tuvo a Báez y Almada como defensores centrales, una línea de mediocampistas horizontal y dos delanteros (Veliz y Gamba). 

A diferencia de lo que se creía, fue el propio Tevez el que firmó la planilla oficial, aunque todavía no tiene el título de director técnico habilitante: ni su hermano ni Retegui ni nadie. La firma fue la de Tevez. Y entre sus indicaciones más conceptuales, sobresalió una que le dio a Báez para que no salga jugando hacia los laterales, sino que busque inexorablemente a la línea del medio. Más verticalidad, menos horizontalidad. 

Las pocas indicaciones quedaron en la nada cuando llegó el gol de Gimnasia: una asistencia perfecta de Alemán (¿el mejor jugador del fútbol argentino?), una definición exquisita de Ramón Sosa Acosta. Fue, también, el primer cachetazo al Tevez DT, que reaccionó más como jugador que como técnico: aplaudiendo, gritando el “dale, dale” que marcó más impotencia que perspicacia táctica o estratégica. Será algo a aprender en este camino que no tuvo su mejor comienzo.

 

Gimnasia ganó en Rosario y pelea arriba

Para Central fue un cachetazo. Para Gimnasia, un envión que lo dejó en la punta de la Liga Profesional. Ocurrió a los 35, cuando el partido agonizaba, y con la confirmación del VAR el Lobo convirtió el gol que le otorgó los tres puntos que rescató de Rosario.

Central propuso un juego asociado y Gimnasia apostó a salir rápido y de contra, a los dos les faltaba la profundidad necesaria para por lo menos inquietar a los arqueros. El debut de Tevez como entrenador del Canalla fue deslucido. Por lo menos no generó el milagro que esperaba la mitad de Rosario.

Un cabezazo de Gamba ni bien arrancó el partido parecía que iba a marcar el protagonismo de Central. Sin embargo esa intención inicial se fue diluyendo e invitó a que el Lobo saliera de su cueva.

Así llegó el gol de Sosa, que bajó un pelotazo frontal y definió cruzado para que Gimnasia se trepe al punta.

En esta Nota