martes 14 de julio de 2020 | Suscribite
ECOLOGíA / #EcoPerfil
martes 30 junio, 2020

Los 5 pasos de Connie Isla para iniciarte en el veganismo

La cantautora, actriz y activista vegana afirma que una de las preguntas más le hacen es cómo iniciarse en esta filosofía de vida que rechaza todo tipo de explotación animal.

La artista vegana Connie Isla se suma como columnista en #EcoPerfil Foto: CEDOC

Hola, soy Connie Isla, y a partir de hoy, nos encontraremos cada tanto por acá, donde voy a hablar de varios temas relacionados al veganismo, ecología, sustentabilidad y demás. Soy cantautora, actriz, vegana y activista, entre otras cosas, y espero en este espacio, poder brindarte no sólo respuestas, sino también nuevas preguntas; ya que hay mucho -realmente muchísimo-, que aún no sabemos, y que debemos saber; si nuestro deseo es intentar revertir el cambio climático, y hacer de este planeta un lugar armonioso, tanto para nosotros, los humanos, como para los animales y ecosistemas que también habitan en el.

Una de las preguntas más frecuentes con las que me encuentro cuando se habla de veganismo (y que generalmente viene acompañada de una cara que expresa desolación y un poco de resistencia) es: “¿Cómo empiezo?”, acto seguido esta pregunta deviene en una catarata de interrogantes como ”¿Qué puedo y no puedo comer?” “¿Es difícil?” “y si voy a un cumpleaños como hago?” “pero huevos comes no?”, y así podría seguir un buen rato…

Antes que nada, me gustaría establecer de forma clara y concreta, cual es la definición de veganismo, puesto que hay varias dudas que suelen despejarse, luego de entender de qué va esta filosofía de vida. 

Mitos y verdades sobre vegetarianismo y veganismo en la infancia

El veganismo es una filosofía de vida, o ideología, que rechaza todo tipo de explotación de origen animal; es decir, desde alimentos (aquellos que son derivados como la manteca, huevos, miel, etc también), indumentaria, productos que testeen o experimenten, espectáculos donde haya animales, transporte que dependa de animales, etc.

Ahora bien, sé que para algunos esto puede sonar dificilísimo, y me atrevería a decir que hasta puede parecer imposible. Si, yo también creí en algún momento de mi vida, aun cuando ya era vegetariana, que el veganismo era algo inalcanzable, costoso, inaccesible y demandante, mientras degustaba cómodamente unos huevos revueltos con crema de leche. Sin embargo, no lo es, y de hecho, es mucho más fácil, económico y accesible de lo que parece. Es por esto que para hacer el proceso aún más sencillo, armé una pequeña lista de pasos a seguir que pueden ser de mucha utilidad, ya sea para informarse o para transicionar al veganismo.

Alimentación vegetariana o vegana en deportistas

  1. Informate. Ya sabemos que la información es poder. No obstante, cuando hablamos de una filosofía de vida que desafía un sistema económico de pies a cabeza, que se alimenta de nuestros hábitos de consumo, que son en su mayoría nocivos a nivel ambiental, salud y ético, es muy probable, que esta información no esté al alcance de la mano, o que por otro lado, se vea tergiversada, y hasta “comprada”. Por suerte, hoy en día contamos con una herramienta llamada internet, que a pesar de no ser 100% confiable en algunas ocasiones, en su gran mayoría, podemos encontrar en ella data muy valiosa y nutritiva. Algunos documentales que recomiendo, que pueden encontrarse en muchas de las plataformas audiovisuales, son “Cowspiracy”, “Cambio Radical”, “Antes que sea tarde”, “Tenedores sobre cuchillos”, y si te sentís un poco más audaz y queres realmente ver que hay detrás de la industria de origen animal, te recomiendo “Terricolas”.

