viernes 30 de julio de 2021
DEPORTES empató boca en santa fe
17-07-2021 03:23

Los juveniles pasaron la prueba

Con muchos pibes y dos debuts, el equipo de Russo se conformó con un 1-1 ante unión en el arranque de la liga profesional. el martes, la revancha ante Mineiro.

Partidos como el que anoche empataron Boca y Unión por lo general toman valor con el tiempo, cuando se añejan como el vino y se analizan a la distancia. ¿Por qué? Porque si la carrera de alguno de los juveniles despega hasta el infinito en los próximos años, quizás esta noche fría en Santa Fe, a la que muchos hinchas le restaron importancia, se convierta en un hito, en una fecha que luego aparezca como pregunta en Google o como recorte de diario en archivos o hemerotecas (aunque no lo crean, todavía existen).  

¿Acaso alguien sospechaba que iba a ser trascendental, cuando se disputó, el partido que Argentinos y Talleres jugaron el 20 de octubre de 1976 en el que ingresó Maradona en el entretiempo? ¿O la visita de Boca a Talleres el 21 de octubre de 2001 en la que Tevez se puso la camiseta xeneize por primera vez? De hecho, Juan Román Riquelme debutó en Primera –oh casualidad– también ante Unión, un 10 de noviembre de 1996 en la Bombonera. 

Bueno, anoche, mientras los titulares descansaban para jugar el martes la revancha contra Atlético Mineiro por los octavos de final de la Libertadores, Miguel Ángel Russo puso en cancha un equipo alternativo lleno de jóvenes. Una apuesta masiva. Debutaron en Primera Valentín Barco, un lateral por izquierda de apenas 16 años, y Aaron Molinas, un enganche de 20 años que fue sparring de la Selección en el Mundial 2018. También fue el primer gol de Obando en un torneo de Primera (había hecho uno en la Copa Maradona el 27 de diciembre de 2020) y el segundo partido de Luis Vázquez y Renzo Sampaoli.

En resumen, el plan de Riquelme como vicepresidente y titular del Consejo de Fútbol quedó plasmado anoche. En este año y medio de gestión, Boca hizo debutar a nueve chicos surgidos de sus inferiores. 

Pero para que el plan continúe, sobre todo en un club tan exigente y exitista como Boca, ganar es clave. Estuvo cerca de hacerlo, pero sobre el final –y de manera merecida– Unión logró la igualdad.

Los juveniles de Boca pasaron la prueba sobre todo en el primer tiempo. Sin embargo, en la segunda parte la historia cambió. En buena medida porque Unión tomó la pelota, avanzó 30 metros y acorraló al visitante. A medida que pasaban los minutos, el equipo de Azconzábal sumaba argumentos para empatarlo. Una palomita de Gastón González a los 33 minutos anticipó lo que finalmente sucedió a los 36, cuando luego de un desborde de Machuca por derecha, Márquez hizo un golazo de cabeza. Los dos habían entrado un rato antes. Fue merecido. Los dos se fueron conformes, con horizontes diferentes, y la tranquilidad de haber empezado el torneo sin una derrota.

En esta Nota