  2. . Visitá a un nutricionista especializado en alimentación vegetariana o vegana. Este paso es clave por dos motivos: primero, dado que un cambio de alimentación implica una responsabilidad muy grande, que no podemos reducir a recomendaciones de bloggers fit o guias de alimentacion online, sino que es algo serio que implica obtener la información y herramientas adecuadas y personalizadas, proviniendo de un profesional. En segundo lugar, como vivimos en una sociedad donde nuestra noción y datos acerca de nutrición y variedad de alimentos son prácticamente nulos, o en su defecto, muy monótonos; hay un mundo infinito de alimentos por fuera de la carne, los huevos, la pasta y las verduras típicas. ¿Alguna vez escuchaste hablar acerca de las girgolas, el amaranto, el alga nori, o el arroz salvaje? Es muy probable que no, y estos tan solo forman una pequeñísima fracción del universo de alimentos de origen vegetal disponibles. Hace rato ya que nuestra alimentación no solo es poco variada, sino completamente funcional a un sistema que nos llena la boca con procesados y alimentos para nada sanos, para así enfermarnos y después poder vendernos la cura. Es hora de reivindicar nuestros hábitos alimenticios; si no te interesa hacerlo por ética, te aseguro que hacerlo por tu salud, también es motivo más que suficiente.

  3. . Comenzá quitando algunos alimentos y agregando otros. Transicionar a una alimentación de origen vegetal es definitivamente un camino de ida, pero como todo camino, tiene su proceso. Conozco personas que han transicionado de una alimentación omnívora a una vegana de un día para el otro, aunque sinceramente son la gran minoria. Es por esto que yo recomiendo hacerlo de forma paulatina. Podes empezar sacando la carne, y comenzar a jugar con legumbres, tofu o seitán, más adelante, quitas la leche de vaca y la reemplazas por leche de almendras, castañas, arroz, girasol, o la que quieras, hay muchísimas! Y así sucesivamente hasta eliminar por completo los alimentos de origen animal de tu plato, y en su lugar tengas un plato 100% balanceado con alimentos de origen vegetal, completamente sanos, nutritivos y libres de crueldad.

  4. . Amigate con la cocina. Con esto no quiero decir que tenes que convertirte en el próximo masterchef, sino que te animes a jugar, a experimentar, a combinar ingredientes desconocidos o que jamás pensaste que podían ir bien juntos. No hay alimento de origen animal, que no pueda ser reemplazado por uno de origen vegetal. TODO, absolutamente todo, existe en versión vegana, y si, sabe igual o mejor. ¿Querés dulce de leche? Lo tenés. ¿Querés queso camembert? Lo tenés. ¿Querés milanesas a la napolitana? También. ¿Querés merengue italiano? Existe, si! Es simplemente una cuestión de salir un poco de la zona de confort, para ingresar en un universo de colores, texturas y sabores; y encima de todo libres de crueldad.

  5. . Tenete paciencia. Este quizás puede ser el punto más determinante de todos. Nacimos en un mundo donde nos enseñaron que casi todo es descartable: desde la botella de agua que compraste en el kiosco de la esquina, los cubiertos que te dieron en el takeaway, y  los animales también. Es normal que te cueste, es normal que te equivoques, es normal que sientas tentación, y es normal si algún día tenés una recaída. No hay una constitución vegana, un protocolo estricto o un club de veganos con una admisión rigurosa y exclusiva para veganos “perfectos”. Cultural y tradicionalmente estamos condicionados, lo cual no significa que no podamos cambiar nuestra mentalidad, nuestra perspectiva y  nuestro hábitos. Cada persona tiene sus procesos y está bien. Podes fallar en el intento. Sin embargo, lo que es importante es que siempre te levantes y sigas adelante, ya que si bien hay que respetar los tiempos de adaptación, hay una realidad arrolladora que no solo no espera, sino que avanza a pasos agigantados. 

Para concluir, me gustaría citar a una mujer muy inspiradora llamada Rosa Luxemburgo, quien hace varios años dijo “Quien no se mueve, no siente las cadenas”. Somos portadores de muchas cadenas, tantas, que ya las normalizamos y casi olvidamos que están ahí, pero están y aunque no queramos aceptarlo, cada vez aprietan más fuerte. Lo único que nos queda es aceptar esta realidad y hacernos cargo de cada eslabón, para así transformar esa opresión e imposición, en en consciencia y evolución. 


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5056

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.